18 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
13 de diciembre 2023 - 5:00hs

Un informe reciente de la inteligencia británica señalaba que la Fuerza Aérea Rusa llevó a cabo una ola masiva de ataques hacia Kiev y el centro de Ucrania utilizando su flota de bombarderos pesados en lo que fue el primer ataque de este tipo después del 21 de septiembre de 2023.

La evaluación hecha por los analistas fue que “este fue probablemente el comienzo de una campaña más concertada por parte de Rusia destinada a degradar la infraestructura energética de Ucrania. Sin embargo, los informes iniciales indican que la mayoría de estos misiles fueron interceptados con éxito por la defensa aérea ucraniana”.

En un ataque antes del amanecer del 11 de diciembre, la capital de Ucrania, Kiev, fue bombardeada con ocho misiles balísticos de largo alcance disparados por las fuerzas rusas. Según los informes, los misiles fueron derribados por las defensas aéreas activas, pero los restos de los misiles caídos mataron a más de cuatro personas.

Más noticias

Ucrania, por su parte, predijo que Rusia volvería a intentar abrumar las defensas ucranianas con una andanada de misiles. Esto se refleja en la larga lista de armas que Kiev ha solicitado recientemente a Estados Unidos, que incluye, entre otras cosas, el avanzado sistema de defensa antimisiles THAAD.

El sistema Terminal de Defensa Aérea a Gran Altitud (THAAD) se está considerando desde hace algún tiempo, según un medio de comunicación ucraniano que identifica al ex ministro de Defensa ucraniano, Oleksii Reznikov, como quien expresó la necesidad del sistema THAAD por primera vez.

Sin embargo, los observadores se preguntan por qué Ucrania está pidiendo los THAAD cuando ya cuenta con los sistemas de defensa antimisiles occidentales NASAMS (noruego), IRIS-T (alemán) y Patriot (norteamericano). Este último, por su parte, ya ha establecido su potencia en el campo de batalla al derribar varios misiles y drones rusos. El ejército ucraniano, sin embargo, sólo tiene dos baterías de sistemas de defensa antimisiles Patriot.

Anteriormente, las tropas ucranianas llegaron incluso a afirmar que el Patriot que operaban había logrado derribar los misiles hipersónicos rusos Kinzhal, aseveración que fue desmentida por Putin, que considera invencible ese misil.

Además del derribo de misiles y drones kamikazes, el Patriot logró una victoria notable que ni siquiera sus operadores habían previsto. Según los informes, el Patriot derribó cinco aviones rusos, incluidos sus caballos de batalla Su-34 y Su-35, en lo profundo del territorio ruso.

Sin embargo, analistas militares y funcionarios ucranianos casi han dicho al unísono que dos baterías Patriot pueden ser insuficientes para defenderse de la amenaza rusa.

Ucrania ha instado constantemente a sus amigos occidentales a que la armen con más defensas aéreas. En octubre de este año, el canciller alemán Olaf Scholz dijo que su país estaba considerando proporcionar un sistema Patriot adicional a Ucrania en invierno.

NARA & DVIDS Public Domain Archives

Aunque no hay indicios de que Washington aprobaría su transferencia, el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky anunció en la Cumbre Internacional sobre Seguridad Alimentaria en Kiev que Ucrania desplegaría “defensas aéreas muy poderosas” en el área alrededor de Odesa, el puerto estratégico de cereales de Ucrania, al que Moscú ha apuntado constantemente.

"Esto es lo más necesario ahora: garantizar la defensa aérea con este sistema altamente eficiente", dijo Scholz, al tiempo que enfatizó que Rusia intentaría amenazar nuevamente la infraestructura y las ciudades de Ucrania este invierno con ataques con misiles y drones. Y las predicciones se han demostrado más o menos correctas.

THAAD es un sistema de defensa antimisiles balísticos diseñado para derribar misiles de corto, medio e intermedio alcance en su etapa intermedia y en su fase terminal (descenso o reingreso) interceptándolos y derribándolos por impacto aprovechando su gran energía cinética derivada de su altísima velocidad. Lo fabrica la empresa Lockheed Martin.

Con una longitud de 6,1 metros y un peso de lanzamiento de 900 kg, el interceptor antimisiles de una sola etapa del THAAD puede alcanzar velocidades asombrosas para destruir a su objetivo. Durante la fase final del ataque, el interceptor es guiado por un sensor de imagen térmica. Seis lanzadores, cada uno con ocho misiles, forman una batería THAAD convencional con 48 misiles en total.

