Nacional > PARTE JUDICIAL

Secuestro de Salomone: un error de principiante

El líder de la banda que mantuvo cautiva a la doctora usó un auto alquilado a su nombre y esa fue una pista clave para la Policía

Tiempo de lectura: -'

05 de julio de 2015 a las 05:00

El paso de los días hizo que el caso del secuestro de Milvana Salomone dejara de estar en el centro de la discusión pública, como lo estuvo cuando la ginecóloga fue liberada y se conocieron detalles de sus 29 días de cautiverio en un pozo de 1,70 metros de altura en una vivienda de la calle Watt, en el corazón del barrio Peñarol.

La banda de siete secuestradores está en prisión donde les espera una larga estadía, dado que en la mayoría de los casos los delitos imputados tienen penas máximas de hasta 12 años. El grupo era liderado por Gustavo Lepere, un consuetudinario delincuente que ha estado implicado en ilícitos graves, y Pedro Leone, quien si bien hasta ser procesado por el secuestro de la ginecóloga no tenía antecedentes en Uruguay, sí estuvo preso en Italia.

"Se frustró el secuestro sobre el individuo que era el objetivo y para no irse con las manos vacías, y como tenían todo preparado, llevaron a la médica", Mario Layera, jefe de Policía de Montevideo

El grupo de delincuentes tenía previsto secuestrar a un hombre en la zona del Parque Batlle al que incluso, según admitió Leone ante la jueza Dolores Sánchez y ante la Policía, estuvieron "observando algunos días" para conocer sus movimientos.

Pero el 17 de mayo, día en que tenían planificado retenerlo para luego pedir su rescate, la presencia policial que había en el Parque Batlle por el partido clásico que se disputó esa tarde los disuadió. Cuando estaban a punto de irse, los secuestradores vieron que Salomone llegaba a su casa, ubicada en Rafael Pastoriza y Capitán Videla. Lepere y Leone abordaron a la médica, la obligaron a ingresar a su camioneta Kia y así comenzó el cautiverio de la ginecóloga que se extendió hasta el 16 de junio, cuando fue liberada a primera ahora de la mañana en una zona rural de Progreso, en Canelones, cerca del haras de su hermano Pablo.

"Aunque parezca increíble, Salomone no era el primer objetivo, sino que fue secuestrada en forma aleatoria", Julio Guarteche, director nacional de Policía

La versión de los delincuentes en cuanto a que su plan original era secuestrar a otra persona fue tomada con una verosimilitud tal que la Policía le asignó custodia a ese hombre, del que solamente se sabe que es un empresario.

El martes 30 de junio, al comparecer ante la Comisión Especial de Seguridad Pública y Convivencia del Senado, el director nacional de Policía, Julio Guarteche, admitió que "aunque parezca increíble" Salomone "no era el primer objetivo sino que fue secuestrada en forma aleatoria". En esa misma línea, agregó que la labor de inteligencia y seguimiento realizada por los secuestradores "está referida a otra persona".

El auto alquilado

Del expediente judicial que indaga el secuestro de Salomone surge que el ideólogo de comenzar a realizar secuestros fue Lepere y que este le ofreció a Leone la construcción del pozo donde luego estuvo cautiva. Ambos eran viejos conocidos ya que años atrás habían sido compañeros de reclusión en Cárcel Central.

Los cinco procesados tuvieron diversos roles en el secuestro. Por ejemplo, uno ayudó a Lepere a incendiar la camioneta, otro colaboró escondiendo el dinero y otro se ocupó de retirar el rescate de US$ 300 mil que el marido de la médica, Germán Álvarez, dejó en el Molino de Pérez, en Malvín.

"Hay países que tienen 16 secuestros por día. Nosotros pensamos que podía darse y por eso se estaba preparando a la Policía,"Eduardo Bonomi, ministro del Interior

Justamente, ese día (el 12 de junio) los secuestradores cometieron un error que resultó clave: Lepere usó un auto alquilado para trasladarse junto a otro de los integrantes de la banda mientras por teléfono guiaban a Álvarez hasta el lugar donde querían que dejara el bolso con el dinero.

Así fue que la Policía –que había montado una discreta vigilancia en las zonas a las que le indicaban a Álvarez que se trasladara– identificó un auto circulando en forma "sospechosa" con dos ocupantes. El vehículo (un Chevrolet Corsa) era conducido por Lepere y fue seguido por los policías "hasta que lo pierden de vista y no vuelven a avistarlo", según relata uno de los informes policiales que forma parte del voluminoso expediente judicial al que esta semana tuvo acceso El Observador.

A base de la matrícula del auto, la Policía detectó que el vehículo había sido alquilado por Lepere a una arrendadora ubicada sobre camino Corrales el 2 de junio a cambio de $ 4.900.

"Los procesados por secuestro van a tener un nivel de reclusión de mayor dureza. Estarán aislados, con uniforme, sin radio ni tampoco televisión", Julio Guarteche, director nacional de Policía

"Atento a la información expuesta se instalan varios equipos de vigilancia en las inmediaciones del domicilio de Gustavo Lepere a los efectos de controlar sus movimientos y también sus comunicaciones telefónicas", agrega el documento policial entregado a la jueza Sánchez.

Si bien la Policía tenía claro que Salomone estaba secuestrada, le faltaba información sobre sus captores y el lugar de cautiverio. Luego se optó por esperar y no realizar un operativo para preservar la vida de Salomone.

Los investigadores supieron que la médica iba a ser liberada en la mañana del 16 de junio gracias a la interceptación de llamadas y mensajes de texto que intercambiaron los secuestradores.

Se hizo responsable

Lepere (que entre 1995 y 2006 ingresó y salió de la cárcel cuatro veces, la última de ellas por su participación en un homicidio) asumió ser el "responsable" del secuestro y al declarar no dio ningún detalle ni nombre, cosa que sí hizo Leone, su principal compinche, que se mantuvo prófugo durante una semana hasta que fue detenido en un bar de Carrasco.

Consultado sobre el dinero del rescate, Lepere respondió: "Siempre lo guardé yo". Eso no es cierto ya que los US$ 300 mil estuvieron en un depósito en custodia de otro integrante de la banda.

Lepere, que tras la liberación de Salomone logró escapar, fue detenido rato después en el auto del cuñado de Leone, un hombre de 72 años que también fue enviado a la cárcel y a quien el líder de la banda le dio US$ 20 mil para que se los entregara a su familia ya que pensaba viajar a Argentina.

En el Parlamento, Guarteche reveló que "en principio" los secuestradores pensaron en matar a Salomone, basados en el concepto de que "si no hay cuerpo no hay delito", pero desistieron, en parte, por la "astucia" con la que la víctima manejó la situación.

Irán al Comcar

Los siete procesados por el secuestro de la doctora Milvana Salomone están presos en Cárcel Central. Se está acondicionando el módulo 12 del Comcar, que será su lugar de reclusión definitiva.

Claves

Al momento de obtener el dinero del rescate, Lepere lo envolvió en papel de aluminio para inhibir la señal que pudiera emitir un GPS que se hubiera escondido en el bolso

Uno de los procesados por su participación en el secuestro es un hombre de 73 años que fue boxeador y que además dijo ser jubilado del Poder Legislativo. Otro dijo que fue marino y soldado

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...