17 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
14 de marzo 2023 - 5:03hs

Bajo la dirección del representante demócrata por Oregon, Jamie Raskin, los legisladores demócratas en el Comité de Supervisión y Responsabilidad de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos advirtieron esta semana que los republicanos incurrieron en "una mentira peligrosa" cuando se negaron a respaldar una declaración que denunciaba el nacionalismo y la supremacía blanca.

Raskin, junto a los 20 demócratas del comité firmaron una declaración breve y directa de condena contra "el nacionalismo y la supremacía blancos en todas sus formas”, incluida la teoría de la conspiración del “Gran Reemplazo", que afirma que los estadounidenses blancos están siendo "reemplazados" intencionalmente por personas de color, particularmente a través de la política de inmigración.

“Estas odiosas y peligrosas ideologías no tienen cabida en el trabajo del Congreso de los Estados Unidos ni en nuestro comité”, afirmaba la declaración.

Más noticias

Raskin envió la declaración junto con una carta al presidente del comité, el representante republicano por Kentucky James Comer, diciendo que se sintió impulsado a llamar a sus 26 colegas republicanos para que firmaran la declaración después de que el panel celebrara una audiencia en febrero titulada "Al frente de la Crisis Fronteriza”.

En esa audiencia, el representante republicano de Arizoa, Paul Gosar, preguntó si los inmigrantes que llegan a los Estados Unidos a través de la frontera sur están "cambiando nuestra cultura" y tanto los representantes republicanos por Colorado, Lauren Boebert, como Marjorie Taylor Greene por Georgia, afirmaron que se está produciendo una "invasión" de migrantes y solicitantes de asilo en la frontera con México.

En su carta a Comer, Raskin señaló que le había explicado al presidente en la audiencia que "dicho lenguaje toma prestado la teoría del 'Gran Reemplazo', el dogma central de la supremacía blanca contemporánea", y que la teoría fue invocada por los nacionalistas blancos. que cometieron actos mortales de terrorismo doméstico en Buffalo, Nueva York, en El Paso, Texas y en Pittsburgh.

Los legisladores republicanos, incluidos los senadores J.D. Vance, de Ohio, y Ron Johnson, de Wisconsin, también aludieron a la teoría en sus ataques a la política de inmigración demócrata.

Cuando se les presentaron los hechos sobre el surgimiento de la supremacía blanca en el país en la audiencia y en la carta de Raskin, Comer y los otros republicanos del comité se negaron a firmar la declaración.

Un portavoz de los republicanos del comité afirmó que los demócratas estaban tratando de "distraer la atención de la crisis fronteriza del presidente Biden y su incapacidad para supervisarla durante dos años", y no se refirió a la aceptación de la teoría del Gran Reemplazo por parte de los legisladores republicanos y los terroristas nacionales.

La administración de Biden se granjeó la condena de progresistas y defensores de los Derechos Humanos por una serie de políticas contra la inmigración, incluida su expansión de la política de expulsión del Título 42 de la era Trump y su actual consideración de las detenciones de familias migrantes.

A medida que las administraciones de Trump y Biden impulsaron programas contra la inmigración, los defensores de los inmigrantes sostuvieron que la "crisis" en la frontera consiste en negar a los solicitantes de asilo su derecho internacionalmente reconocido de buscar refugio en otro país.

"Los políticos y los expertos de los medios reducen rápidamente esta creciente crisis humanitaria a 'seguridad fronteriza'", escribió Farrah Hassen, del Instituto de Estudios Políticos de OtherWords, en enero. "Ese enfoque estrecho pone las soluciones reales fuera del alcance y pone en peligro el derecho universal a buscar refugio del peligro", precisó Hassen.

En su carta al representante Comer, Raskin señaló que "el 8 de junio de 2022, luego del tiroteo masivo por motivos raciales en el Supermercado Tops, en Buffalo, Nueva York, los demócratas de la Cámara aprobaron la Resolución 1152 para condenar la teoría del 'Gran Reemplazo' y afirmar el compromiso de la Casa del Pueblo de combatir la supremacía blanca y el odio racial". 

Pero, “a pesar del reconocimiento del entonces líder de la minoría republicana, Kevin McCarthy, de que la supremacía y el nacionalismo blancos definitivamente no son estadounidenses”, ni un republicano de la Cámara votó a favor de la resolución, escribió Raskin.

También afirmó –dirigiéndose siempre a Comer– que, como presidente, tiene la oportunidad de “tomar una posición pública contra la amplificación deliberada de la retórica racista peligrosa que tuvo consecuencias mortales en este país”.

Y agregó en la misiva que “si los republicanos del comité tienen la intención de continuar examinando la frontera sur y las políticas relacionadas, es imperativo que cada miembro de este comité deje en claro al pueblo estadounidense que hablamos con una sola voz para rechazar las teorías de conspiración peligrosas y la ideología racista y antisemita en nuestro comité, en nuestras deliberaciones y toma de decisiones”.

Temas:

partido republicano supremacismo blanco Estados Unidos

Seguí leyendo

Te Puede Interesar