Mundo > QUE NO LLEGUEN A EEUU

Trump y otra estrategia antiinmigrantes: pagar a México para que los eche

Quiere evitar que allí se haga una parada de tránsito para acceder a Estados Unidos

Tiempo de lectura: -'

14 de septiembre de 2018 a las 05:03

Después de la separación de familias en la frontera, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ideó una nueva estrategia para impedir la llegada de inmigrantes a su país. En este caso, plantea pagar a México 20 millones de dólares para que expulse a miles de inmigrantes indocumentados de ese país, informó a EFE el Departamento de Seguridad Nacional.



"Esta propuesta es parte de un esfuerzo multidisciplinar para atajar la crisis en nuestra frontera sur", aseguró a EFE la portavoz de ese Departamento, Katie Waldman.

Lea también: "Los inmigrantes están infestando este país": la política de Trump de separar a los niños de sus padres indocumentados

La Administración de Trump planteó al Congreso utilizar 20 millones de los fondos de asistencia al extranjero para ayudar a México a financiar el transporte y proceso de deportación de al menos 17.000 personas que se encuentran en su territorio de forma ilegal.

Más arrestos

"Estamos trabajando estrechamente con nuestros compañeros mexicanos para combatir el aumento de las detenciones en la frontera, con un 38 % más de familias arrestadas en el mes de agosto, para asegurar que quienes tengan peticiones legítimas tengan las protecciones apropiadas", argumentó la portavoz.



La propuesta llega después de que en los dos últimos años Trump haya reiterado una y otra vez que se construirá un "gran muro" en la frontera sur y que será México quien pague por este.

De acuerdo a la portavoz, la medida buscaría aliviar los flujos migratorios que llegan a EE.UU. por la zona limítrofe meridional. Por su parte, fuentes legislativas también confirmaron este jueves a EFE la iniciativa presentada por el Ejecutivo.

El proyecto aportaría recursos a México para la deportación de los inmigrantes irregulares que se encuentran en este país norteamericano, que en muchos casos sirve como una parada de tránsito para quienes quieren acceder a EE.UU.

Lea también: El relato de una periodista venezolana sobre la xenofobia que viven sus compatriotas

La iniciativa llega después de que la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, se reuniera ayer con el secretario de Relaciones Exteriores mexicano, Luis Videgaray, en Washington, tal y como informó la diplomacia del país latinoamericano en Twitter.



"Dieron continuidad a los trabajos en materia de cooperación migratoria y seguridad entre ambos países", reveló la Secretaría de Relaciones Exteriores.

En un comunicado, el director de la organización sin ánimo de lucro estadounidense Foro Nacional de Inmigración, Ali Noorani, consideró que la propuesta "no es política, es desesperación".

Este nuevo paso se enmarca en un contexto en el que el gobierno ha tratado de impulsar distintas estrategias para reducir la inmigración, incluida las políticas de "tolerancia cero" y separación de familias con menores, que buscaban un efecto disuasorio.

 

OEA y los venezolanos que huyen

En tanto, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, inició este miércoles una visita de tres días a Colombia para evaluar la migración de miles de venezolanos que huyen de la crisis en su país y analizar ayudas a las naciones receptoras.

Almagro llegó a Bogotá para liderar la primera misión del grupo de trabajo creado en la OEA para atender la que ha calificado como "la crisis migratoria más grande" del hemisferio occidental, de la que responsabiliza al gobierno "dictatorial" e "indolente" de Nicolás Maduro.

Lea también: Mariángela, la venezolana embarazada que huyó del hambre

"La Organización de Estados Americanos (OEA) tiene que hoy asumir el liderazgo del debate sobre la crisis migratoria que está viviendo América Latina", dijo el presidente Iván Duque desde la sede de gobierno.

"Nosotros hemos asumido ese reto con fraternidad y con conciencia de respaldo al hermano pueblo de Venezuela, pero este problema hay que elevarlo a una discusión regional", agregó el mandatario, que se reunirá el jueves con Almagro.

Colombia ha recibido en los últimos años más de un millón de personas desde Venezuela, de las cuales más de 820.000 han sido regularizadas. Según la ONU, cerca de 2,3 millones se fueron desde 2014 del país petrolero, sumido en una aguda crisis económica.

El equipo visitará las fronteras de las naciones receptoras de venezolanos para elaborar un informe que defina "mecanismos de cooperación" para ayudar a estos países, desbordados por la llegada diaria de cientos de migrantes, explicó la cancillería colombiana en un boletín.

Colombia ha abogado por la creación de un fondo multilateral para responder ante la emergencia y prevé plantear en la próxima Asamblea General de Naciones Unidas la designación de un enviado especial del organismo que coordine la respuesta a lo que Duque define como un "éxodo masivo".

Colombia, que comparte 2.200 kilómetros de frontera con Venezuela, es un país de llegada y tránsito de los venezolanos, quienes emprenden largos viajes a pie y en autobús hacia Ecuador, Perú, Chile y Argentina. 

"Situación drástica"

Una de ellas es Karelis Suárez, que caminó hasta Colombia en busca de un futuro para sus hijos. En el trayecto tuvo que vender su cabello para enviar dinero a su hogar y ahora vive junto a otros 150 compatriotas en un campamento improvisado en una zona boscosa y fría de Bogotá. 

"Hace aproximadamente tres años mis hijas se quedaron sin su papá y por culpa de la situación tan drástica que hay en el país ya se hayan quedado sin su mamá", dijo a la AFP Suárez, quien sobrevive de la caridad de los vecinos. 

Almagro comenzó el jueves su agenda con reuniones con Duque y el canciller Carlos Holmes Trujillo en la ciudad caribeña de Cartagena. Este viernes visitará Cúcuta, principal punto de entrada de venezolanos.

En la urbe fronteriza se reunirá con autoridades locales y departamentales para conocer sobre los efectos de la migración y las necesidades requeridas. Además, visitará lugares dispuestos por Colombia para atender a los venezolanos que cruzan la frontera.

Al secretario lo acompañarán los coordinadores del grupo técnico David Smolansky y Betilde Muñoz; el jefe de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la OEA, Roberto Menéndez, y José Miguel Vivanco, director para las Américas de la ONG Human Rights Watch.

El gobierno venezolano niega que exista una crisis migratoria y considera "injerencista" la actitud de la OEA.

 

Con EFE y AFP
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...