Nacional > Entrevista

Sanguinetti dijo que tiene "la esperanza" de que la coalición dure cinco años

El expresidente colorado dialogó con Manini Ríos y luego contó que se siente representado por Ernesto Talvi en las negociaciones de cara a la conformación del gobierno multicolor 

Tiempo de lectura: -'

06 de noviembre de 2019 a las 05:04

El exmandatario colorado Julio María Sanguinetti y el excacandidato a presidente por Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, mantuvieron una reunión este martes para conversar sobre el documento programático elaborado por Luis Lacalle Pou que horas después fue firmado por los partidos de la coalición opositora.

El dos veces presidente concedió una entrevista El Observador luego del encuentro, en la que dijo que se siente representado por el líder de Ciudadanos y expresidenciable colorado, Ernesto Talvi, pese a que el sanguinettismo reclamó días atrás tener participación en las negociaciones de cara al acuerdo programático con el Partido Nacional, con el argumento de que tras las elecciones del domingo 27 de octubre el partido quedó dividido en dos partes casi iguales.

"¡Pero cómo no me voy a sentir representado, si lo voté! ¿Qué me está preguntando usted?", respondió Sanguinetti a la pregunta de El Observador.

Y ante la consulta acerca de si creía que Talvi podría ser un buen ministro de Relaciones Exteriores,  Sanguinetti se remitió a la decisión de Lacalle Pou de no declarar públicamente sobre eventuales cargos. "El doctor Lacalle dijo que no iba a hablar hasta después de la elección. Hace muy bien. Todos los demás tenemos que hacer también muy bien de no hablar de ningún ministro posible ni de ninguna expectativa ministerial".

A continuación, un resumen de la entrevista, que tuvo lugar en la casa en Punta Carretas del exmandatario.

¿Cómo se dio este encuentro? 
El general Manini me llamó, me dijo que quería conversar conmigo y con mucho gusto lo recibí en casa, como lo han recibido en muchas otras oportunidades antes, cuando era comandante en jefe, en tiempos en que tuvimos a veces concordancias, a veces algunas diferencia, pero siempre conversando en cada oportunidad.

Tenía información de que el contacto había sido al revés, de que había gente del sanguinettismo que había intentado este contacto.
No hay nada especial. No hay ningún misterio. Me puede llamar directamente y yo a él.

¿Qué le transmitió Manini Ríos?
Quería simplemente conversar sobre la perspectiva de la coalición, cómo lo estaba viendo, y el acuerdo en trámite. Los comentarios políticos naturales que hay entre quienes hoy tenemos una representación parlamentaria y estamos integrando una posible coalición de gobierno que está en vías de concretarse. Estamos todos votando al mismo candidato sobre la base justamente de una coalición programática. 

¿Él le manifestó algún descontento?
No, ni contento ni descontento. Conversamos, cambiamos ideas, impresiones.

¿Usted está conforme con el acuerdo o hay algo que le parecería importante rever?
No sé lo que se filtró.

Los 13 puntos.
¿Qué son los 13 puntos?

Los 13 puntos que refieren a seguridad, empleo, educación y otros temas que se supone van a ser el acuerdo que finalmente...
No sé lo que son esos 13 puntos que se filtraron.

Pero no sabe concretamente si...
Conozco los textos que me han consultado adentro de mi partido. Después no tengo ninguna otra cosa.

¿Y de esos textos que le consultaron dentro de su partido...?
No, no... Está todo en vías de terminarse. Por lo que sé está todo zanjado. Y en términos generales hay un entendimiento.

¿Y en los términos particulares qué es lo que no comparte?
Ningún término particular interesa. Interesa el conjunto.

¿Qué opina de que el Partido Colorado haya pedido que se revean los puntos de la reforma constitucional sobre seguridad que impulsó sin éxito Jorge Larrañaga, y que fueron incluidos en el documento borrador? 
Bueno, mire, es un punto de vista. Personalmente creo que hubiera estado bien hacerlo (incluir los puntos en el acuerdo). Nada impide que mañana legislativamente se haga.

¿Qué lo acerca a Manini Ríos?
A mí me parecería una gran nota periodística que alguien que representa el 11% del electorado y que representa tres senadores y 11 diputados, no tuviera diálogo con lo demás. Lo llamativo sería eso.

¿Usted tiene más puntos de encuentro ideológicos o programáticos con Manini Ríos que con Talvi? 
No cabe esa apreciación. Con Talvi somos correligionarios, con el general Manini no. Pero no cabe hacer esas comparaciones de ”este sí, este no”. En el terreno democrático nos tenemos que respetar todos exactamente por igual, pensemos lo que pensemos.

Sí, respeto es una cosa, pero representación es otra. ¿Se siente representado por las ideas de Talvi?
El Partido Colorado es uno solo. Y en consecuencia, naturalmente, como todo partido en libertad, hay matices y opinión que se reflejan. Por alguna causa yo voté el Sí (en el plebiscito) y él no. Y estamos dentro del mismo partido, pertenecemos a la misma filosofía. Sostenemos el mismo programa. Estamos en la mismas actitud política y naturalmente tenemos todas las identidades propias de una acción de este tipo.

Si tuviera que responder con sí o no, ¿se siente representado por él?
¡Pero cómo no me voy a sentir representado, si lo voté! ¿Qué me está preguntando usted? ¿Qué me está preguntando usted? ¡Pero por favor! Por favor, por favor, fue mi candidato y lo voté, porque es mi candidato y lo voté, además, porque tenía la legitimidad que le daba la elección interna. De modo que sin ninguna duda, cómo no me voy a sentir representado.

¿Cómo se tendría que reposicionar su partido para frenar el corrimiento de votos colorados hacia Cabildo Abierto?
El corrimiento ya se dio. Ahora estamos en otra etapa. 

¿Pero para dentro de cinco años?
Dentro de cinco años, como decía Lord (John Maynard) Keynes. Solo hay corto plazo. A largo plazo vamos a estar todos muertos.

¿Cree que esta coalición va a durar todo el período legislativo?
Confío en que sí. Tengo la esperanza de que sí. Cada uno va a tener a prueba su sentido de responsabilidad cívica. He integrado muchas coaliciones. Algunas más duraderas, como la de nuestra segunda presidencia, por ejemplo. Otras más inestables, como la de la presidencia de (Luis Alberto) Lacalle. En los anteriores períodos en los que fui ministro también hubo coaliciones más o menos estables, pero las hubo siempre. Como con toda coalición, esta naturalmente tiene la expectativa y la vocación de ser estable, de cumplir sus propósitos.

Hablaba de las coaliciones pasadas y de sus objetivos según la coyuntura. ¿Cuál es el objetivo de esta coalición que será encabezada eventualmente por Lacalle Pou?
Lo que se define en el programa. Responde a una visión alternativa a la visión del Frente.  Y esa alternativa se expresa en el modo de gobernar, en la política exterior, en la política de seguridad, de educación. Aspectos con los cuales tenemos diferencias sustantivas con el Frente Amplio. Nosotros no estamos en la oposición por estarlo, sino porque respondemos a una filosofía distinta. 

Desde el oficialismo se ha criticado que el único objetivo que los une es estar en contra del partido de gobierno o poner una visión alternativa. 
La única coalición fracasada hoy en el Uruguay es la coalición frentista. En la cual es tan disímil como puede ser el Partido Comunista estalinista del Uruguay o el sector de (el ministro de Economía, Danilo) Astori en la otra punta. Esa es la única coalición fracasada. Lo otro es una expectativa, una alternativa válida; el Frente Amplio está en estado de desesperación y por eso agrede, atribuye intenciones, por eso mismo amenaza con inestabilidad, con procesos de ese tipo que son la expresión de un estado de ánimo de derrota, de sálvese quién pueda, en lo cual desgraciadamente está cayendo.

Hace más de un año usted señalaba que había que abrirse a otros partidos y pensar en un gobierno de coalición, porque no sabía si el Partido Colorado iba a triunfar. Pero Talvi, desde el principio, dijo que no quería a Manini Ríos.
Esas son circunstancias de otro momento. Talvi lo que decía era que Manini Ríos no sabía qué representaba. Hoy sabemos lo que representa de modo que no hay diferencias. 

¿Qué representa Manini Ríos?
260 mil votos. Y a su vez el acuerdo, con concordancia, con el documento que se está acordando. Él representa a un partido político nuevo, sin trayectoria histórica, pero con una votación expresiva, y en este momento, el acuerdo con el programa de gobierno.

