Mundo > Justicia

La histórica sentencia contra la Manada que revalorizó el testimonio de la víctima

Los cinco hombres agredieron sexualmente a una joven en las fiestas de San Fermín en 2016

Tiempo de lectura: -'

13 de julio de 2019 a las 05:00

Fue una violación y sus autores actuaron con pleno conocimiento. Ese fue uno de los contundentes argumentos que el pasado viernes 5 el Tribunal Supremo de España hizo públicos en su sentencia sobre el caso de la Manada, los cinco hombres que violaron en grupo a una joven durante las fiestas de San Fermín, Pamplona, en 2016.

Los acusados siempre alegaron que hubo consentimiento por parte de la joven, pero quedó demostrado que no fue así y que, por el contrario, la víctima sufrió violencia e intimidación. En aquellas fiestas de Pamplona, ciudad situada al norte de España, los cinco hombres se sirvieron de su “superioridad” para introducir a la joven en un portal y agredirla sexualmente con penetraciones por vía vaginal, oral y anal. Además, grabaron los hechos con un celular y robaron a la víctima el suyo.

“La presencia de los cinco acusados, previamente concertada, supone una acusada superioridad para poder llevar a cabo el plan buscado de propósito por los acusados y poder realizar las agresiones sexuales a las que fue sometida la víctima”, sostiene la sentencia.

El Tribunal Supremo también consideró que la joven, que entonces solo tenía 18 años, sufrió “una clara denigración como mujer”.

Si bien la sentencia se dio a conocer hace poco más de una semana, fue el pasado 21 de junio cuando el máximo tribunal español condenó a 15 años de prisión a los cinco miembros de la Manada, Antonio Manuel Guerrero, Jesús Escudero, José Ángel Prenda, Alfonso Jesús Cabezuelo y Ángel Boza, elevando así la pena que recibieron en primera instancia en 2018, cuando fueron condenados por abuso sexual y no por violación.

Fue precisamente esa pena, considerada insuficiente, más la puesta en libertad provisional de los acusados, la que generó indignación tanto en los movimientos feministas como en gran parte de la sociedad española, dando lugar a movilizaciones masivas en diversas ciudades del país.

Por eso el hecho de que el Tribunal Supremo reconozca que fue una violación y que los autores actuaron con “pleno conocimiento” de que no tenían el consentimiento de la víctima es considerado como un avance, pues revaloriza el testimonio de la joven y abre un nuevo camino en la justicia para otras mujeres que han sufrido una violación.

“La sentencia del Tribunal Supremo supone un cambio en la jurisprudencia respecto a que la inacción de las víctimas no implica consentimiento, con lo cual se transmite una idea sobre que el consentimiento no se tiene que destruir, sino que primero se tiene que haber construido. Se basa en el sí y no en el no”, explicó a El Observador la abogada penalista Carla Vall.

Esto se traduce, según la especialista, en que se puede entender mejor cómo son las violencias sexuales al tiempo que se van dejando atrás ciertos mitos y estereotipos “y nos vamos adentrando en ideas que se basan más en la victimología y en la psicología del testimonio, por lo que se puede considerar una buena noticia”, añade Vall, especializada en violencia sexual y de género.

Sin embargo, la abogada también considera que la sentencia del Tribunal Supremo sobre el caso de la Manada evidencia la necesidad de reformar el Código Penal en cuanto a los delitos sexuales.

“Vemos que sí es posible tener sentencias distintas con el mismo Código Penal, pero eso no excluye la necesidad de reformarlo, porque vemos que realmente depende de la aplicación que le de el juez y se deberían acotar esos criterios para que la interpretación sea mucho más clara de lo que lo es ahora en cuanto al consentimiento”, opinó Vall.

Asimismo considera que es preciso “revisar los delitos de agresión versus los delitos de abuso sexual, teniendo en cuenta precisamente todo lo que sea violencia sexual contra menores de edad, ya que normalmente no se entiende que sea perpetrado con violencia e intimidación sencillamente porque no se defiende”.

Para la abogada también es necesario entender que “lo que hace que se produzcan esas violencias es la estructura de dominación que hay bajo el sistema patriarcal”.

Este caso también evidencia la necesidad de responder reparando el daño a las víctimas “y eso pasa por reformar la ley”, insistió Vall.

Otros casos similares 

Si bien el de la Manada fue un caso que desató protestas masivas nunca antes vistas en España, esta no es la única violación en grupo ocurrida en el país. Desde 2016 y hasta el 8 este mes de julio, se registraron más de 120 agresiones sexuales múltiples, según datos del portal Geoviolencia sexual que recopila la plataforma Feminicidio.net ante la ausencia de cifras oficiales.
De acuerdo a esos datos, en lo que llevamos de año hubo en España 34 casos.

Sin ir más lejos, este mes comenzó un nuevo juicio contra seis jóvenes acusados de haber violado en grupo a una chica de 14 años durante una fiesta en una fábrica abandonada en la localidad catalana de Manresa (noreste). Los hechos ocurrieron en 2016 y ya se les conoce como la manada de Manresa.

La víctima, quien relató en el juicio que los acusados exhibieron una pistola antes de violarla, aseguró que en todo momento se sintió intimidada. La Fiscalía debe decidir si mantiene la acusación de abuso contra los procesados o si la eleva a agresión sexual.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...