Cargando...
Para el hijo de la señora E., ambos inmigrantes soviéticos, su pasaporte dirá que es ciudadano uruguayo pero de nacionalidad rusa, por lo que estaría ante un vacío legal

Nacional > Ciudadanía uruguaya

El "horror" en los pasaportes uruguayos que podría obligar a combatir por Rusia a un inmigrante con nacionalidad legal

Se trata del hijo adolescente de una inmigrante soviética; él quedó en un "vacío legal" que podría obligarlo a ir a luchar en Europa al cumplir la mayoría de edad

Tiempo de lectura: -'

12 de septiembre de 2022 a las 09:42

Catalina es una inmigrante de origen soviético. Nació en 1983 en Zaporiyia, en lo que hoy es Ucrania, territorio donde se encuentra la central atómica que fue bombardeada en el marco del conflicto con Rusia.

Trabajaba como economista y analista en Rusia antes de volverse diplomática de ese país y venir a Uruguay en 2012, acompañada de su hijo de 5 años, en dos misiones consecutivas; el máximo de cada una son cinco años, por lo que en 2017 viajó a Rusia para volver a firmar el contrato.

Ella solicitó que su identidad no fuera revelada para esta nota porque no quiere meterse “en un lío” con la embajada que representaba. Ofició como diplomática hasta 2020, pero abandonó ese rol luego de conocer a un uruguayo —de origen africano— y comenzar una relación con él.

“Está prohibido vincularse con extranjeros emocionalmente; no puedes formar familia con extranjeros. Luego tenés que renunciar a tu estatuto de diplomático. El servicio exterior nuestro no lo permite. Creo que más rigurosos al respecto son solo los chinos y los países árabes”, reconoció la exdiplomática.

De esta manera, con su pareja, un exfutbolista, tuvieron un hijo en 2020. Ella pensaba tenerlo en Rusia, pero la emergencia sanitaria obligó a cerrar las fronteras. Por eso, ese bebé nació uruguayo y Catalina fue a Rusia algunos meses después a renunciar oficialmente a la diplomacia.

Desde entonces vive en Uruguay “como persona común y corriente”: trabaja como traductora y tiene “una pasión por la pastelería y panadería”, por lo que también elabora panes artesanales. Alquila un apartamento en Montevideo y se considera "una uruguaya más". Su hijo mayor, adolescente de 15 años que está estudiando bachillerato, también se siente uruguayo, pero enfrenta un problema: tiene un “vacío legal” respecto a su ciudadanía, lo que podría llevar a que, cuando cumpla 18, tenga que ser enviado al ejército y luchar en Europa, señaló Catalina.

En Uruguay no se puede solicitar la ciudadanía legal hasta los 18 años de acuerdo a la página web de la Corte Electoral (organismo a cargo del trámite). Por tanto, el hijo de Catalina “va a quedar en un limbo” ya que se le vence el pasaporte ruso en dos años. “Para tramitar el pasaporte [ruso] necesita habilitación de la mesa militar, y él se tiene que registrar a partir de los 16. A partir de los 18, es sujeto a que lo llamen al servicio”, comentó.

Si el joven se queda en Uruguay “no va a pasar nada”, no corre riesgo de que lo llamen, pero “una vez que ingrese a Rusia sí: lo pueden detener y mandarlo obligatoriamente”.

El problema está en que él va a quedar sin pasaporte antes de cumplir la mayoría de edad: no va a tener ningún documento oficial si quiere salir del país. Debe esperar tres años para poder hacerlo.

Pero en 2025, cuando cumpla los 18 años, se le va a presentar otro problema: cuando saque el pasaporte uruguayo, igualmente va a decir que es una persona rusa. Es decir, va a haber un campo que diga que es ruso y otro que indica que tiene la ciudadanía uruguaya.

¿Uruguayo o extranjero?

Este detalle –“horror” según Catalina– tiene arreglo.

El diputado nacionalista Francisco Capandeguy presentó un proyecto de ley ante el Parlamento a principios de setiembre de 2021 que apunta a resolver este problema puntual de los pasaportes. Denominado “Libertad de Circulación de los Ciudadanos Legales Uruguayos”, propone que los ciudadanos legales “en ejercicio de la ciudadanía gocen de los mismos derechos y prerrogativas de los nacionales a fines identificatorios, de la protección diplomática y la libre circulación”.

