14 de julio 2024
Dólar El Observador | Auspicio BROU Cotizaciones
Compra 39,00 Venta 41,20
31 de enero 2023 - 5:00hs

Por Pilita Clark

En el lapso de siete días este mes, el director ejecutivo de una empresa global trabajó más de 57 horas, o un promedio de ocho horas al día.

Durmió casi exactamente el mismo número de horas. La familia y los amigos obtuvieron sólo 17 horas de su tiempo y dedicó unas patéticas tres horas más a relajarse y divertirse.

Sé todo esto porque el director ejecutivo era Kamil Rudnicki, de 34 años, y lo reveló en una publicación en LinkedIn.

Y es lógico que lo hiciera. Rudnicki es el fundador de TimeCamp, una empresa que creó en su país de origen, Polonia, que vende lo que él llama software de seguimiento del tiempo en el lugar de trabajo y el resto de nosotros llamamos "spyware", "jefeware", "software del jefe" o "programa espía".

Estas aplicaciones de seguimiento pueden monitorear los sitios web que visitan los trabajadores y los programas que usan para contar cuánto tiempo pasan en, digamos, Twitter vs Excel, incluso si las personas están trabajando en casa, ya que muchos más lo hacen gracias a Covid. Algunas aplicaciones también pueden registrar las pulsaciones de teclas y el paradero físico de los trabajadores, o tomar capturas de pantalla de su pantalla.

La empresa de Rudnicki hizo noticia en todo el mundo este mes cuando un tribunal civil de Canadá dictaminó que una contadora le debía a su antiguo empleador más de C$2700 (US$2025) después de que TimeCamp demostró que había cometido un "robo de tiempo".

La contadora había registrado poco más de 50 horas de trabajo que, según su empleador, no parecían haberse dedicado a "tareas relacionadas con el trabajo". Ella protestó porque había pasado mucho tiempo trabajando en copias en papel de documentos de clientes que no habrían sido detectados por el software TimeCamp instalado en su computadora portátil de trabajo.

Pero sus jefes dijeron que TimeCamp podía mostrar el tiempo que había pasado imprimiendo y sus datos revelaron que no podría haber impreso la gran cantidad de documentos que habría necesitado para trabajar en copias impresas.

Además, habría tenido que cargar en el sistema informático de la empresa el trabajo que hizo fuera de línea, y TimeCamp tampoco mostró que lo hubiera hecho.

Parecía una clara victoria para el software espía frente a los humanos, lo que me hizo preguntarme cómo se sentiría TimeCamp sobre su papel en esta era emergente de vigilancia de los trabajadores.

Al hablar con Rudnicki de TimeCamp la semana pasada, me dio la impresión de que tiene sentimientos encontrados.

Por el lado positivo, el caso del contador canadiense había impulsado el negocio de su empresa, cuyos 50 empleados atienden a unos 4000 clientes en sectores como software, consultoría y servicios profesionales de empresa a empresa.

“Para nosotros, es buena publicidad”, dice Rudnicki, y explica que las solicitudes de demostraciones del software de TimeCamp para los clientes casi se duplicaron después de que se publicó la historia. Pero la noticia también aumentó la preocupación sobre el software que, según Rudnicki, no siempre se usa de la manera siniestra que muchos imaginan.

TimeCamp a veces ayuda a los empleados a demostrar que han trabajado horas extras no pagadas, dice. Además, la mayoría de sus clientes sólo usan el software para monitorear el trabajo realizado en proyectos específicos para poder mostrarles a sus clientes cuántas horas han tomado los trabajos.

Otras empresas sólo lo usan para comprobar si se ha utilizado o no una computadora de trabajo, en lugar de registrar cada sitio web visitado, y algunas regiones exigen que se informe a los trabajadores antes de utilizar el software.

Los empleados de TimeCamp tienen el software del grupo, lo que permitió a Rudnicki crear una lista que detalla las miles de horas productivas que su equipo pasó en Google Docs, Gmail, etc. Y el seguimiento demostró que fue el segundo mayor usuario de Twitter de la compañía este mes. “No nos esforzamos por tener una productividad del 100 por ciento”, dice. "No es saludable".

Es un alivio. También lo es su confirmación de que la gente ha ideado trucos para engañar al software de seguimiento del tiempo, como dispositivos que mueven el mouse de la computadora para que parezca que está en uso constante. O la estratagema de baja tecnología de poner una taza de café en un teclado para presionar una tecla constantemente.

Esta noticia es muy alentadora. La idea de estar bajo una constante vigilancia digital es horrible y me siento afortunada de haber podido esquivarla hasta ahora. Si no has podido hacerlo, espero que puedas mudarte a otro lugar o encontrar una manera de hacer que la vida monitoreada sea menos onerosa. Y mientras tanto, recuerda el truco de la taza de café.

Copyright The Financial Times Limited 2023

© 2023 The Financial Times Ltd. All rights reserved. Please do not copy and paste FT articles and redistribute by email or post to the web.

Temas:

software

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos