Cargando...
El Senado aprobó este martes la Rendición de Cuentas

Nacional > Parlamento

Un debate entre el “afloje” y el “dibujo” fiscal en la Rendición de Cuentas "más linda de defender"

La aprobación del proyecto en el Senado estuvo marcada por las críticas del FA al mecanismo por el que se financiará el fideicomiso para la erradicación de asentamientos

Tiempo de lectura: -'

13 de octubre de 2021 a las 05:04

Ahorro o recorte. Así, en blanco y negro, quedó planteado este martes el debate por la Rendición de Cuentas en el Senado, que fue aprobada en general solo con los votos de la coalición de gobierno. 

Mientras que el Frente Amplio cuestionó la falta de un mayor gasto social para atender las consecuencias de la crisis desatada por la pandemia, el oficialismo aprovechó la ocasión para reivindicar la gestión económica frente a la adversidad, con un especial énfasis en los refuerzos presupuestales para temas como la primera infancia y los asentamientos. 

El senador nacionalista Sergio Botana incluso la llamó la rendición “más linda de defender”. El legislador mencionó entre los puntos fuertes del proyecto el aumento estructural de unos US$ 50 millones para políticas de primera infancia –"la revolución de los chiquitos", la bautizó–, y la eliminación de la incorporación de los biocombustibles a la mezcla del gasoil, que permitirá reducir su precio en $ 1,03 por litro. 

Su colega Carmen Asiaín la catalogó como una Rendición de Cuentas “social y sensible como nunca antes”; una que "por primera vez" –añadió– “cumplió las metas fiscales”. La senadora agregó que todo ello se logró sin procesar ningún "ajuste". Según señaló, lo que hubo en cambio fue un “afloje fiscal”. 

La senadora blanca dijo además que la Rendición de Cuentas, junto a toda la política económica, nació condicionada por el déficit fiscal del 5% que se heredó del gobierno del Frente Amplio, a lo que se sumó la “explosión” de la pandemia pocos días después de asumida la actual gestión. 

En Cabildo Abierto, el senador Guido Manini Ríos habló de un proyecto realista y no voluntarista, que obedece a la realidad que vive el país. “Nos hubiera encantado tener más recursos, pero la realidad es esta”, afirmó. 

Manini sostuvo que el gobierno debió salir a atender las necesidades que las pasadas administraciones eludieron “durante años, cuando tuvieron ingresos extraordinarios y, sin embargo, endeudaron escandalosamente al país triplicando la deuda”. 

Por el lado de la oposición, el senador comunista Óscar Andrade dijo que el rechazo al texto en general se vinculaba al hecho de que el gobierno “incumplió” lo que había prometido en la campaña electoral. En particular, mencionó el compromiso de recortar el gasto público en US$ 900 millones sin afectar salarios, jubilaciones o políticas sociales

Según los números de la oposición, sin contar el Fondo Covid-19 el “ajuste” fue de US$ 309 millones, pautados justamente sobre la de base de recortar sueldos y pensiones.

Andrade dijo durante la sesión que cada jubilado ha debido aportar desde el inicio de este gobierno $ 500 por mes para “ayudar al ahorro fiscal” debido a que, por primera vez en 16 años, sus prestaciones –que se ajustan por el Índice Medio de Salarios– evolucionaron por debajo de la inflación. 

El senador frenteamplista dijo que eso ocurrió al mismo tiempo que el Poder Ejecutivo “exoneraba de tributos a la parte más potente de la economía”, con lo que se contribuyó fuertemente a la “profundización de la desigualdad”. 

El fideicomiso y las partidas no ejecutadas

Más allá de declaraciones de unos y otros, la Rendición de Cuentas quedará marcada por la “novedosa ingeniería” definida por el oficialismo para asegurar los recursos para el programa de erradicación de asentamientos y compensar al mismo tiempo al Instituto Nacional de Colonización (INC).

El plan insignia del gobierno se nutrirá de la recaudación de dos impuestos que hasta ahora iba destinada al INC para la adquisición de nuevas tierras. Como compensación, el Ministerio de Economía transferirá a Colonización hasta US$ 15 millones anuales a partir de partidas no ejecutadas en el presupuesto. Dichas partidas estaban originalmente destinadas al cumplimiento de las sentencias del histórico conflicto judicial. 

