Agro > INDUSTRIA CÁRNICA

Una ventana abierta para destrabar el conflicto frigorífico

El ministro Ernesto Murro realizó gestiones y este martes se abre diálogo

Tiempo de lectura: -'

28 de noviembre de 2017 a las 05:00

Por Martín Natalevich y Hugo Ocampo

"Muy rico el chorizo", agradeció el ministro de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), Ernesto Murro, mientras saludaba –uno por uno– a todos los trabajadores del Frigorífico Solís que este lunes se manifestaban en la puerta de la empresa.

El ministro había llegado con una propuesta para destrabar el conflicto entre la compañía y los trabajadores desde la localidad de Pirarajá, donde en la mañana se había realizado un nuevo Consejo de Ministros abierto. Por eso agradeció el almuerzo de ocasión que los asalariados le facilitaron.

Cuando Murro llegó al lugar en el kilómetro 85 de la ruta 8 todavía estaban los carteles en la entrada que acusaban a la empresa de "persecución sindical" por la decisión de Frigorífico Solís de despedir a 68 empleados, entre los que se encontraban varios integrantes del gremio, según dicen los sindicalistas.

Una hora después y tras la gestión del ministro –quien se reunió con cada una de las partes por separado– los trabajadores del Frigorífico Solís se reunieron en asamblea y decidieron levantar las medidas gremiales. Pocos minutos después ya no quedaba cartelería, ni chorizos ni nadie en el lugar. Los manifestantes supieron a través del ministro que la empresa había desistido de hacer los despidos.

Se abre negociación

"El retiro del anuncio de los despidos ya está hecho. Ahora ya estamos discutiendo otras cosas", dijo Murro a El Observador. El jerarca valoró que las partes habían dado buenas señales para encarar la negociación. "Estamos dando un buen paso para habilitar la confianza de la negociación entre las partes", agregó Murro.

El MTSS, la Federación de Obreros de la Industria Cárnica y Afines (Foica), el sindicato del Solís y la empresa acordaron la realización de una reunión tripartita que tendrá lugar este martes en Montevideo para discutir tres puntos: el régimen de seguro de paro, el plan de licencias generadas y el retiro del anuncio de despidos.

Murro precisó que el ministerio se comprometió a extender el seguro de paro –en caso que sea necesario y en función de sus competencias–, al tiempo que subrayó que la negociación del plan de licencia para los trabajadores que aún no pudieron gozar de sus días libres es importante porque ayuda a la incorporación de otros trabajadores.

Asimismo el secretario de Estado destacó la decisión de los trabajadores de aplazar hasta enero las reivindicaciones salariales que fueron el origen del conflicto. Los agremiados aceptaron ingresar en la negociación de las cuestiones salariales después de la zafra de fin de año.

Murro dijo que la acusación de "persecución sindical" de los trabajadores también estuvo arriba de la mesa. "Hay una preocupación desde 2016 que es cuando se constituyó el sindicato. Para atender esta situación hemos preferido el camino del diálogo personalizado antes que el camino administrativo", dijo Murro.

Frigorífico Solís se inició con 20 trabajadores y hoy es una empresa que emplea a 350 personas en el departamento de Lavalleja. Sus carnes se exportan a los mercados más exigentes. "La exportación de carne es fundamental para Uruguay. Por eso esta dedicación", apuntó el ministro.

Murro espera que la posibilidad de un acuerdo en este conflicto ayude también a que no se realice el paro del miércoles y el jueves que incluye a toda la industria frigorífica.

Primero libre circulación y derecho al trabajo

Por otra parte, en la medida que las autoridades y todos los trabajadores del Frigorífico Solís "tengan libre acceso a la planta", un hecho que se daba por medidas sindicales aplicadas desde el 14 de noviembre pasado y que se revirtió este lunes, "no existe ningún problema de concurrir a las reuniones planteadas", dijo a El Observador una fuente de la empresa. Actualmente se encuentran en seguro de paro 58 trabajadores, agregó la fuente.

Con una medida cautelar solicitada por la empresa, "han podido ingresar entre 120 y 130 trabajadores a cumplir con las tareas de faena de los animales que se encuentran en la planta industrial y con el fin de entregar a la venta productos perecederos, como carnes que estaban colgadas en ganchos o dispuestas en cajas. "Lo fundamente para la empresa es la libertad de circulación y de trabajo, que es lo que hoy está restringido e impide el acceso a las fuentes de trabajo. Se entienden y aceptan todas las medidas gremiales, siempre y cuando no se afecte la libertad de trabajo", sostuvo la fuente empresarial.

La fuente consultada indicó que el Solís evolucionó de tener una plantilla de 22 trabajadores a llegar en pocos años a un pico de 350, respondiendo a necesidades de orden comercial. Sin embargo, por razones de negocios, de eficiencia y de la rentabilidad que incentivó el crecimiento, "hay momentos en que también hay que dar un paso para atrás. Es el normal devenir de las empresas, donde hay momentos, malos, buenos y otros no tanto", dijo la fuente, que adelantó que la empresa está dispuesta a revisar la lista de obreros al seguro de paro.

Comentarios