Mundo > "Sentarse y escucharse"

Sánchez inició diálogo con separatistas y advirtió que será "largo, difícil y complejo"

El gobierno socialista planteará modificar el código penal para reducir las penas por sedición, a las que están sometidos líderes catalanes

Tiempo de lectura: -'

26 de febrero de 2020 a las 15:25

El jefe de gobierno Pedro Sánchez comenzó este miércoles una negociación con los independentistas catalanes para tratar de reconducir una crisis que dura años y de la que depende su estabilidad en el poder en España.

El dirigente socialista recibió a las 16H30 (12:30 de Montevideo) al presidente regional de Cataluña, el independentista Quim Torra, con quien se dieron un cordial apretón de manos antes de entrar a la sede del gobierno central en Madrid, decorado con banderas españolas y catalanas.

En una jornada matutina en el Parlamento, el presidente del gobierno español advirtió, según el diario El País, que la "agenda de reencuentro" con los líderes separatistas catalanes tendría un recorrido "“difícil, largo y complejo”.

 Laura Borràs, de Juntos por Cataluña, celebró la reunión, pero reiteró la postura de los independentistas: “No habrá solución sin urnas”. El líder del PP, Pablo Casado, alertó de que “la mesa será la del despiece de España y la de desigualdad de los españoles”, apuntó el medio español.

Pese a la cordialidad, ninguna de las partes augura grandes resultados tras este primer encuentro.

Iniciar este foro de diálogo es la condición de uno de los dos grandes partidos separatistas, la Izquierda Republicana de Cataluña (ERC), para sostener al gobierno en minoría de Sánchez y eventualmente apoyar sus presupuestos para 2020.

La luz verde a estas cuentas, que deberían permitir un aumento del gasto social, daría aire al jefe de gobierno socialista en la legislatura, con la posibilidad de prorrogar estos presupuestos en los ejercicios posteriores. 

En cambio, un fiasco lo acercarían a la convocatoria de elecciones anticipadas, como ya hizo en 2019 cuando los independentistas catalanes le retiraron su apoyo.

Reforma del código penal 

Las partes no acordaron ni objetivos ni orden del día para la reunión.

El gobierno regional reclama el derecho a organizar un referéndum de autodeterminación y lo que llaman "el fin de la represión", es decir, una amnistía para los condenados y los exiliados por el intento de secesión de 2017.

Desde el ejecutivo español, descartan una votación sobre la independencia de esta región nororiental y tampoco plantean amnistiar a los exdirigentes catalanes.

Para Madrid, lo importante es analizar las causas de la crisis política que en apenas diez años ha convertido la independencia de Cataluña, antes reclamada por una minoría, en una causa apoyada por casi la mitad de los catalanes.

"El mejor orden del día es sentarse, escucharnos, simplemente y escucharse mutuamente", señaló el martes la número dos del gobierno, Carmen Calvo.

Pero el gobierno formado por los socialistas y Podemos prepara un gesto significativo: modificar desde este año en el código penal el delito de secesión para reducir su condena.

Si se aprobara, las largas penas que purgan actualmente nueve dirigentes separatistas por los hechos de 2017, entre ellos el líder de ERC Oriol Junqueras, se recortarían retroactivamente.

Ante la oposición de la derecha que denuncia un "indulto encubierto", el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, argumentó que el delito de secesión se introdujo en 1822, en un contexto histórico distinto, y contempla unas penas "inusitadamente altas" respecto a los países vecinos.

La amenaza de las elecciones 

La política regional complica la situación para ERC, partido fundado en 1931 para defender la independencia de Cataluña, en plena competencia para arrebatar la hegemonía del nacionalismo catalán a un partido de centroderecha que se hizo separatista apenas unos años atrás.

Este gran rival, actualmente organizado dentro de la plataforma Juntos por Cataluña, está dirigido desde Bruselas por el expresidente Carles Puigdemont, que eligió como sucesor a Quim Torra.

La tensiones y desaveniencias dentro del gobierno de  coalición con ERC llevaron a Torra a anunciar elecciones anticipadas para este año, aunque sin precisar la fecha.

El presidente regional, partidario de mantener vivo el conflicto con Madrid, acude con escepticismo: reacio a participar en la negociación, ha puesto condiciones de difícil cumplimiento para Sánchez como la presencia de un mediador internacional.

Desde ERC temen que Torra busque boicotear el diálogo para convocar elecciones y reprocharles en campaña su insistencia en buscar un entendimiento con Madrid.

La primera prueba de la sintonía entre ERC y Sánchez será el jueves en la votación del límite de gasto del Estado, un paso previo a la aprobación de los presupuestos.

Fuente. AFP

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...