Cargando...
Rocío nació en México, pero se siente fernandina.

Fútbol > HISTORIAS DEL TORNEO REXONA

La historia de Rocío Martínez, que cambió las zapatillas de ballet por una pelota de fútbol

Rocío Martínez juega en Atenas y en la selección uruguaya: de niña hizo ballet, pero le gustó el fútbol y no le importó viajar de Maldonado a Rocha durante tres años para practicarlo.

Tiempo de lectura: -'

05 de abril de 2021 a las 05:00

A los 14 años puede resultar una experiencia genial, divertida. Analizado con la perspectiva del tiempo, lo que hacían Rocío Martínez y una compañera, y después se sumaron otras, era agotador. Desde la ciudad de Maldonado viajaban a San Carlos, donde se tomaban un ómnibus hasta Rocha. Entrenaban y desandaban el mismo camino. Llegaban a San Carlos cerca de la medianoche, tan tarde que tenían que ir a buscarlas. Así fue, dos o tres veces por semana, durante tres años, por el puro placer de jugar al fútbol. Seguro que por el ballet, disciplina que también practicó desde niña, no se hubiera sacrificado tanto.

Rocío jugaba en el equipo de Rocha, el que le quedaba más cerca de los que participaban en los torneos de la AUF, y por eso tenía que recorrer tantos kilómetros.

Era un desgaste viajar, pero valía la pena. Estaba genial, teníamos un lindo grupo y los viajes eran súper divertidos”, recuerda la futbolista de 19 años que ahora juega en Atenas de San Carlos, equipo que participa del Torneo Rexona de Primera división y fue reservada por Ariel Longo para los entrenamientos de la selección mayor.

Con la camiseta de Atenas, su actual club.

De mañana iba al liceo y de tarde entrenaba. Sus padres siempre la apoyaron, pero con una condición: que no abandonara los estudios. Ella estaba de acuerdo, por supuesto.

También había que poner mente positiva cuando viajaban 27 personas a los partidos de Rocha en una combi que tenía capacidad para 20. “Rocha tenía sus carencias económicas. Íbamos todas apretadas, pero le metíamos tremenda onda”, recuerda Rocío, quien se desempeña como volante.

De Xalapa a Maldonado

Aunque se siente bien fernandina, por una de esas casualidades del destino nació en Xalapa, la capital de Veracruz, México. “A mi madre le dieron una beca para hacer una maestría y se fueron con mi padre. Vivieron allá varios años y nací yo. Pero al año nos vinimos. Soy de Maldonado, donde pasé toda mi infancia y aún vivo”.

Arrancó a jugar al fútbol en una escuelita de Punta Ballena y luego pasó al equipo de baby fútbol Fair Play, ambos mixtos.

“Siempre jugué al fútbol con varones en el barrio, con mi viejo y tengo dos hermanos más chicos. De niña hice ballet, pero no hubo caso. Fui un año y no aguanté nada, seguí con el fútbol”, recordó.

Además de jugar al fútbol, Rocío estudia Medicina.

Abandonó las zapatillas de ballet y continuó con la pelota, aunque no la tenía muy fácil. “Cuando arranqué no había baby femenino, para entrar a un mixto te hacían todo un tema, no era tan fácil. En el colegio las nenas hacían handball como actividad extracurricular y los varones fútbol. No había caso de que yo pudiera hacer fútbol con ellos. Jugaba en los recreos. Para entrar al baby tenían sus reservas, después me vieron jugar y se le fueron un poco porque éramos chicos y no había tanta diferencia entre una mujer y un hombre. Por suerte ahora está creciendo, hay muchos cuadros y un torneo de baby femenino”, contó Rocío, a quien le encanta ver a Luis Suárez en la selección y siempre quiso ser jugadora.

Fue así que se integró a la selección femenina de Maldonado que jugaba en el campeonato de OFI. Cuando ya estaba en edad de jugar en cancha de 11, fue a Rocha, donde permaneció tres años hasta que se disolvió y continuó con su técnico Alejandro Díaz en Atenas de San Carlos.

Un final infartante

Díaz contó a Referí que se juntó con los directivos de Atenas en enero de 2018 para armar el proyecto. No había nada y junto a su hermano Federico montaron la estructura con la base que había en Rocha. Ese primer año se formaron las categorías sub 16 y Primera para jugar en la B. En 2019 Atenas ascendió y formaron sub 11, sub 13 y sub 19. "Las mujeres tienen las mismas condiciones de entrenamientos que los varones, en las mismas canchas, incluso el mismo médico y kinesiólogo. Algunas chicas reciben viáticos para traslados y estamos tratando que las chicas de la selección tengan contratos", señaló el DT.

El año pasado Atenas le ganó a San Jacinto Rentistas por la Permanencia en el Estadio Charrúa en un enfrentamiento donde dejaron todo: “La última parte del campeonato estuvo heavy, tuvimos que meter porque era a todo o nada, perdíamos y descendíamos. Yo creo que habíamos hecho un esfuerzo tremendo por parte del cuerpo técnico y las jugadoras y no nos merecíamos descender, y por suerte logramos mantener la categoría. Estuvieron salados esos últimos partidos porque veníamos con bajas en el plantel, jugadoras lesionadas, un cúmulo de cosas que pesaban”.

En el último partido, Atenas ganó 2-0 y mantuvo la categoría: “Queríamos ganar sí o sí, no había chance de bajar. El objetivo era clarísimo y era no descender, la presión nos la poníamos nosotros mismas, que había que meter, entrenar, en el último partido era ganar, ni siquiera servía empatar y me acuerdo que metimos todas hasta lo último”.

En 2021 con la llegada de una Sociedad Anónima Deportiva (SAD) y la contratación de Diego Forlán como técnico del plantel masculino, “el club tiene un proyecto súper lindo y espero que crezca. Atenas siempre apostó fuerte al femenino, teníamos un montón de categorías, baby, nunca nos faltó para entrenar, tampoco pelotas, que parecen cosas básicas pero hay pila de cuadros que no tienen esa oportunidad”.

La selección y la medicina

Cuando la convocaron a la selección vivió “una experiencia increíble, totalmente diferente el enfoque de los entrenamientos, la exigencia, el ritmo. El ritmo local comparado al internacional es totalmente diferente y poder vivirlo y jugar contra otros países está increíble. Concentrar con el grupo, los partidos, el almuerzo, es una cabeza mucho más profesional”, expresó Rocío, que fue llamada por Ariel Longo en la última lista de la selección mayor.

Entiende que el fútbol femenino necesita mayor difusión: “Que se filmen más partidos sería importantísimo. Hay muchas gurisas a las que les gusta jugar ahora y que tengan un espacio está buenísimo, para seguir creciendo, pese a que hemos avanzado un montón faltan un par de cosas importantes”.

Rocío integra la última convocatoria de Longo para la selección

Rocío cursa segundo año en la Facultad de Medicina. En 2020, con la pandemia, no se le hizo fácil estudiar y jugar al fútbol. “Me costó bastante encontrar la concentración, entrenaba y tenía que estudiar, arrancaba a leer y me cansaba, pero le fui buscando la vuelta y lo logré. Pero cuesta un poco hacerte el tiempo”.

En este momento su sueño es el fútbol. “Me encantaría dedicarme a este deporte. Si se da la oportunidad de ir al exterior la agarro sin pensarlo, aunque la idea es seguir estudiando. Pero a la chance la espero, y si llega genial”.

Otro asunto pendiente que tiene es regresar a México y conocer el lugar donde nació.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...