Nacional > Comcar

Taller que enseñaba oficios a 400 presos cerrará porque el gobierno no aporta $ 50 mil mensuales para sustentarlo

Entre otras actividades, en “El Almendro” aprendían peluquería, teatro, jardinería y artesanías

Tiempo de lectura: -'

13 de noviembre de 2018 a las 05:02

Los policías entraban a paso firme. Había llegado el momento de una requisa en el módulo 8 de la cárcel de Santiago Vázquez (exComcar). A pocos metros, en el mismo centro de reclusión, varios presos jugaban al fútbol mientras otros colgaban carteles donde se leía “Bienvenidos”, armaban un escenario y terminaban de colgarle chirimbolos a unos arbolitos de Navidad hechos con madera. Era 8 de diciembre y decenas de reclusos se preparan para la muestra abierta de “El Almendro”, un taller que había comenzado a funcionar hacía poco más de un año en el Comcar.

Aquella muestra fue hace menos de un año y la de 2018 será bastante diferente. Luego de varios intentos por conseguir fondos del Ministerio del Interior, de Desarrollo Social y de Educación y Cultura sin éxito, los coordinadores del proyecto decidieron bajar la cortina. El taller funcionaba de manera paralela a las clases curriculares que reciben quienes quieren terminar el liceo en la cárcel y apostaba a la capacitación de los reclusos en diferentes rubros. Fue aprobado por el Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) en octubre de 2016, con el visto bueno sus fundadores comenzaron a refaccionar los salones donde funcionó y se inauguró al año siguiente con 40 reclusos. Este año, la cifra fue diez veces mayor y los 400 presos tenían para elegir entre 14 talleres diferentes, con una oferta amplia que incluía la enseñanza del inglés o portugués, hasta electricidad, artesanías, teatro y peluquería.

El 8 de diciembre de 2017 hicieron una muestra abierta dentro del Comcar

Todos los profesores eran honorarios y la mayoría viajaba desde Canelones o Maldonado a Santiago Vázquez. Para poder cubrir los gastos de viáticos y materiales, los coordinadores realizaron un pedido de presupuesto al gobierno en el que les solicitaron $ 50 mil por mes. Según supo El Observador, los fondos también fueron solicitados varias veces por autoridades del INR y se los negaron, lo que generó malestar en el instituto. Según sus cálculos, ese dinero alcanzaba para cubrir las necesidades básicas del taller, incluidas los viáticos de los docentes. Pero la plata no estaba, lo que llevó a que en junio de este año se movilizaran en el Parlamento para intentar conseguirla y, con un “no” firme resolvieron que el 19 de noviembre será la última clase de “El Almendro”.

El Comisionado Parlamentario para el Sistema Carcelario, Juan Miguel Petit, envió una nota al Ministerio del Interior solicitando los fondos y ofreció como garante a su oficina para que se encargue de hacer un seguimiento de los talleres. “Debería haber 50 ‘El Almendro’ más. Si me dijeran que el Estado tiene otras alternativas…pero no las hay. ¿Cómo pretenden que salgan 20 presos por día sin hábitos de trabajo o de responsabilidad?”, dijo con fastidio al ser consultado por El Observador. Petit pidió a las autoridades que busquen convenios para poder sustentar proyectos como el que cierra, que es el único que hace ese tipo de talleres con presos dentro del Comcar.

"Mucha cosa más para rehabilitarlos no hay (en Santiago Vázquez)", agregó Petit y destacó que quienes dieron los talleres trabajan hace al menos dos años con personas privadas de libertad, por lo que "se debería aprovechar su experiencia". Fuentes del Ministerio del Interior indicaron a El Observador que por el momento no están al tanto de que haya otro proyecto en vista que pueda sustituir al centro cultural. 

Las reacciones

Era difícil no prestarle atención aquel 8 de diciembre a la huerta con cultivos de diferente tipo que resplandecía entre los módulos y custodiaba un preso que era referente en el Comcar, es decir que tenía permiso para circular con más libertad dentro del predio y al que varios de ellos acudían en caso de necesitar orientación. En la huerta de “El Almendro” las lechugas eran motivo de orgullo para quienes se habían encargado de plantarlas. Parte de su trabajo podía verse en la muestra organizada ese día en pequeñas macetas donde germinaban nuevos vegetales. Como agradecimiento por ver su trabajo, los presos que trabajaban en las huertas regalaban semillas para que otros pudieran plantar afuera.

La huerta estaba al cuidado de un preso referente en la cárcel de Santiago Vázquez

Las macetas estaban cerca de unos muñecos hechos a manos por otro grupo de reclusos y junto a ellos un escenario con instrumentos para dar un concierto de fin de año. Poco de eso podrá verse este 8 de diciembre, porque a “El Almendro” le quedan pocos días.

“¿Por qué van a cerrar El Almendro? ¿Quieren que nos maten en los módulos de allá abajo?”, preguntó un preso en un video publicado por Rocío Morales, coordinadora del taller.

Al taller asistían también reclusos que querían aprender peluquería, arte plástica y teatro. “¿Cómo que se cierra El Almendro? Yo doy peluquería. Estoy cansado de rapiñar y hacer cagadas afuera”, dijo otro en el video difundido este sábado, a lo que un compañero agregó: “Una mano bárbara me dio “El Almendro”. Estuve en un módulo castigado, 11 meses secuestrado allá. Pero acá aprendí un oficio, hago actividades. No se habla de tumbereadas. Nada que ver a lo que yo estaba viviendo. ¿El gobierno no tiene plata para dar un apoyo?”.

Morales indicó a El Observador que temen por el futuro de los reclusos que fueron estos dos años al taller, porque no saben qué actividad realizarán. “En lo primero que les va a afectar es a nivel psicológico por el tema del encierro, porque el centro era una válvula de escape de los módulo. Además, les permitía descontar pena por estudio y trabajo y generaba hábitos de trabajo en equipo y de responsabilidad”, sostuvo.

Rocío Morales, coordinadora de "El Almendro"

Al taller asistían presos de todos los módulos, sin importar si era su primera vez en una cárcel o si ya habían entrado y salido varias veces. La gran mayoría no tenía otra actividad más que ir a alguno de esos talleres al menos una vez por semana.

Este 19 de noviembre, Morales deberá anunciar el cierre definitivo del taller. Hay un 60% de los asistentes que no sabe que ese día será su última clase y la coordinadora teme cómo reaccionarán ante el anuncio.

Algunos de los que por estos días se lamentan el cierre del centro cultural donde pasaron varias horas de su reclusión entre 2017 y 2018, ensayaban una obra de teatro el 8 de diciembre pasado. Estaban un salón, nerviosos por su presentación en público. Había sido escrita por ellos mismos y trataba sobre el deseo de salir y no volver a caer en la delincuencia.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...