De esta manera, puntualiza que los documentos de viaje de los ciudadanos legales “deben indicar la calidad de nacionales” y dispone que el Poder Ejecutivo adecúe los pasaportes ya expedidos a esta regulación.

En esta norma se establece, pues, que se modifique la regulación en torno a los pasaportes para que el país “ajuste” estos documentos a la norma internacional a la que Uruguay adhirió en primer lugar, detalló Alexis Ferrand, de la ONG Somos Todos Uruguayos, a El Observador.

Desde 1868 hasta 2015 en el Código Civil de Uruguay se decía que los ciudadanos no distinguía entre nacionales y extranjeros. No obstante, hace siete años la normativa internacional cambió y se pasó a incluir un campo de “nacionalidad” en estos documentos, que se le suma al de “país de nacimiento”.

Uruguay suscribió a este pacto global, pero es uno de los pocos países que no lo aplica "correctamente", según contó Ferrand. Se trata de una ONG que trabaja para que su “identidad como uruguayos vuelva a figurar” en sus pasaportes y cédulas, como lo era antes, y que sean reconocidos como uruguayos “en todas partes”.

De acuerdo con la página web de la asociación civil, este problema afecta a unos 35.000 uruguayos legales.

Es por esto que hay una discordancia que no debería existir entre la ciudadanía legal y natural del hijo de Catalina, ella misma y miles de uruguayos más.

Al respecto, Capandeguy dijo a El Observador que “hay un conglomerado de ciudadanos legales uruguayos que ven su libertad de circulación coartada” por este tema. “Hay un derecho fundamental que el Estado uruguayo está coartando; hay que buscarle una solución y nos pareció que esta era la más correcta”, puntualizó.

Pero el legislador lamentó la velocidad que el trámite parlamentario está teniendo.

No obstante, a pesar de este derecho coartado —que al hijo de Catalina le figurarán las nacionalidades uruguaya y rusa simultáneamente—, Capandeguy expresó que hay un “problema de fondo” que va más allá: la Constitución.

“Hay contradicciones en la terminología […] La mayoría de las doctrinas contemporáneas entienden que Uruguay no tiene proceso de naturalización. O sea, el hecho de que no exista naturalización es un tema constitucional”, manifestó el diputado nacionalista.

En tal sentido, Catalina dijo que la Constitución uruguaya “no prohíbe” el reconocer a los ciudadanos legales como naturales; “no lo aclara, pero cuando está haciendo la distinción entre uruguayos naturales y legales, uruguayo es nacional”, señaló. De esta forma, consideró que “está formulado de forma un poco vaga”. Ferrand reafirmó: "Hay que cerrar ese círculo”.

Capandeguy informó que "una nueva etapa" comenzará para el proyecto de ley que presentó un año atrás: este miércoles 14 de setiembre la Comisión de Constitución, Códigos, Legislación General y Administración recibirá en audiencia a representantes de Somos Todos Uruguayos. "Un gran paso para dar una solución justa y necesaria a nuestra ciudadanía", escribió el diputado en Twitter (si bien su tuit dice que la fecha es el 21, confirmó a El Observador que se cambió la fecha para este 14 de setiembre).

Un ejemplo en la cédula uruguaya

Además del pasaporte, este problema también se observa en las cédulas de identidad, según contó Ferrand. Por ejemplo, un hombre nació en un país de la Unión Soviética, al igual que Catalina, pero vive en Uruguay hace años. En su cédula uruguaya figura su nacionalidad como Federación de Rusia, no la uruguaya, y en el dorsal incluye el código “RUS”; estos factores son “inconsistentes con la normativa internacional”, sostuvo Ferrand.

Cédula de identidad de un ciudadano legal uruguayo, donde figura como nacional ruso

Cédula de identidad de un ciudadano legal uruguayo, donde los códigos de Uruguay y Rusia no coinciden

En el Manual de documento de identidad y pasaporte electrónico de la Dirección Nacional de Migraciones del Ministerio del Interior, con fecha de 2018, afirma explícitamente que a los ciudadanos extranjeros “ha de consignarse la nacionalidad”. Se contradice, entonces, con lo dispuesto por la norma internacional: la parte 3 del manual 9303 de la Organización de Aviación Civil Internacional (ICAO, por sus siglas en inglés).
En la versión en español del documento se utiliza el término “nacionalidad”, pero la que rige a nivel internacional es la que está escrita en inglés, donde esta distinción queda más clara.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...