Agro > HISTORIAS

Trabajo rural, desafío diario

A propósito de la reciente conmemoración del Día del Trabajador Rural en Uruguay, El Observador dialogó con cinco expertos en labores del sector de los agronegocios 

Carminia Mello, se dedica a la producción lechera en Treinta y Tres.

Tiempo de lectura: -'

01 de mayo de 2020 a las 22:43

Cada 30 de abril, día previo al 1° de Mayo (Día Internacional de los Trabajadores) se conmemora en Uruguay el Día del Trabajador Rural. Acontece desde 2013, según lo dispuso la ley 19.000. Ese día es un feriado no laborable pago para trabajadores que desempeñen labores rurales.

En ese marco, El Observador dialogó con actores del sector, quienes expusieron sobre cómo se formaron, sus perspectivas para el área en la que accionan y el nivel de afectación dada la presencia local de la pandemia de covid-19 (coronavirus).

El pasado jueves, considerando esa conmemoración, el ministro de Ganadería Agricultura y Pesca –Carlos María Uriarte– fue una de las autoridades que, al igual que   empresas e instituciones, homenajeó a los trabajadores rurales, recurriendo a las redes sociales.

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) organizó ese día una conferencia –de la cual también participaron el subsecretario, Ignacio Buffa; y la directora general, Fernanda Maldonado– para dar el saludo oficial. Buffa mostró preocupación respecto a un dato del Banco de Previsión Social (BPS) que expone que cada cuatro horas desaparece un trabajador rural.

“Tenemos que generar un agro competitivo”, indicó. Y Maldonado destacó que estos trabajadores “tienen un rol fundamental en la sociedad”. 

Alambrador 

Nombre: Edinson González.
Edad: 48.

Edinson González, es alambrador desde los 14 años.

¿Cuándo, dónde y cómo aprendió el oficio?
–Soy un pequeño productor rural, tengo fracciones muy chicas y en pastoreo algunos bichos en Casupá, Florida. Pero más que nada hago esporádicamente algún trabajo de alambrado. Lo aprendí desde chico, empecé a los 14 años en las estancias, cuando me llamaban para enmendar algún hilo.

Dada la propagación en el país de coronavirus, ¿qué cambió en su actividad laboral?
–Trabajar en el campo incluye tener un aislamiento natural. El cambio fue más bien extremar la higiene, cambiarse la ropa y lavarse seguido las manos. Y minimizar los contactos sociales, tratar de ir lo menos posible a los comercios. Pero en sí la tarea se sigue haciendo.

¿Qué perspectivas entiende tiene la actividad del sector en el que trabaja?
–Uno no puede aventurar mucho, pero creo que gracias al sector agropecuario la gente va a seguir comiendo y la gente de campo tiene que seguir produciendo. Hay que cambiar algunas medidas como ayudar a productores más chicos, darle alivio a los que tengan empresas de monotributos. Que hayan más oficios y no tanta gente dependiente de los establecimientos grandes. Esta pandemia no va a afectar tanto al campo porque es de donde salen los alimentos.

Tambera

Nombre: Carminia Mello.
Edad: 32 años.

Carminia Mello, se dedica a la producción lechera en Treinta y Tres.

–¿Cuándo, dónde y cómo aprendió el oficio?

–Trabajo en un tambo  familiar y asesorando a pequeños productores. Parte del oficio lo aprendí de la familia, también gracias a la participación en la Facultad de Agronomía y del trabajo diario con mis compañeros.

–Dada la propagación en el país de coronavirus, ¿qué cambió en su actividad laboral?

–Vivo en Treinta y Tres y hasta hace poco no habían casos en el departamento. De todas maneras, desde que el virus llegó a Uruguay armamos una especie de protocolo casero, de cumplir con el distanciamiento social, implementar el alcohol en gel. La lechería de por sí cuenta con un protocolo de higiene, que si bien no es obligatorio lo cumplimos. Entonces resultó bastante fácil incorporar estos nuevos mecanismos.

–¿Qué perspectivas entiende tiene la actividad del sector en el que trabaja?

–El impacto de la pandemia ha dejado un lado positivo en lo que refiere al manejo de las tecnologías. Muchas veces dejábamos de asistir a capacitaciones por un tema logístico, y hoy podemos participar. La pandemia nos ha obligado a actualizarnos en ese aspecto. Por otro lado, las perspectivas son buenas para la lechería, en el sentido que la comunidad ha comprendido que la leche es muy importante para la salud.