Esos señalamientos que le hacen, muchos desde el Frente, pero también desde otros partidos...
¿Todavía tiene más vueltas para dar?

Bueno, no todos los días uno tiene la oportunidad de entrevistar a un expresidente.
Sí, pero sabe lo que pasa, que este es un momento periodístico complejo. Yo tengo sesenta y tantos años de periodismo. Eso de estarle dando la vuelta a todas las cosas se termina no entendiendo lo principal.

No coincido...
Es una advertencia, una opinión de viejo periodista, nada más. (risa). No la estoy criticando.

Lo que yo le quería preguntar es que desde el Frente Amplio, pero también de otros partidos, han cuestionado qué representa Manini Ríos en cuestiones más vinculadas a la democracia. ¿Qué dice de estos planteos?
Es un partido nuevo, sin tradición, que tuvo algunas declaraciones equívocas que se contestaron en su momento, que hoy tiene una representación parlamentaria importante, que integra la coalición, y que está aceptando los principios que en ella están referidos. De modo que eso es lo que representa y eso es lo que significa.

Hay temas en los que genera extrañeza, como en el tema de la agenda de derechos.
Nosotros no hablamos de nada en concreto ni específico. Ni en eso ni de ningún otro tema, ni a favor o en contra. 

Uno de los posibles cargos que ofrecería Lacalle Pou a Talvi es la titularidad del Ministerio de Relaciones Exteriores. ¿Lo ve como un buen canciller?
De ministerios el doctor Lacalle dijo que no iba a hablar hasta después de la elección. Hace muy bien. Todos los demás tenemos que hacer también muy bien de no hablar de ningún ministro posible ni de ninguna expectativa ministerial. Esa es una maliciosa actitud del Frente Amplio que quiere mostrar la coalición como reparto de cargos, cuando ellos han sido los campeones del reparto y de la repartija, no solo de ministerios, sino de prebendas y botines y funcionarios de todo tipo y naturaleza.

¿Ya ha pensado qué va a impulsar desde el Parlamento?

No. No estoy haciendo nada. Estoy abocado a la difusión de la coalición. 

Una de las primeras actividades que va a tener cuando asuma el Parlamento va a ser votar el desafuero o no de Manini Ríos para que el fiscal Rodrigo Morosli pueda plantear su solicitud de imputarlo por no denunciar la confesión realizada por José Nino Gavazzo en abril de 2018, mientras declaraba ante el Tribunal de Honor.
Ya se verá eso. Hoy no tenemos ninguna razón para estar opinando sobre ese tema.

¿Pero no ha pensado en ese tema?
No, señora. No he pensado. No cabe que piense.

Cabe que piense porque va a ser la primera actividad que va a realizar.
No, no. Las cosas se analizan cuando se plantean. Entonces, en su momento se verá.

¿La va a tomar en febrero la decisión, cuando sesionen las cámaras?
Uno actúa cuando tiene que actuar. Y cuando actúa tiene que actuar, y cuando actúa tiene que hacerlo con las coordenadas y circunstancias del momento, con los elementos de juicio, con las características de fondo de la solicitud de extradición que haya, con las características de procedimiento, analizar toda esa situación. 

Con los elementos que tiene ahora y ha visto, ¿cree como dice Manini que el fiscal tiene intencionalidad política al haber tratado solo de imputar a él y no al presidente Tabaré Vázquez o al secretario de Presidencia, Miguel Ángel Toma?
Nunca atribuyo intenciones. Simplemente juzgo hechos en la vida pública.

¿Y cómo los juzga?
No atribuyo intenciones.

¿No tiene un juicio?
No atribuyo intenciones.

Una más...
No atribuyo intenciones.

Lo entendí. Otro tema: Cabildo Abierto pretende presentar un proyecto de ley para garantizar la separación de poderes, porque entiende que el Poder Judicial no tiene autonomía y la Fiscalía es un brazo del Poder Ejecutivo.

No lo conozco. No puedo estar opinando sobre un proyecto que no existe. No cabe opinar sobre un proyecto que no existe. Sobre lo que no existe no se habla. 

(Producción: Joaquín Silva)

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...