Cargando...
María Noel Sagaseta

Economía y Empresas > DE ARTESANAS A EMPRESARIAS

Un emprendimiento de juguetes con perspectiva de género y diversidad

Mantantiru, que contó con apoyo de ANDE, comenzó con un pedido de una psicóloga

Tiempo de lectura: -'

13 de noviembre de 2019 a las 05:00

Teresita García y su hija María Noel Sagaseta confeccionaban llaveros, accesorios para el cabello, muñecos y otros objetos que vendían en ferias navideñas y durante la temporada de verano en Atlántida. Una psicóloga conocida les pidió que le diseñaran muñecos para trabajar con niños. Así fue que comenzó el proyecto Mantantiru y la producción de muñecos en tela y guata.
Comenzaron a crear “familias”, pero estos muñecos que vendieron para uso de psicólogos e instituciones educativas, reproducían estereotipos de cómo “debería” de ser una familia. “Era todo muy heteronormativo, la familia tipo e ideal. El padre, la madre, la hija y el hijo”, recuerda Sagaseta.

Esto cambió cuando comenzaron a participar de las ferias de la previa de la Marcha de la Diversidad.

“En realidad fue todo muy complejo para mi madre y para mí. Nos dimos cuenta de que sin querer estábamos reproduciendo con nuestros productos un montón de ideas que no queríamos”, explica la joven emprendedora.
Sagaseta contó que luego de comentarios de activistas de los derechos de la comunidad LGBT, fue que se produjo el cambio.
Entonces introdujeron la mirada que actualmente manejan en el proyecto: crear muñecos sin etiquetas de género y que les permita a cada niño jugar a su manera. El muñeco puede tener genitalidad masculina, pero llevar el pelo largo y usar vestido, o ropa rosada. La idea, subrayan, es ofrecer juguetes que incluyan una perspectiva de género y diversidad.    

De artesana a empresaria

El siguiente paso de Mantantiru fue trabajar con la Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE) y acceder a un capital semilla, que ya terminaron de ejecutar. Para las emprendedoras lo clave de esa experiencia fue el obtener herramientas para elaborar un plan de negocios.
“Fue un cambio radical para nosotras, para la manera de entender nuestra forma de trabajar, de ver nuestro emprendimiento. Todo eso fue mucho más importante que el fondo de dinero al que accedimos”, explica Sagasaeta.

Más allá de compras claves que pudieron hacer para trabajar en su taller de forma más profesional, lo interesante estuvo en que las emprendedoras le pudieron dar un giro a su trabajo. Comenzaron a producir de una forma más sistematizada.
“Generamos moldes, que los vamos intercambiando y también cambiando de forma. Esto nos permitió rendir mucho más”, pone como ejemplo la estudiante de diseño industrial.

Juegos igualitarios

Mantantiru tiene una mirada ecoamigable, ya que prioriza el uso de fibras naturales. Tienen un nicho de mercado claro: las instituciones educativas principalmente las de carácter inicial, los psicólogos, y aquel público que realiza pedidos por Facebook, compra en espacios y ferias artesanales.
“Muchas veces nos piden un diseño que sea similar a un familiar o al propio niño”, cuenta Sagaseta. Por encargo concreto hacen diseños que combinan los colores y moldes que ya tienen, y de esta manera mantienen un lógica de producción organizada, que hace más rentable el proyecto.

Continúan vendiendo “la familia tipo” con la que iniciaron, pero sin reproducir los roles de género y familiares, como lo hacían en un principio.

“Cuando diseñas un producto no solamente lo tenés que hacer pensando en la forma en la que se va a utilizar, sino en todo lo que estás comunicando y los estereotipos que alimentas”, afirma la emprendedora.
Por ahora Mantantiru viene vendiendo a buen ritmo. “De hecho ahora mismo no tenemos muñecos en stock para vender. Tratamos de tener siempre, pero nos han hecho últimamente pedidos muy grandes y tenemos todo en plena producción en el taller”, cuenta la joven emprendedora.

La idea de este emprendimiento es seguir apostando a diseños que incentiven la creatividad de los niños.
Ahora comenzaron a vender muñecos para pintar, hechos en tela y guata: son todos lisos, y sobre ellos se puede pintar con drypens. Los juguetes se lavan y vuelven a estar listos para la creatividad del niño. l
 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...