Nacional > HELADERÍA DE SAYAGO

Sacó el arma para robar y un policía le disparó a quemarropa: ¿qué resolvió el fiscal?

La Fiscalía espera por la evolución del delincuente que fue internado, mientras procura la detención de su cómplice e incautar el arma que utilizaron este domingo

Tiempo de lectura: -'

01 de diciembre de 2020 a las 19:10

Si bien los policías tienen orden de identificarse, previo a disparar en una situación como la del intento de rapiña a una heladería del barrio Sayago, ocurrido este domingo, el fiscal Leonardo Morales confirmó a El Observador que la vida del uniformado “realmente estaba en peligro” y resolvió dejarlo en libertad. Ahora aguarda por la evolución del delincuente que está internado grave, al tiempo que su cómplice está siendo buscado por la policía.

El fiscal de Flagrancia tiene claro que si el policía se identificaba, el resultado podía haber sido otro. De acuerdo a los elementos que recabó, no encontró indicios para imputar al funcionario, que sobre las 23 horas del domingo estaba con su hijo tomando un helado en el barrio Sayago y efectuó cinco disparos con su arma de reglamento. “Jurídicamente, de acuerdo a lo que se está viendo en el armado de las piezas, que se ve que lo están amenazando, está dentro de lo previsto. Estaba en peligro la vida”, relató Morales.

Se trata de un policía con experiencia, que actuó con seguro y con tranquilidad, observó el fiscal. Tiene 46 años y quedó en libertad, aunque será citado cuando la Fiscalía reúna más elementos. Una de las partes fundamentales es la declaración del delincuente que fue detenido y trasladado a Casa de Galicia, donde está internado desde esa misma noche con un impacto de bala en el pecho. Según informaron fuentes del Ministerio del Interior a El Observador, el joven de 23 años intentó escapar del sanatorio este lunes, pero sin éxito. Los plazos legales culminaron y no está detenido, aunque sí se montó una vigilancia policial discreta. El equipo médico le avisará al fiscal cuando esté próximo a su alta médica, para que sea detenido de inmediato.

Según consta del parte policial, el delincuente era Sebastián Noschesi, con antecedentes por homicidio, receptación y tráfico de armas. Cuando la policía llegó a Casa de Galicia, una mujer que es la madre del hijo del delincuente, llevaba la campera, negra y con tres franjas de colores, con la que se lo ve a él en las filmaciones.

Morales explicó: “Cuando llega la policía, ya había llegado la joven con un amigo. Ella ya tenía puesta la campera que se ve en la filmación. El sanatorio le habría dado los valores de su pareja. Y a su vez, a su amigo lo ven con un celular. Ahí un policía se da cuenta y dice ‘pero ese celular debe ser de este muchacho, del novio’. Le dicen ‘a ver dame ese celular’ y ahí sí se arma el problema”.

El joven incurrió en desacato ante la policía, tema que es investigado por la fiscal Ana Vallverdú. “Ahí queda detenida esta segunda persona. Se desacata e intenta romper el celular”, agregó Morales a El Observador. El celular fue incautado para analizarlo. 

 A su vez, la policía encontró dos huellas dactilares en el tanque de la moto que utilizaron ambos para llegar a camino Ariel y avenida Sayago, que fue incautada en el lugar. Quien aún está prófugo es el cómplice de Noschesi, quien escapó corriendo. En cambio, Noschesi al ser atacado a tiros debió ser atendido en el lugar a dónde llegó una ambulancia. La moto no es robada pero tampoco es del delincuente. “No se sabe si el dueño es el cómplice o si era prestada”, dijo el fiscal.

El segundo joven que se ve en las imágenes no está identificado. “No se sabe si es la persona que se cree que es”, agregó Morales. Si se confirma que es el dueño de la moto, se trata de un amigo del lesionado, quien no alcanzó a disparar en ningún momento. Por el contrario, ambos se vieron sorprendidos por el accionar del policía que empuñó su Glock 9 milímetros cuando los vio entrar y disparó cuando uno de ellos, sacó un arma de entre sus ropas.

De acuerdo a las pruebas obtenidas al momento, al policía, efectivo del Instituto Nacional de Rehabilitación, quedó libre de responsabilidad penal pero puede ser pasible de alguna sanción administrativa en la órbita de la cartera de seguridad, dijo el fiscal. Los policías deben identificarse antes de disparar y a Fiscalía le consta que eso no fue así, más allá de que está escrito en el parte policial.

Para el abogado penalista, Andrés Ojeda, “parece estar plenamente justificado” porque el policía está con su hijo y dos personas van a rapiñar un comercio con arma en mano.

“La ley de procedimiento policial establece acciones en términos racionales. Con una persona a medio metro armada con una pistola en la mano no le va  a decir ‘alto, policía’ y a ver qué hace. Era uno contra dos, el tema de no haberse identificado es lo menos”, expresó.

Además recordó que si bien el efectivo no estaba uniformado ni está de servicio, es policía las 24 horas. “Está obligado a intervenir”.

En esa línea, Morales sostuvo que “por lo que se ve en las imágenes, en principio no hay mayores problemas”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...