Temas > CRIANZA

Tener amigos íntimos en la adolescencia mejora la salud mental

El estudio estadounidense comprobó que tiene consecuencias positivas en la vida adulta

Tiempo de lectura: -'

30 de agosto de 2017 a las 05:00

La adolescencia es una etapa clave en la vida de una persona, y uno de los aspectos que se destacan es que la amistad que se consolida en ese momento tiene consecuencias muy positivas en la adultez, según un informe de El País de Madrid.

Un estudio, realizado por la Universidad de Virginia y publicado en la revista Child Development, explicó que contar con amigos íntimos es fundamental para la calidad de vida de todas las personas. Es aún mucho mejor si esto sucede durante la adolescencia. Los investigadores indicaron que "desarrollar amistades cercanas y profundas durante los años de instituto favorece que los adolescentes tengan una vida más saludable y feliz y que este estado se mantenga hasta la etapa adulta".

Para la realización de este informe se observó a 169 adolescentes en el correr de diez años. Es decir, comenzaron a los 15 años y finalizaron a los 25. Con el fin de tener variedad en la muestra, el 60% eran blancos y el 40% negros.

Como resultado se obtuvo que a los 15 años tenían menos ansiedad social, menos síntomas de depresión y mejor autoestima que a los 25.

Le llaman "ansiedad social" a aquellos que tienen miedo y evitan ser juzgados por los demás. Esta conducta, que es típica de dicha etapa, se relaciona con la sobreprotección por parte de los padres o situaciones sociales limitadas o superlativamente abiertas. Según sostuvieron los autores para El País, "como puede ser la época actual en la que es posible ser popular en Internet y conseguir muchas amistades superficiales, ignorando las más cercanas que son más ricas y saludables".

Los investigadores indicaron que "desarrollar amistades cercanas y profundas durante los años de instituto favorece que los adolescentes tengan una vida más saludable y feliz y que este estado se mantenga hasta la etapa adulta".

Los jóvenes que reflejaron menos síntomas "fueron aquellos que tuvieron amistades más íntimas, duraderas y de calidad cuando empezaron a desarrollar su identidad -en los años del liceo- y, además, tuvieron una actitud más sana y abierta a la hora de conseguir nuevas amistades en el futuro".

De igual forma, algunos participantes no mantuvieron en el tiempo ciertas amistades que surgieron en la secundaria. Esto llevó a los autores a repensar los beneficios a largo plazo. Sobre esto concluyeron que la habilidad y la capacidad de construir este tipo de amistades cercanas pesa más que la amistad en sí.

Por otro lado, el estudio concluyó sobre la conexión entre la amistad y las redes sociales. Esto puede ser negativo en la vida de un joven, ya que las redes se convierten en espejos de su propia existencia. Allí se pueden ver adolescentes que están solos y que sus vidas no son tan satisfactorias como la de los otros. Incluso, a veces muestran reacciones insanas para llamar la atención.

Asimismo, el joven puede generar un gran grupo de amigos con la falsa percepción de que son populares y que no necesitan de las relaciones cercanas y profundas. Según la investigación, aquellos que son populares en Internet tienen más ansiedad social, a medida que se van haciendo adultos.

"Mientras que las redes sociales y la tecnología hacen que se incremente la red social del individuo, debe ser una prioridad del adolescente, y de todos, cultivar relaciones más íntimas, más personales. Esto es fundamental", concluyeron los autores.

Comentarios