Nacional > En Malvín

Robo en medio de Año Nuevo y la llamada al 911: crónica de futbolista de Wanderers

El futbolista había llegado a su casa de madrugada, luego de las fiestas del 31, y encontró que le habían robado el apartamento 

Tiempo de lectura: -'

02 de enero de 2019 a las 10:34

Abrió la puerta de su apartamento, un cuarto piso de la calle Orinoco, en Malvín, y cuando prendió las luces vio que todo estaba revuelto. Eran las dos de la mañana del primero de enero, y el economista y futbolista de Wanderers, Diego Riolfo, llegaba a su casa junto a su esposa embarazada y cargando en sus brazos la hija de ambos, dormida. Riolfo cerró la puerta de inmediato, temeroso de que los ladrones todavía estuvieran allí.

"Empiezo a llamar al 911... 20 minutos sin atender. Mi familia llamando, y nada. 0 respuesta durante 20 minutos. Nunca me atendieron", relató el deportista en su cuenta de Twitter este martes, en un hilo en el que contó la historia.

 

Ante la frustración, Riolfo y su familia fueron hasta la seccional 14 del Parque Rivera, para radicar la denuncia pero, sobre todo, para solicitar que algún funcionario policial los acompañara hasta el apartamento para corroborar que los ladrones se hubieran ido.

Y lo que ocurrió en la comisaría, según el futbolista, fue lo siguiente: "Me atiende un subsecretario policial. Le pido por favor que me acompañen a mi casa porque no quería entrar sólo. Veo patrullleros parados en el fondo pero el oficial me dice: 'No tenemos móviles disponibles'. Le tomo la denuncia y más o menos en 40 minutos llega uno y vamos a su casa".

Riolfo, enojado, se retiró y, con ayuda de otros familiares, entró a la vivienda en donde no encontró a ningún intruso. "Por suerte se habían ido. Me robaron muchas cosas, me revolvieron todo. No rompieron", escribió y lamentó que, entre lo que se llevaron, había un disco duro con "fotos y recuerdo" de sus 28 años de vida, además de trabajos de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de la República, en donde se recibió de economista, en paralelo a su carrera deportiva.

La policía, de acuerdo a su denuncia, llegó sobre las tres de la madrugada, una hora después del primer intento de contactarse con el 911. Uno de los agentes que finalmente ingresó a su domicilio le dijo a Riolfo que estaban "devastados", que eran solo cinco policías para hacer frente a muchas denuncias de delitos esa noche, en los alrededores del barrio. "'Es triste lo que se esta viviendo', me dice uno cuando entra a ver mi apartamento".

Fuentes del Ministerio del Interior aseguraron que, tras analizar el caso esta mañana, la demora en responder el llamado en realidad fue de 10 minutos. Según los datos a los que accedió El Observador, el deportista hizo la primera llamada a las 02.31, pero cortó antes de que fuera atendido; a las 02:41 volvió a llamar y fue atendido sin demora, pero como lo que Riolfo denunciaba era un "hecho consumado", no fue calificado como un delito de urgencia en el que estuvieran en peligro la vida de personas, sino de "prioridad 2".

A las 02.56 quedó libre el primer patrullero, de acuerdo a los datos policiales, y el móvil llegó al lugar seis minutos después. La demora entre el primer llamado atendido y el arribo de los funcionarios fue de 21 minutos.

La cartera de seguridad insiste a los ciudadanos para que se descarguen en el celular la aplicación del servicio del 911, ya que, de ese modo se logra mayor efectividad ante las emergencias, debido a que las líneas telefónicas pueden saturarse.

Otros robos y agradecimiento

Cuando los policías revisaban su casa, se acercó un vecino y contó que él también había sido víctima de hurto, y que, en total, en ese edificio habían robado cuatro departamentos en poco más de seis horas entre el último día de 2018 y el primero de este año.

En uno de los últimos tuits en que narró la historia, Riolfo agradeció a dos funcionarios que lo asistieron y revisaron el edificio -que debieron irse de urgencia porque estaban robando "el Disco de Legrand"- y en otro concluyó que no pretendía dar un mensaje político, sino reclamar como "ciudadano" la reacción en las autoridades y "denunciar la falta de respuesta del 911 a pesar del día complicado".

"Las casas siempre nos daban más miedo, así que en junio optamos por alquilar un apartamento. Nos sentíamos seguros", había contado el futbolista al comienzo del relato.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...