Cargando...

Fútbol > NACIONAL

Santi Rodríguez, un campeón que mira a Valverde y a Viña para llegar a la selección

El volante cerró un año “increíble” y dijo que el nuevo perfil de la celeste lo motiva para llegar al combinado; además, habló de su familia, la vida en Los Céspedes y de Bergessio, "el más crack de todos"

Tiempo de lectura: -'

19 de diciembre de 2019 a las 05:02

Las vacaciones de Santiago Rodríguez muestran su perfil más familiar. Tras salir campeón con Nacional en su primer año en la principal categoría, el juvenil disfruta de su entorno más íntimo y descansa en la casa del barrio Conciliación

“Ayer, martes, fui a la fiestita de mi sobrina que bailaba en la escuela”, contó a Referí. “Estos días paso muy tranquilo y disfrutando de la familia. Ahora recién llegué de ver a los compañeros de Cuarta que jugaron la final”, agregó, mostrando que no se olvida de las formativas en las que surgió.

Y para el fin de semana ya tiene planes. “En estos días lo más seguro es que vayamos a pasar el fin de semana a Kiyú, que tenemos una tía allá, y el lunes vuelvo con los entrenamientos con la selección preolímipica”, contó.

“Soy muy familiero”, agregó el habilidoso jugador que casi sin darse cuenta anunció que está en la preselección olímpica.

“Lo tomó bien. Es una experiencia nueva que hay que aprovechar y siempre es lindo jugar con la selección”, agregó sobre el sub 23 del que saldrán los convocados para ir al clasificatorio a Tokio 2020 que se diputará en Colombia.

Siguiendo con las noticias del día, contó cómo se enteró que Álvaro Gutiérrez se iba de la conducción técnica del equipo. “Algo nos había comentado pero pensamos que podía cambiar de opinión y seguir, pero desde ayer (martes) nos enteramos que no seguía en el club”.

El año del debut

“Para mí, mi año no pudo haber sido mejor. Fue increíble”, contó Santi al repasar el 2019, que comenzó con sus primeras apariciones en el verano, cuando deslumbró a los bolsos con sus primeras proyecciones con la pelota y con la asistencia para Marcos Angeleri en el clásico de la Supercopa Uruguayo

“Eduardo (Domínguez) arrancó confiando en mí, fue quien me dio la primera oportunidad y después la fui llevando”, dijo al mencionar al entrenador argentino que comenzó la temporada.

“A principios de año uno espera que vengan las cosas buenas, hubo alguna piedrita en el camino como la lesión y algún partido que no jugué, pero sobre todo el año fue perfecto para mí”, agregó.

La lesión partió el año de Rodríguez, quien tuvo dos meses en recuperación justo en la mitad de la temporada. En ese momento coincidió con Rodrigo Amaral, otro de los preferidos de los hinchas, quien también comenzaba su recuperación pero de una lesión mucho más extensa como es la rotura de ligamentos.

“Estar lesionado no es lindo porque a nadie le gusta, pero con Amaral supimos llevarla bien, conversando, haciendo bromas. Así te distraes y no estás todo el tiempo pensando en la lesión, o si te falta mucho para volver a jugar, o si cuando vuelvas el técnico va a confiar en vos, si vas a estar bien. Por suerte se hizo un poco más leve anímicamente”, indicó.

En esos días junto a Amaral trabajaron bajo las órdenes del preparador físico Nicolás Maidana. “El profe Maidana en la lesión de Rodri, que es una lesión larga, lo ayudó un montón y en el tempo que yo estuve a mí también. Es muy motivador él, siempre está tirando alguna frase, y eso ayuda un montón”, agregó.

El camino a Primera y la mira en la selección

En el actual plantel campeón de Nacional hay varios jugadores que vienen juntos desde los comienzos de las inferiores. Luego, otros se fueron sumando con el paso de los años hasta lo que fue la Libertadores sub 20, el título que los marcó y catapultó a la Primera.

Santiago tiene a Thiago Vecino como el compañero con el que más tiempo ha estado.

“Con Vecino nos conocemos desde antes de preséptima. El jugaba en AUFI e iba a entrenar con una categoría más grande, con la generación 1998, y yo iba a jugaron ellos a pesar de que soy generación 2000. Y desde ahí nos conocíamos”, contó. “Y luego con Brian (Ocampo) y los demás de 1999 comenzaron a llegar más adelante, cuando yo estaba en Sexta”.

¿Y cómo es para esos chiquilines verse ahora en la Primera? “Cuando estás abajo con los compañeros siempre estás charlando que estaría bueno subir. Todos los que jugamos al fútbol queremos jugar en Primera. Si bien hay que hacer el proceso de juveniles y aprovecharlo para poder estar en Primera, todos queremos estar en su momento en el principal equipo, es el sueño que todos tenemos. En mi caso cuando pude consolidarme en primera me puse muy contento y mi cabeza fue ir por más, no conformarme con eso”, señaló.

“Porque también está la selección mayor”, agregó, sin pausa. “Por ejemplo, Mati Viña el año pasado no jugaba, este año arrancó a jugar y está en la selección mayor. Y uno obviamente quiere estar en la selección mayor con los jugadores profesionales que están en la elite”, comentó.

Para Rodríguez la apertura de jugadores que ha tenido la celeste, con muchos jugadores jóvenes, es algo que lo ilusiona y lo motiva para intentar pelear una convocatoria.

