Opinión > OPINIÓN

Tupamaros (1): el origen

Sobre los tupamaros se discute mucho pero no siempre con cuidado y matices

Tiempo de lectura: -'

17 de octubre de 2020 a las 05:01

La conmemoración de la toma de Pando por el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros el 8 de octubre de 1969 generó durante estos días un debate público intenso. No es para menos. Es posible que ninguna organización política haya generado tanta polémica, y dividido tanto la opinión pública como el MLN-T. Pero cantidad no equivale a calidad. Sobre los tupamaros se discute mucho pero no siempre con el cuidado y los matices que cualquier asunto merece. Por eso, me propongo analizar en tres columnas sucesivas tres aspectos distintos, pero de similar importancia. En esta primera nota reconstruiré las circunstancias del origen. En la segunda discutiré el problema del vínculo entre tupamaros y dictadura. En la tercera, analizaré la evolución reciente del MLN-T.

El proceso de creación del MLN-T abarca el lapso 1963-1965, desde las reuniones secretas del “Coordinador” y el asalto al Tiro Suizo. A comienzos de 1963, especialmente en torno a la planificación de acciones de solidaridad con los reclamos de los cañeros en el departamento de Artigas, algunos militantes de izquierda comenzaron a sentar las bases de una organización armada. El MLN-T nacerá, apenas dos años después, a partir de esta estructura clandestina inicial.

Este grupo inicial fue muy heterogéneo ideológicamente: convivían militantes anarquistas, socialistas, maoístas, comunistas, nacionalistas, laicos y cristianos. Todos ellos pensaban que la izquierda uruguaya solamente podría hacer avanzar el proceso revolucionario una vez que superara la dispersión que derivaba, en buena medida, de la “alienación teoricista”. La consigna “las palabras nos separan, la acción nos une”, forjada en ese momento, resumía a la perfección el clima reinante entre estos militantes.

Dejar de discutir y pasar a la acción. En la acción forjar la unidad. A partir de la unidad, avanzar hacia la revolución. No demoraron mucho en empezar a recorrer este camino. La primera acción importante realizada por el Coordinador fue el asalto al Tiro Suizo, ejecutado la noche del 31 de julio de 1963. El objetivo principal del operativo era robar dos docenas de fusiles. Estas armas serían puestas a disposición de UTAA. Aunque alcanzaron a robar las armas, la operación fue descubierta: una parte de las armas fueron rápidamente recuperadas por la policía y algunos de los participantes debieron pasar a la clandestinidad, entre ellos, Raúl Sendic.

El fracaso, paradójicamente, institucionalizó la estructura clandestina. Durante dos años, continuaron las acciones ilegales y/o de pertrechamiento (v.g. robos de armas o bancos) o de propaganda (v.g. distribución en barrios marginales de alimentos robados). Una nueva marcha de los cañeros (abril de 1965) generó la oportunidad para que los grupos vinculados al Coordinador volvieran a reunirse. En el encuentro, celebrado en Parque del Plata (mayo de 1965), los participantes decidieron avanzar en la creación de una organización armada, convocar a una convención, y crear un comité ejecutivo. La convención fundacional se realizó en El Pinar durante el verano de 1966.

La cronología permite aclarar un punto que ni siquiera merece polémica. La decisión de organizar una estructura armada y de empezar a pertrecharla fue adoptada luego de la realización de las elecciones de 1961. La democracia uruguaya, de acuerdo a las mediciones del proyecto Variedades de Democracia, registraba en el momento de la creación del MLN-T, los mismos valores que la del Reino Unido (ver gráfico 1). Según esa misma base de datos, a comienzos de los sesenta, la democracia uruguaya era de mejor calidad que la norteamericana, y superaba a todas las de América Latina.

 

Gráfico 1: índice aditivo de poliarquía de Reino Unido y Uruguay

Fuente: https://www.v-dem.net/en/analysis/VariableGraph/ 

¿Cómo explicar el nacimiento de una organización revolucionaria armada en una de las pocas democracias dignas de ese nombre de la época? Simplificando, hay que tomar en cuenta el contexto doméstico, regional e internacional. Empecemos por el plano local. Nuestra política funcionaba bien, pero la economía no. A mediados de los años cincuenta se había iniciado un ciclo de estancamiento económico combinado con inflación. El cóctel fue tremendo. Le costó al Partido Colorado perder el gobierno en 1958 y a la, muy poco antes, tan serena y sonriente sociedad uruguaya perder rápidamente la calma. En apenas diez años, pasamos de la sonrisa y la concordia a la bronca y la violencia.

En ese contexto local, es decir, sobre la creciente crispación doméstica, vino a caer el enorme meteorito originado en Cuba. No hay forma de entender por qué militantes de izquierda creyeron posible iniciar un proceso revolucionario en Uruguay mediante acciones armadas a comienzos de los sesenta sin registrar el impacto de la revolución cubana en toda la región. En verdad, el MLN-T no fue más que una del medio centenar de organizaciones guerrilleras que se instalaron en América Latina y el Caribe procurando emular a Fidel y los suyos (ver gráfico 2).

 

Gráfico 2: Creación de organizaciones guerrilleras durante la década del sesenta

Fuente: elaboración propia sobre la base de datos proporcionados por Martín Álvarez y Rey Tristán.

El tercer factor contextual, sin el cual resulta imposible entender el origen de los tupamaros, es de carácter internacional. La ola guerrillera en América Latina no se entiende sin Cuba. Pero Cuba no se entiende sin la idea de revolución socialista. Más allá de Uruguay, más allá de la región, en todos lados, especialmente entre los jóvenes, se volvió sentido común, entendimiento compartido, ilusión muy pronto convertida en acción, que el mundo avanzaba hacia el socialismo.

 

Adolfo Garcé es doctor
en Ciencia Política, docente e investigador en el Instituto de Ciencia Política, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad
de la República

adolfogarce@gmail.com

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...