21 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,05 Venta 39,45
6 de junio 2023 - 19:17hs

Según las últimas estimaciones del Banco Mundial, es probable que la economía global se esté desacelerando bruscamente este año, obstaculizada por las altas tasas de interés, las repercusiones de la guerra en Ucrania y los efectos aún persistentes de la pandemia de coronavirus.

El pronóstico de la agencia que nuclea a 189 países es que la economía internacional se expandirá solo un 2,1% en 2023 después de crecer un 3,1% en 2022.

En declaraciones al periodismo, Indermit Gill, economista jefe del Banco Mundial, calificó los últimos hallazgos del organismo como "otro informe sombrío". El banco, dijo, espera que "la fuerte y sincronizada desaceleración del año pasado continúe este año como una fuerte desaceleración".

Más noticias

“Para fines del próximo año, un tercio del mundo en desarrollo no alcanzará el nivel de ingreso per cápita que tenían a fines de 2019”, afirmó.

Aún así, el último informe de Perspectivas económicas globales del banco marca una mejora con respecto a su pronóstico anterior en enero. Esa estimación había previsto un crecimiento mundial de solo el 1,7% este año.

La Reserva Federal y otros bancos centrales importantes han estado elevando agresivamente las tasas de interés para combatir el resurgimiento de la inflación, desencadenado por un repunte más fuerte de lo esperado después de la recesión pandémica, la persistente escasez de suministro y las crisis de los precios de la energía y los alimentos causadas por la guerra de Ucrania.

Pero la economía mundial ha demostrado ser sorprendentemente resistente frente a los mayores costos de endeudamiento, y el Banco Mundial predice que el crecimiento se acelerará al 2,4 % en 2024.

Estados Unidos ha seguido generando empleo en forma inesperadamente sólida: los empleadores agregaron 339.000 trabajadores en mayo, mucho más de lo que habían pronosticado los economistas, a pesar de que la Reserva Federal elevó su tasa de referencia 10 veces en los últimos 15 meses.

Este martes, el Banco Mundial mejoró su pronóstico para el crecimiento económico de Estados Unidos este año a 1,1%. Aunque débil, eso es más del doble del crecimiento que el Banco Mundial había previsto en enero.

Se espera que la eurozona, que representa a los 20 países que comparten el euro, registre un crecimiento colectivo del 0,4% este año. Eso también marca una ligera mejora: en enero, el Banco Mundial no esperaba ningún crecimiento para este año. Europa, que luchaba con los precios de la energía más altos causados por la guerra de Ucrania, disfrutó del alivio de un invierno sorprendentemente cálido, que redujo la demanda de calefacción.

El Banco Mundial mejoró su perspectiva para China en 2023 después de que Beijing a fines del año pasado relajara sus políticas draconianas de cero COVID, que habían restringido los viajes y golpeado su economía. Ahora se espera que la segunda economía más grande del mundo crezca un 5,6% en 2023, frente al 3% del año pasado.

Por otra parte, se prevé que el crecimiento de Japón se desacelere al 0,8 % este año desde el 1 % en 2022 y la estimación para India es que se desacelerará al todavía fuerte 6,3 % desde el 7,2 % del año pasado.

El pronóstico para América Latina es que se desacelerará 1,5% en 2023.

"Dado que el escaso crecimiento en las economías avanzadas incidirá en la demanda de exportaciones, mientras que es probable que continúen las políticas monetarias restrictivas en esas economías, y la inflación interna persistentemente alta, impiden cualquier mejora sustancial de las condiciones financieras a corto plazo" para la región, precisó la entidad.

Según las últimas proyecciones, el crecimiento en la región de América Latina y el Caribe se desacelerará en 2023 más que lo hizo en 2022.

El crecimiento de Brasil se desacelerará al 1,2% en 2023, con un ligero aumento al 1,4% en 2024, y según las proyecciones, la tasa de crecimiento de México será moderada, del 2,5%, en 2023, y seguirá creciendo 1,9% en 2024.

Para la Argentina "se prevé que en 2023 la producción caerá a -2% y en 2024 crecerá un 2,3% a medida que la economía se recupere de la grave sequía que ha afectado su producción agrícola este año", según indicó el Banco.

Asimismo, para Colombia se prevé que el crecimiento se reducirá a 1,7% en 2023, con un aumento de 2% en 2024, mientras que es probable que Chile experimente una contracción del 0,4% en 2023 y, luego, del 1,8% en 2024.

En tanto que las perspectivas de crecimiento en Perú son de 2,2% en 2023, con un ligero aumento al 2,6% en 2024.

Además, se prevé que el crecimiento de América Central se desacelerará al 3,6% en 2023, con un ligero aumento al 3,8% en 2024.

Por el contrario, en la región del Caribe, además del auge del petróleo en Guyana, se prevé que el resto de los países de la subregión crezcan a una tasa promedio del 3,3% en 2023, con el impulso de la continua recuperación del turismo y el creciente volumen de remesas.

Entre los riesgos para la región, se mencionan la inflación persistente en las economías avanzadas y la posibilidad de que sus bancos centrales deban mantener políticas monetarias más restrictivas que las supuestas al principio.

En especial, puede ocurrir que las monedas de la región de América Latina y el Caribe se deprecien respecto de las de las economías avanzadas, lo que aumentaría los costos del servicio de la deuda e incrementaría aún más la inflación local.

Además, existe el riesgo de que el sector inmobiliario de China se debilite todavía más, lo que afectaría los precios de los metales (principalmente, del cobre y del hierro) y representaría un riesgo de deterioro para Brasil, Chile y Perú.

Por último, el organismo multilateral advirtió que "el cambio climático sigue planteando riesgos para la región. Por ejemplo, las sequías en la Argentina o las excesivas precipitaciones en Colombia podrían aumentar nuevamente las probabilidades de que se experimenten los fenómenos extremos de “La Niña” o “El Niño”.

(Con información de agencias)

Temas:

crecimiento de la economía mundial

Seguí leyendo

Te Puede Interesar