Nacional > Despido en una estación de servicio

Una manifestación con acusaciones de presencia de armas por un problema sindical

El PIT-CNT quiere promover un "debate político y democrático" a raíz de lo sucedido en Santa Clara de Olimar

Tiempo de lectura: -'

19 de junio de 2018 a las 05:00

Un problema sindical por el despido de un trabajador en una estación de servicio de Santa Clara de Olimar (Treinta y Tres), que derivó en una manifestación de decenas de personas hace poco más de una semana que acusaban a integrantes del PIT-CNT de estar ocupando el lugar, tuvo un capítulo más en el Parlamento. Este jueves 14, dirigentes de la central sindical y del sindicato del metal (Untmra) comparecieron ante la Comisión de Legislación de Trabajo de Diputados y afirmaron que entre los bocinazos y gritos en contra de los sindicalistas, hubo también armas. A raíz de eso, la central sindical pedirá una reunión con el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, y quiere promover "debate político y democrático" porque en las manifestaciones algunos se presentaron, según dicen, como miembros del Partido Nacional y del grupo de productores autoconvocados.

Según el relato de los dirigentes –entre los que se encontraba el secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala- el sábado 10 los trabajadores estaban haciendo una asamblea por el despido de un empleado cuando un grupo de personas rodeó el lugar y repudió la presencia de gremialistas, porque los acusaban de ocupar el lugar. "No queremos ni comunistas ni tupamaros en este lugar" y "el PIT-CNT manda en Montevideo; aquí mandamos nosotros" fueron algunas de las frases que, según aseguró Abdala ante los diputados, podían escucharse en el grupo de unas "60 a 70 personas", según consta en la versión taquigráfica de la sesión.


En esa comisión también dio su versión Ana Silva, integrante de la Dirección del Sindicato Metalúrgico de la rama de estaciones de servicio y fue un paso más en el relato. Silva dijo haber visto "gente armada que llegó a amenazar" a los presentes. "Por eso los compañeros de la estación llamaron a la policía, para calmar los ánimos. Al llegar nos dijeron que nos teníamos que retirar, que no teníamos idea de dónde estábamos y que estábamos corriendo riesgo. Respondimos que estábamos dialogando con la gente, explicándole que no habíamos paralizado la estación sino que habíamos ido a hacer una asamblea pacífica, que no habíamos generado ninguna interrupción, y menos con la festividad que tenían ellos", explicó Silva en referencia a que ese día se estaba realizando el raíd hípico, uno de los eventos más importantes de Santa Clara de Olimar.

El llamado a la policía vino después de que algunos sindicalistas fueran hasta la comisaría del lugar donde, dijo Abdala, les dijeron que no podían atender su reclamo porque "no se iban a meter en un asunto de carácter laboral".

La versión del dueño de la estación, Elio Gonzáles, es bastante opuesta. El hombre afirma que "lo patotearon y agredieron verbalmente" y que lo ocurrido el sábado fue una ocupación por un despido que él considera está completamente justificado.

Los diputados quieren que el tema siga en la agenda y plantearon expresarse en contra de lo sucedido y convocar al dueño de la estación, a la presidenta del Partido Nacional, Beatriz Argimón, porque hubo representantes nacionalistas que celebraron la manifestación, al Ministerio del Interior y a los autoconvocados.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...