Ucrania tiene un interés legítimo en el THAAD porque es un potente sistema de defensa antimisiles que puede interceptar misiles balísticos a 200 kilómetros y a altitudes de entre 100 y 150 kilómetros. Esto es especialmente importante dados los persistentes intentos de Rusia de atacar la infraestructura ucraniana con misiles balísticos.

Por el contrario, el Patriot tiene un alcance operativo de entre 40 y 90 kilómetros, según la variante, y puede interceptar objetivos a altitudes de hasta 24,2 kilómetros. El radar THAAD AN/TPY-2 también puede detectar objetivos a distancias mucho mayores que el radar AN/MPQ-65 o AN/MPQ-65A del sistema PAC-3.

Además, el sistema THAAD está diseñado para proteger áreas más grandes, incluidas ciudades o regiones, y tiene un área de cobertura más amplia. Sin embargo, al proporcionar una defensa puntual, el sistema Patriot se emplea con frecuencia para proteger objetivos específicos, como instalaciones militares o áreas pobladas.

En comparación con el sistema Patriot, el sistema THAAD utiliza interceptores más grandes y con mayor alcance.

Ésta es una de las razones por las que cuando Corea del Sur anunció que desplegaría el THAAD, China opuso una dura resistencia. El despliegue tenía como objetivo esencialmente fortalecer y mejorar las capacidades de defensa de Seúl contra las amenazas de Corea del Norte y China.

China, sin embargo, vio el posible despliegue del THAAD como un grave riesgo para la seguridad nacional, principalmente debido a las capacidades de radar del sistema estadounidense, que podría llegar a territorio chino. En particular, Corea del Sur ya tenía sistemas de defensa Patriot operativos, lo que no provocó la misma reacción por parte de Beijing.

El THAAD es generalmente percibido como un componente de un sistema antimisiles global erigido por Estados Unidos que amenaza a Beijing y Moscú. Por lo tanto, su posible transferencia a las fuerzas de Kiev probablemente perturbará profundamente a Rusia.

Además, un desafío más importante para Moscú podría ser la integración del THAAD con Patriot. En febrero del año pasado, la Agencia de Defensa de Misiles (MDA) de Estados Unidos demostró con éxito la interoperabilidad de dos sistemas críticos de defensa aérea: Patriot y THAAD.

Como parte de estas pruebas, la MDA lanzó el segmento de misiles mejorado Patriot Advanced Capability-3, o PAC-3 MSE, desde un sistema terminal de defensa de área de gran altitud (THAAD).

La integración de estos sistemas plantea una amenaza más importante para el adversario. La combinación de interceptores de nivel superior e inferior en una sola batería aumenta la cobertura defensiva, amplía el espacio de batalla y brinda a los comandantes más libertad para emplear los sistemas.

Aunque el THAAD fue creado a finales de los años 1980, probado en los años 1990 y desplegado por el ejército estadounidense en 2008, no se ha utilizado ampliamente en todo el mundo. Los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita son los dos únicos operadores internacionales además de Estados Unidos.

El THAAD probablemente ampliaría este potencial, ya que el nuevo sistema permitiría interceptar misiles balísticos en aproximación en la atmósfera exterior y cubrir un área más grande.

Por el contrario, Rusia utiliza el misil balístico táctico de campo de batalla Iskander, lanzado desde tierra, en lugar de este tipo de misil. Sin embargo, el Iskander también se desplaza de forma casi balística en lugar de completamente parabólica. Después de recorrer una cierta distancia en un curso balístico, cambia a una trayectoria más plana. Esto dificulta la detección de su ruta de vuelo.

Debido al alto costo y mantenimiento del sistema y al número limitado de unidades disponibles en las bases militares estadounidenses en todo el mundo, el THAAD es un activo objetivamente difícil de obtener para los ucranianos, ya sea mediante donaciones de ayuda militar o mediante compras autofinanciadas. No beneficia a Kiev que la ayuda militar estadounidense al ejército ucraniano penda ahora de un hilo debido a varios obstáculos internos derivados de las diferencias de apreciación sobre montos y características de la ayuda militar entre republicanos y demócratas en el Congreso norteamericano.

(Extractado de The EurAsian Times)

Temas:

Ucrania

Seguí leyendo

Te Puede Interesar