Estilo de vida > ELDER SILVA DE GIRA

Se viene el giro poético de Elder

Por sus 30 años como poeta, Elder Silva hará una gira por 30 pueblos de Uruguay, con su antología "Agua enjabonada"

Tiempo de lectura: -'

12 de septiembre de 2013 a las 17:38

Todo surgió en una habitación de hotel en Paysandú, en un encuentro literario. El crítico y poeta Gerardo Ciancio y el poeta que escribe en portuñol Fabián Severo le propusieron a Elder Silva la idea de publicar una antología para sus tres décadas de poeta, desde su inicio a fines de 1982 con Líneas de fuego.

El poeta accedió y así salió a la luz Agua jabonosa. Poesía reunida 1982-2012, publicado por editorial Rumbo, una colección de poemas de varios libros de Silva. Para la promoción de esta antología, Silva inicia hoy una larga gira por 30 pueblos de Uruguay. Y el lugar elegido para iniciar este tour poético es el origen: Colonia Lavalleja, departamento de Salto, lugar de nacimiento de Silva, en 1955.

La referencia geográfica no es baladí. La cuna del poeta lo influyó de manera notable en su obra. “Ese cielo enorme, más grande que el de la ciudad”, confiesa Silva a El Observador desde un lugar lejano a aquel comienzo: un sillón de la dirección del Teatro Florencio Sánchez del Cerro, donde trabaja desde hace 10 años.

El camino poético de Silva se hizo en aquel origen rural, “virgílico”, como lo definió el propio autor, que todavía se destaca en los versos.

Hijo de un correntino llamado Demencio (“¡qué peso tiene ese nombre!”, dice Silva) y de mujer hija de brasileños, Silva aprendió a conectarse con el mundo a través de tempranas lecturas del Martín Fierro y de Tacureses, y de las páginas de diario en que llegaban envueltos los productos del almacén de su padre.

“También de músicos brasileños y de dúos de chamamé, correntinos, y mi abuela, que me leía la Biblia en portugués que me hicieron descubrir la palabra”, explica Silva.

Luego el poeta dejó el pago y se fue a Salto, donde se hizo maestro. Entonces otras lecturas lo afectaron y modificaron su visión de la realidad y de la literatura.

“Leí a la escuela de poetas norteamericanos, como William Carlos Williams, Robert Frost y Carl Sandburg, entre otros, me enseñaron a mirar el mundo”, dice Silva, con admiración.

Durante estos treinta años las líneas temáticas de la poesía de Silva se han mantenido casi incambiadas. Los viajes (en diversos medios de transporte), el amor, la desolación, el rescate de escenas de la vida cotidiana, “esos pequeños gestos que también son parte de la materia poética”, explica el autor.

Elder Silva, que está como autor sugerido en los programas de Literatura de Secundaria y que acostumbrar a visitar en liceos a alumnos que están leyendo sus poemas, pondrá ahora su poesía en movimiento, con su cuerpo y su voz por herramienta, en un viaje de miles de kilómetros que lo llevará por diferentes rincones de la patria.

La gira que arranca en lo profundo de Salto sigue por Salto capital, llega a Montevideo, tocará diferentes puntos de Colonia y Canelones y hacia el verano buscará la costa en Rocha y Maldonado. “No descarto escribir un poema que se llame 2.500 kilómetros de poesía”, concluye.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...