Cargando...
Los emprendedores son amigos desde hace varios años.

Agro > HISTORIAS

Un acordeón para regar sin gastar combustible, la tecnología impulsada por un uruguayo y argentinos

Amigos y emprendedores tuvieron una idea en plena pandemia: crear una tecnología para productores nómades que quieran regar utilizando energía solar

Tiempo de lectura: -'

28 de noviembre de 2022 a las 05:00

Christian Wilkins, Matias Saul Cortada, Bruno Agosta y Federico de Narvaez, amigos y emprendedores, inventaron una “usina de generación solar móvil”, una tecnología que ayuda a los productores rurales a regar sin gastar combustible, aprovechando la energía solar, explicaron a El Observador.

El equipo, que es como un acordeón gigante con 90 metros de paneles solares, y que se transporta en un contenedor, se fabricó en Argentina, pero los planes son comenzar a fabricarlos en Uruguay y poder exportar.

El equipo se puede transportar.

Christian es uruguayo y sus amigos y socios son argentinos, y juntos decidieron emprender en el agro con miras en la sustentabilidad.

En 2016 crearon una empresa de energía renovable para presentarse a licitaciones de venta de energía al sistema nacional, en Argentina. Luego, inspirados en Israel y Emiratos Árabes –que cambiaron su matriz productiva en torno al riego–, y pensando en el norte argentino, donde hay mucha radiación solar y poca lluvia, decidieron crear un sistema de riego que se alimentara de energía generada por paneles solares.

Primero pensaron cómo transformar la energía solar en riego, luego invirtieron en investigación y diseñaron un prototipo. Cuando comenzaron con el proyecto se enfrentaron a varias dificultades. En algunos momentos les dijeron que no era posible hacer un equipo de esas características –apilable, transportable y sustentable– y cuando empezaron a construir el equipo piloto, llegó a Sudamérica la pandemia de Covid-19 y la logística se complicó, porque el taller donde se fabricaba el piloto cerró.

A pesar de esas dificultades “tuvimos más tiempo para conceptualizar las ideas”, dijo Bruno a El Observador.

A fines de 2020 comenzaron las pruebas de campo, antes de sacar el producto al mercado, casi un año después.

Matías Saul Cortada, Federico De Narvaez y Bruno Agosta

Fabricar en Uruguay

El equipo, llamado GVS, está formado por 200 paneles solares y está diseñado para abastecer a una bomba de agua de 60 HP y a un pivot de hasta 80 hectáreas.

Se probó por primera vez en Argentina, país en el que ahora hay cerca de 20 de estos equipos funcionando en la zona agrícola núcleo, y los emprendedores tienen planes de traer la tecnología a Uruguay, no solo para regar en sus campos sino también para fabricar y ensamblar las piezas con mano de obra nacional.

Aún no saben con qué empresa harán ese trabajo, pero sí que será en una zona franca. Christian, quien es el asesor del desembarco de la empresa en Uruguay, destacó a El Observador que es un emprendedor que gusta mucho de la mano de obra uruguaya, y de su valor.

Él tiene otros proyectos en el país, como Woolwills, una empresa que trabaja con tejedoras artesanales, y que se encargó de hacer boinas para que la selección uruguaya llevara al Mundial de Fútbol en Qatar. Esa empresa vinculada a la producción lanera nació por un amor por las prendas de lana Merino que le transmitieron sus abuelos, y una necesidad insatisfecha de encontrar ese tipo de productos en el mercado, contó.

El emprendimiento se desarrolló durante la pandemia.

Además de producir el GVS en Uruguay, los emprendedores quieren crear una flota para alquilar.

Los emprendedores tienen planes de fabricar el equipo en Uruguay.

Equipo inteligente

Recientemente, una empresa norteamericana de energía, que cotiza en la bolsa de Wall Street, compró parte del paquete accionario de GVS, y con eso el equipo de socios espera poder expandirse en varios países con la tecnología de riego. El hacer un equipo “contorizado” (que se guarda en un contenedor), fue con miras de atender las necesidades de los productores rurales que son "nómades”, porque arriendan campos en diferentes lugares, explicaron los emprendedores.

El acordeón de paneles solares se mueve con una camioneta.

Además de desplegarse, algo que se hace con rieles especiales y una camioneta, el equipo cuenta con una serie de baterías y tiene la capacidad de ser “un equipo autónomo”, explicó Matías. “No solo es una fuente de energía distinta, sino que cambia el paradigma de riego, porque es un equipo autónomo que toma decisiones sobre el riego y eso mejora los rindes de los cultivos”.

El equipo, que los productores pueden manejar desde su celular o computadora a distancia, puede ser programado. Cada día la usina analiza la radiación solar, el pluviómetro y chequea si la humedad del suelo está por encima o por debajo de la cifra seteada. Si el número está por debajo de la humedad necesaria, riega, sino, no lo hace, sin necesidad de que el productor esté en el lugar para dar la orden.

Los emprendedores explicaron que al tratarse de un riego sincronizado los rindes de los cultivos aumentan, porque las plantas expresan lo mejor de sí al tener cierta repetitividad que mejora la infiltración y captación del agua.

Según destacaron, en pruebas hechas en Argentina se pudo ver que los rindes tuvieron un 200% de diferencia de un año al otro con este tipo de riego.

“Solucionamos lo que al productor no lo deja dormir, que es si va a llover o no”, comentó Bruno.

El equipo permite regar utilizando solo energía solar.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...