Además de cuestionar el mecanismo elegido, el Frente Amplio argumentó que el fideicomiso para erradicar asentamientos constituye un “dibujo fiscal”. 

En el informe de la oposición, al que accedió El Observador, se afirma que el gobierno podrá así emitir deuda por hasta US$ 300 millones para nutrir el fideicomiso, pero solo registrará como gasto fiscal los US$ 20 millones que aportará para su creación. 

También se subraya que la Rendición de Cuentas como tal no le asigna créditos presupuestales a Colonización para la compra de tierras, dejando librado a la consideración del Ministerio de Economía y Finanzas la provisión de esos recursos. 

Por otra parte, desde el Frente Amplio se reparó en que tampoco hay previsión presupuestal para la disposición que autoriza al INC a subsidiar los interés a los préstamos que tomen los colonos. Tal como está redactado, afirma la oposición, el subsidio será a cargo del propio INC, sin que se prevea ningún tipo de financiamiento para cubrir dicho gasto, “ni siquiera dibujado”. 

Las críticas del Frente Amplio apuntaron a su vez a un uso extendido de las partidas no ejecutadas y su presentación como "reasignación presupuestal", por un total de $ 1.753 millones. Además de lo previsto para el fideicomiso, se señala que la Rendición de Cuentas apeló a esta estrategia para asignarle $ 80 millones anuales extra a la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), $ 70 millones para la Secretaría Nacional de Deporte, $ 130 millones para ajustes salariales extraordinarios en el Ministerio de Defensa, $ 20 millones para que la Universidad de la República ponga en marcha un “instituto de Vacunas”, y $ 30 millones para que la Universidad Tecnolófgica (UTEC) financie nuevas carreras. 

Por esta vía, señaló el Frente Amplio, el gobierno asigna más fondos que los que estaban previstos en las partidas originales, “como si no se hubiera pagado nada”. 

El Sindicato Médico y los Fogones

La postura del Frente Amplio fue respaldada en las afueras del Palacio Legislativo por los “Fogones Artiguistas” que, apoyados por el PIT-CNT, están integrados por el Movimiento Nacional de Colonos para oponerse a la fórmula acordada en el oficialismo para financiar el programa de erradicación de asentamientos. 

Se desarrollará hasta este jueves y constituirá una “patriada”, según la central sindical. Al respecto, el dirigente Danilo Dárdano explicó que la idea es “rescatar y profundizar los aspectos centrales del ideario artiguista en materia de tierras, con el espíritu democrático y social de aquellos viejos fogones que fueron parte de la mejor historia de los orientales”. 

“Es la acampada del PIT-CNT” ironizó el senador nacionalista Jorge Gandini, quien aseguró que en la movilización que los colonos hicieron a principios de setiembre se "alquilaron gauchos”. Gandini remarcó que lo importante es que “ahora hay plata” tanto para el INC como para los asentamientos y llamó a "construir". 

Por otra parte, con el mensaje presupuestal ya cerrado y los senadores discutiendo su aprobación, unos 15 integrantes del Sindicato Médico del Uruguay (SMU) encabezados por su presidenta, Zaida Arteta, ingresaron al Parlamento para hacer un último intento de obtener más recursos para salud pública. 

A través de una carta entregada en mano a senadores de todos los partidos, el SMU expresó preocupación por el impacto que tendrá el mensaje presupuestal en la calidad de la atención en salud de la población. 

Entre las dificultades señaladas se mencionó la cobertura de prestaciones básicas, como el stock de medicamentos en policlínicas, la atención domiciliaria de urgencia y emergencia y el acceso a estudios y procedimientos en un tiempo razonable. “La crisis generada por la pandemia ha provocado que miles de uruguayos hayan pasado a ser asistidos por ASSE. Esto no se verá acompañado en un incremento en el presupuesto, dado que las autoridades plantean como estrategia un plan de ahorro”, advirtió el SMU. 

El sindicato planteó además la situación del programa de Unidades Docentes Asistenciales (UDA), destinado a cubrir tareas en ASSE, que a partir de un artículo de la Rendición de Cuentas deja por fuera de su administración a la Universidad de la República. “La posibilidad de revertir esta situación está en manos de ustedes”, advirtió el SMU a los senadores.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...