Nacional > INVESTIGACIÓN

Secretaría Antilavado rearma equipo de especialistas para buscar bienes de involucrados en la ruta del dinero K

Este grupo es el mismo que había encontrado el campo El Entrevero, vinculado al empresario kirchnerista Lázaro Báez

Tiempo de lectura: -'

22 de agosto de 2018 a las 17:09

La Secretaría Antilavado de Uruguay reactivó el equipo de trabajo que en 2016 dio con el paradero del campo El Entrevero, en José Ignacio, y de un predio cercano, vinculados al empresario kirchnerista Lázaro Báez y a la ruta del dinero K, informó VTV. El grupo lo integrará la Unidad de Análisis Financiero del Banco Central, el Instituto Técnico Forense, la Dirección General Impositiva, el Banco de Previsión Social y la Policía.

El director de la Secretaría Antilavado, Daniel Espinosa, dijo a El Observador que este equipo buscará bienes en Uruguay de personas vinculadas a la llamada causa de los cuadernos de la coima, entre las que figuran empresarios y políticos argentinos que admitieron haber participado de una maniobra para asignar obra pública a cambio de sobornos.


El primer arrepentido de esta causa es Oscar Centeno, el chofer del exviceministro de Planificación argentino, Roberto Baratta, quien escribió en cuadernos una detallada bitácora sobre cómo se levantaba el dinero de coimas y era entregado a distintos funcionarios cercanos a los expresidente Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

Si bien el fiscal del Crimen Organizado que investiga en Uruguay la llamada ruta del dinero K, Luis Pacheco, espera que Argentina le envíe la declaración de quienes testificaron como arrepentidos en la causa de los cuadernos para solicitar información a organismos en Uruguay, este equipo ya está trabajando en base a la información que fue publicada por la prensa.

Espinosa dijo que ya están leyendo los cuadernos que escribió Centeno para "adelantar trabajo", y así poder darle cuanto antes un reporte a Pacheco.

El trabajo de este equipo en el pasado, junto al fiscal, llevó al embargo de la estancia El Entrevero, y también a que se pidiera la extradición del contador de Báez, Daniel Pérez Gadín, quien actualmente está preso en Argentina.

Si este equipo encuentra bienes de algunos de las personas investigadas en la causa y se puede probar que estos están vinculados a alguna maniobra de lavado, entonces también serán embargados.

A dónde fue el dinero

El Observador informó este miércoles que de un total de 35 viajes que el exsecretario de Néstor Kirchner, Daniel Muñoz, hizo Uruguay, al menos 12 se hicieron en aviones privados o taxis aéreos. De estos últimos, ocho fueron pocos días después que el funcionario kirchnerista recibiera de parte de Roberto Baratta bolsos con dinero, según figura en los cuadernos que escribió Centeno.

Asimismo, el financista argentino Ernesto Clarens, señalado por empresarios de la construcción como responsable de una maniobra para mover US$ 200 millones fuera de Argentina, hizo 164 viajes a Uruguay, de los cuales 91 fueron en barcos privados a pesar de ser dueño de una compañía de taxis aéreos.

La fiscalía de Uruguay buscará identificar si en algunos de los viajes realizados por ambos trajeron dinero al país con el fin de lavarlo. Espinosa dijo que tal extremo sería posible porque está demostrado que a través de barcos y vuelos aéreos se han podido sortear controles.

En abril de 2016, el valijero "K" Leonardo Fariña aseguró haber ingresado el dinero a Uruguay a través del aeropuerto de Melilla, aprovechando la falta de controles. Sin embargo, un informe realizado por la Aduana y presentado en octubre de ese año aseguró que ni Fariña, ni el avión particular en el que transitaba había aterrizado en ese aeropuerto.

Espinosa dijo a El Observador que si el dinero ingresó a Uruguay y se quedó en el país, entonces debió ser destinado a inversiones inmobiliarias o depositado en el sector financiero. Para el director de la Secretaría Antilavado, la primera opción es la más viable porque es "difícil" que los bancos admitan grandes sumas de efectivo sin cuestionar el origen de esos fondos.

De todas maneras, admitió que mientras existió un control de cambios (2011-2015) en Argentina, era habitual que empresarios de ese país llegaran con dinero en efectivo a los bancos y alegaran que se manejaban de esa manera por la diferencia que había entre el dólar oficial y el del mercado negro. Esta explicación era aceptada por el sistema financiero, reconoció Espinosa.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...