Esquilador 

Nombre: Oscar Martín Teodoro.
Edad: 43 años.

Oscar Martín Teodoro es un equilador del norte del país.

–¿Cuándo, dónde y cómo aprendió el oficio?

Aprendí a los 15 años en Baltasar Brum, en Artigas. Aprendí mirando y observando cómo trabajaban los otros esquiladores de la zona.

–Dada la propagación en el país de coronavirus, ¿qué cambió en su actividad laboral?

–Mi actividad laboral cambió en un 80%, porque estamos sin trabajo. Cerca de 300 esquiladores que hacemos la zafra de esquila en España todos los años no pudimos viajar porque desde con el tema del virus está todo parado, y todos dependemos de esos trabajos para salir adelante. Ahora estamos sin trabajo,  he ayudado a enfardar lana, pero estamos sin trabajar, esperando porque aparentemente va haber un vuelo el 8 de mayo y están tratando de conseguirlo. Uruguay está complicado, no hay trabajo para la esquila, porque en las estancias no quieren que vayan más de uno o dos personas. La mayoría de los productores dispararon de la ciudad.

–¿Qué perspectivas entiende tiene la actividad del sector en el que trabaja?

Ojalá que se pueda arreglar esta situación, al menos para que los trabajadores como nosotros, los esquiladores, podamos viajar y realizar la zafra de esquila en España, como hace ya varios años venimos haciendo.

Productora

Nombre: María Catalina Itzaina.
Edad: 28 años.

Catalina María Itzaina se dedica a la producción ganadera en el centro del país.

–¿Cuándo, dónde y cómo aprendió el oficio?

–Yo nací, me crié y estudie –gracias a Dios– en el campo y para el campo. Soy ingeniera agrónoma y tuve la oportunidad de cursar en una escuela agraria que también me dio mucho conocimiento. Pertenezco a la sexta generación que vive y trabaja en un campo familiar.

–Dada la propagación en el país de coronavirus, ¿qué cambió en su actividad laboral?

–Los que vivimos en el medio rural tenemos la bendición de que, en realidad, el coronavirus no nos afecta en nada. Las compraventas de ganado siguen funcionando con normalidad y nuestra labor diaria no cambió en nada más que dejar de visitar afectos y tomar cuidado cuando vamos al pueblo, como usar tapabocas y esas cosas, no hubo ninguna modificación a nivel laboral.

–¿Qué perspectivas entiende tiene la actividad del sector en el que trabaja?

–Más allá de esta pandemia, creo que las perspectivas son buenas. Si bien va a haber una repercusión económica muy grande a nivel mundial, el sector agropecuario produce los alimentos y la gente sí o sí tiene que seguir comiendo. Para nosotros la perspectiva es bastante buena. Somos unos privilegiados frente a lo que está pasando con esta pandemia.

Transportista

Nombre: Washington Bonansea.
Edad: 63 años.

Washington Bonansea tiene 63 años y se dedica al transporte de carga.

–¿Cuándo, dónde y cómo aprendió el oficio?

–Soy transportista de carga prácticamente de nacimiento porque mi padre tenía un camión. Cuando tenía 14 años él falleció en un accidente, trabajando. Ese era el único vehículo de trabajo que teníamos y como pudimos lo armamos con mi hermano y seguimos adelante con el negocio. En 1980 nos separamos y seguí por mi cuenta.

–Dada la propagación en el país de coronavirus, ¿qué cambió en su actividad laboral?

En realidad al transporte de cargas no le ha afectado directamente mucho. Estamos trabajando casi que normal, pero con todos los recaudos. Además todas las empresas han elaborado sus protocolos y los estamos cumpliendo a rajatabla.

–¿Qué perspectivas entiende tiene la actividad del sector en el que trabaja?

–Estamos pasando por momento extremadamente crítico y va en bajada. Desde 2014 el volumen de trabajo bajó abruptamente porque se ha duplicado la cantidad de camiones y obviamente se manejan otros valores, pero con los mismos costos. Antes un camión hacía unos 80 mil kilómetros por año, hoy hacemos entre 25 mil o 30 mil con mucha suerte.  Estamos en plena zafra y no hemos hecho nada prácticamente. Además, el precio de zafra es uno pero en post zafra te pagan lo que quieren.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...