“Para mí la selección hizo un cambio tremendo”, señaló. “Con Fede Valverde, Bentancur y esos... A mí me gusta mucho Fede Valverde, es muy inteligente para jugar y creo yo que cambió un montón en cuanto la selección a lo que era un tiempo atrás y lo que es ahora, con muchos gurises chicos. Eso les da un poco de frescura  a los jugadores de arriba como Suárez y Cavani, que son los monstruos de la selección, pero tener a gurises al lado los va ayudar un montón”, opinó.

 La vida en Los Céspedes

Santiago Rodríguez es de eso jugadores que tienen el don de tomar la pelota y llevarla hacia adelante esquivando jugadores hasta rematar o asistir. “Siempre jugué igual. Siempre con la misma actitud y las mismas ganas”, contó a Referí. “Y siempre mi contextura física fue igual, flaquito y ligero”, agregó.

Consultado por si alguna vez su físico fue tema de preocupación para él o algún entrenador, señaló que en Uruguay es “un poco complicado” trabajar eso en los entrenamientos.

“Con Eduardo (Domínguez) logramos una manera que era muy buena, que se preocupaba por marcarle una rutina de gimnasio a cada jugador con lo que había que mejorar. Era más estricto en ese sentido”, contó. “Y yo también cuando estaba en Quinta empecé a ir a un profe y ahí era mucho más flaquito de lo que soy ahora. Ahora estoy en mi peso ideal”.

La temporada 2019 tuvo un cierre con muchos partidos y, por ende, muchos días de concentración en Los Céspedes.

Santi compartió habitación con Viña y Armando Méndez y cuando se ampliaba la lista de concentrados, como en los clásicos, se sumaban Rodrigo Amaral, Agustín Sant’Anna y Pablo García.

“Juagamos a la Play, miramos series, charlamos, hablamos de fútbol, tomamos mates… Cosas como cualquier persona normal”, dijo el volante sobre cómo se distraían en Los Céspedes.

Sobre su serie favorita, indicó: “Ahora estoy mirando Preso N° 1. Me gustan todas las historias policiales”.

Su compañero Felipe Carballo contó a Referí que Santiago fue uno de los jugadores que más los sorprendió por su habilidad y porque no lo conocía.

Por su parte, Rodríguez también eligió a los que más les llamaron la atención este año. “A mí me gustan los que juegan la pelota en el piso, Gabi Neves, Amaral, y Felipe Carballo ni que hablar... Creo que en el clásico del 3-0 los factores claves de ese partido fueron Gabi Neves y Carballo, los que más se lucieron y los que más intentaron jugar. Pablo (García) también. Me gusta ese estilo de jugador”.

“Bergessio, el más crack de todos"

En el plantel albo, el volante forma parte del grupo de los jóvenes, por lo que se le consultó por cómo se lleva con los de mayor edad.

“Los veteranos son todos unos cracks con nosotros los pibes. Siempre nos dan consejos, charlan con nosotros”, señaló. “Bergessio parece un pibe porque es el más jodón, Zunino también, son muy buena gente y tremendos rompehuevos, en el buen sentido”.

“Eso te pasa cuando recién subís y te preguntás si serán buenos o buena gente, y la verdad que son tremendas personas. Bergessio para mí es el más crack de todos”, agregó.

También señaló que el argentino es “el más intenso” en las prácticas. “Hasta jugando al ping pong o al pool, no le gusta perder a nada”.

Además de su familia de sangre, Rodríguez también llama “familia” a la unión que se da en Los Céspedes. “Los funcionarios hacen todo el trabajo para que estemos bien, en las canchas, en la comida, todo lo que hacen, todo lo que no se ve y nadie sabe quiénes son. Es como una familia. Estamos todos unidos. Llegamos a la mañana, saludamos, tomamos mate con los funcionarios. Para nosotros y para ellos es muy importante, ellos se sienten uno más del plantel”, contó el volante que no tienen duda sobre el plato que mejor le sale a las cocineras.

“Las milanesas de pollo con puré son muy buenas, las mejores”, contó.

Esa sinergia que se dio durante todo el año en Los Céspedes se mantuvo en el festejo una vez conquistado el título.

“Fue algo tranquilo”, contó. “Salimos a festejar con los funcionarios, los técnicos y todos juntos, como estuvimos todo el año”, agregó la joven promesa tricolor que ya tiene sus metas para el año que se viene.

“La idea, toque lo que me toque, es dar lo mejor y aprovechar las oportunidades. Y esperar a ver quién va a ser el entrenador de Nacional. Por ahí va la cosa”.

El VAR: Nadie sabía qué jugada miraba Cunha Santi Rodríguez confesó que en la jugada de VAR del clásico de la final, por un supuesto penal a Fabián Estoyanoff, él y varios jugadores no sabían qué jugada se estaba revisando. “Sinceramente en el momento no estábamos enterados que fue a mirar ese jugada, pensamos que fue a mirar la jugada del Chory en la que Gastón Rodríguez lo baja. Pero ni ellos, los de Peñarol, pensaban que estaba mirando la jugada del Lolo con Mathi Laborda. El VAR capaz que es para hacer más justicia pero a veces no sabés si hacés un gol y no salís a festejarlo o vas a gritarlo con tus compañeros y te lo anulan”.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...