Nacional > Vicepresidenta

Topolansky, la negociadora de Tabaré

La senadora Lucía Topolansky se convirtió en la primera vicepresidenta de Uruguay a los 72 años. Quienes la conocen destacan su capacidad de trabajo y su destreza para lograr acuerdos

Tiempo de lectura: -'

13 de septiembre de 2017 a las 05:00

La decisión política del presidente argentino Juan Domingo Perón de prohibir a los argentinos veranear en Uruguay en la década de 1950 fue determinante para el cierre de la empresa constructora del ingeniero Luis Topolansky, quien junto a un socio armaba la urbanización de Punta Ballena.
Con el cierre de la empresa, las cosas cambiaron drásticamente para la familia Topolansky. El ingeniero y su mujer María Elia Saavedra, que se habían mudado a Maldonado, tuvieron que regresar a Montevideo.

Lucía y su hermana gemela, María, nacieron el 25 de setiembre de 1944. Eran seis hermanos en total y una media hermana, de una primera relación del padre.

Allegados a la familia contaron a El Observador que "eran muy juntas" y de chicas "tenían su mundo". Tomaban clases de ballet y piano.

Lucía era estudiosa y le gustaban los libros. De joven, "era tranquila" pero tenía "picos de rebeldía" y ya en la adolescencia eligió dejar las comodidades con las que vivía en la casona del Prado y luego en Pocitos, para ir tras sus ideales.

Carrera

La escuela y el liceo los cursó en el colegio religioso Sacre Coeur de las hermanas dominicas y el bachillerato, entonces preparatorios, en el Instituto Alfredo Vásquez Acevedo (IAVA).

En la adolescencia terminó de formar una personalidad firme, "de convicciones" y varias veces contó a sus familiares en la mesa de los domingos los enfrentamientos que tenía con las monjas, no por cuestiones políticas, sino porque las consideraba "muy reglamentaristas".

Con los años entró a la Facultad de Arquitectura, carrera que abandonó en 1969, cuando el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros estaba en plena acción callejera. Su paso por Arquitectura estuvo marcado por el inicio de su militancia.

La desvelaban la vivienda social y la idea de un techo digno. Con sus conocimientos de construcción no dudó en ir a barrios pobres a dar una mano. En esos años de estudiante conoció al padre Uberfil Monzón, con quien trabajó en el asentamiento La Cachimba del Piojo.


Las vueltas de la vida hicieron que Tabaré Vázquez convocara en su primer gobierno a ese sacerdote para que se hiciera cargo del Instituto Nacional de Alimentación (INDA), y el presidente José Mujica lo llamó para dirigir el Patronato de Encarcelados y Liberados.

De a poco, la militancia política y social pasó a ocupar muchas horas de la vida de Topolansky. Y así, de repente, eligió las trincheras, la clandestinidad, participó de varios operativos, entre ellos el de la Financiera Monty, de la que entonces era empleada. La llamaban Ana o la Tronca, y por esos años conoció a José Mujica.

Estuvo presa en los convulsionados años de la presidencia de Jorge Pacheco Areco, que impulsó medidas prontas de seguridad.

Topolansky fue apresada y se escapó de la prisión de la calle Cabildo en 1970. Dos años después cayó de nuevo y no volvió a salir hasta que regresó la democracia en 1985. En ese tiempo la torturaron y la pasó muy mal pero sobrevivió.

También superó un cáncer de seno que padeció en el 2009 y una operación de cadera que se realizó hace más de 15 años.

Negociadora

En el Parlamento, Topolansky es reconocida como una negociadora neta. Incluso sus adversarios políticos, quienes se ubican en el otro extremo de su pensamiento como el senador colorado Pedro Bordaberry, han reconocido públicamente su capacidad de trabajo y de buscar acuerdos. Topolansky integra actualmente las comisiones de Vivienda, Transporte, Educación y la de Asuntos Administrativos.

El presidente Tabaré Vázquez dijo el lunes que la llegada de Topolansky a la vicepresidencia es "un halago". "Quiero expresar públicamente mi congratulación, el honor que para mí va a constituir trabajar junto con la compañera. Me halaga esa posibilidad", afirmó Vázquez despejando dudas sobre versiones de un mal relacionamiento. "Va a ser un refuerzo fundamental e importantísimo para la gestión del gobierno", siguió Vázquez en su lista de elogios a Topolansky.


El politólogo de la Universidad de la República Adolfo Garcé dijo el lunes al programa Pisando fuerte de Metrópolis FM que con la asunción de la senadora como vicepresidenta "el partido intentará mostrar estabilidad y unidad".

"No va a haber fricción, todo lo contrario, puede haber alguna diferencia en algún momento, Vázquez y Topolansky no piensan lo mismo en comercio exterior, por ejemplo, pero el primer objetivo ahora en la lista de prioridades es ganar la elección, el segundo objetivo es ganar la elección y el tercer objetivo es ganar la elección. Y la manera de hacerlo es borrar estos dos años penosos y mostrarse unidos", dijo Garcé.

Agregó que "probablemente sorprenda la unidad de este tándem cuando todo el mundo está esperando el lío. Podrá haber algún roce, pero la tendencia es que va a predominar en todo este tiempo la unidad".

Con esta trayectoria, la dirigente del MPP, tupamara, la senadora, la esposa de Mujica, asumió este miércoles luego de que la Asamblea General aceptó la renuncia de Raúl Sendic. A los 72 años de edad, se convirtió en la primera mujer vicepresidenta de la historia del Uruguay.

Presidenta desde el fin de semana

El sábado próximo, cuando el presidente Tabaré Vázquez viaje a Nueva York, Estados Unidos, para participar de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Lucía Topolansky asumirá la Presidencia interina de Uruguay. Si bien ya había asumido ese cargo, será la primera vez que lo haga desde su cargo de vicepresidenta.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...