Agro > Conflicto lechero

Sin acuerdo con Conaprole, no hay solución para Pili pese a préstamo inédito del Estado

La cooperativa no remitirá leche a la empresa sanducera láctea hasta no resolver el conflicto con su sindicato

Tiempo de lectura: -'

09 de agosto de 2018 a las 05:00

Al mismo tiempo que el Poder Ejecutivo anunciaba en la tarde de este miércoles que enviará en los próximos días al Parlamento un proyecto de ley con el fin de prestarle US$ 1,5 millones a Pili, para que la empresa láctea sanducera pueda afrontar al menos las deudas a corto plazo que mantiene con productores lecheros y sus trabajadores, la instancia de negociación colectiva de los Consejos de Salarios entre la industria y los trabajadores lácteos se caía.

Esta situación pone en jaque las soluciones a corto plazo que se pretenden brindar a la firma lechera, dado que Conaprole no pretende prestar asistencia a otra firma hasta no tener resueltos su propios conflictos internos, según fuentes de la cooperativa.

Además del préstamo inédito que pretende otorgar el gobierno, otra de las variables claves para que esa firma pueda ser viable es que aumente de forma sustancial la remisión de leche que la planta recibe, que hoy ronda entre los 60 mil y 70 mil litros diarios, y que llegue un inversor externo.

Bajo esta base, el gobierno viene negociando tanto con el sindicato como con el Directorio de Conaprole para que la cooperativa comience a remitir hasta 100 mil litros diarios, con la condición de que no sea obligatorio para la empresa reponer las vacantes generadas cuando trabajadores se jubilan como lo viene haciendo hasta ahora.

En caso de que el proyecto del Ejecutivo sea aprobado en ambas cámaras, las condiciones del préstamo de US$1,5 millones -que el gobierno financiará con fondos de la Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE)- deberá ser aprobado por dicha institución posteriormente un plan de viabilidad presentado por la empresa con algunos puntos clave: acceso a materia prima y negociación con acreedores. En ese primer punto radica la importancia sustantiva de que Conaprole decida asistir a Pili.

Según manifestó en conferencia de prensa el Ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, se trata de algo inédito que el Estado le presté dinero a una empresa privada con el fin de saldar sus deudas, dado que la potencial caída de Pili puede afectar a 700 puestos de trabajo directos e indirectos.

El plazo que prevé el gobierno para la financiación del préstamo, será de diez años con dos de gracia. En tanto, también se informó que el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop) otorgará créditos a los 78 productores que remiten leche a Pili por un monto total disponible de US$ 300 mil, con un tope de hasta US$ 8.000 para cada uno. Este fondo puede aumentar hasta llegar a los US$ 400 mil, informó Murro.

Otras de las condiciones para que la ANDE acceda a habilitar un auxilio a Pili es que también llegue un inversor que resuelva los problemas de liquidez que enfrenta la industria sanducera cuyo pasivo ronda los US$ 40 millones. Su principal acreedor es el Banco República y en enero accedió a darle un año de gracia para amortizar capital e intereses en vista de su delicada situación financiera.

De hecho, el intendente de Paysandú, Guillermo Carballo sostuvo sobre las propuestas presentadas por el Poder Ejecutivo que se sabe que la solución es de coyuntura, pero "hay que seguir trabajando en una solución en la estructura". En tanto, el subsecretario de Economía, Pablo Ferreri, coincidió con las expresiones del ministro Danilo Astori de este lunes, en las que consideró que la solución estructural de fondo para Pili pasa por encontrar capitales e inversores.

Lea también: Gobierno enviará proyecto de ley para prestarle US$ 1,5 millones a Pili

Las condiciones de Conaprole

Sin embargo, desde Conaprole se señaló a El Observador que si desde la cooperativa no se podía asegurar a los propios productores pertenecientes a la compañía un resultado acorde para mejorar el precio de la leche, es poco probable que se comience a remitir al equivalente de dos plantas a otra empresa, sin saber qué se va a producir y a dónde va a ser colocado ese producto.

Fuentes de Conaprole manifestaron que se está usando el nombre de la cooperativa en pos de advertir una salvación para Pili, mientras que dentro de la empresa aún se mantienen conflictos que no han podido ser resueltos.

El sindicato de Conaprole exige mejoras en los ítems horarios de trabajo y remuneración por antigüedad. Al no llegar a un acuerdo con el Directorio, desde el 21 de junio trabaja a reglamento, sin horas extras. Se reclama que toda la plantilla mantenga un "único régimen de descanso" para los 1.800 trabajadores de la cooperativa. Eso porque hay unos 350 operarios que trabajan 48 horas semanales durante seis jornadas con un día de descanso. En tanto, otros 1.500 trabajan una semana 48 horas y otra 40 horas, por lo que obtienen un día más de asueto semanal que el otro grupo.

Lea también: Fracasó negociación por convenio y gremio lácteo trabaja a reglamento desde este jueves

Por otro lado, tras la el fracaso de la renovación del convenio salarial para todo el sector, la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (FTIL) decidió trabajar a reglamento en toda la industria desde este jueves 9. El principal escollo que trabó la renovación del convenio colectivo fue una cláusula de paz que propuso el Ministerio de Trabajo (MTSS) en un intento por acercar a las partes, que estuvieron negociando este miércoles casi seis horas en la Dirección Nacional de Trabajo (Dinatra) para intentar llegar a buen puerto, pero terminó con la firma de un acta de desacuerdo.

Conaprole -que procesa el 75% de la leche que se produce en el país- sostiene que la solución impulsada por el gobierno plantea "falta de seguridad para la cooperativa y certezas para el gremio", según fuentes de la empresa.

La posición de Conaprole es que la cláusula de paz planteada no abarca a los temas tratados por fuera de los Consejos de Salarios, como puede ser el conflicto que se mantiene desde el pasado 21 de junio por reclamos por antigüedad y régimen laboral de algunos de los trabajadores de la empresa. Conaprole pretende que la cláusula de paz incluya expresamente los temas que generan el conflicto.








Comentarios