Cargando...

Mundo > Empleo juvenil

Unos 73 millones de jóvenes están desempleados en todo el mundo

Según la Organización Internacional del Trabajo, representa una muy leve mejora que no alcanza a recuperar el nivel de la prepandemia; el 23% de ellos tampoco estudia, el registro más alto de los últimos 15 años

Tiempo de lectura: -'

12 de agosto de 2022 a las 05:04

La recuperación del empleo juvenil sigue produciéndose a un ritmo muy lento, según un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que confirma que la pandemia de covid-19 ha perjudicado a los jóvenes más que a cualquier otro grupo etario.

Los datos surgen del informe “Tendencias Mundiales del Empleo Juvenil 2022”. El documento subraya que la pandemia ha exacerbado los desafíos que afrontan los jóvenes de entre 15 y 24 años, un grupo que desde principios de 2020 registra una pérdida porcentual de empleo mucho mayor que la de los adultos.

Se prevé que este año habrá unos 73 millones de jóvenes desempleados en todo el mundo. El registro, si bien constituye una leve mejora con respecto a los 75 millones de 2021, implica que continúa habiendo 6 millones de jóvenes desempleados más que antes del inicio de la pandemia.

El estudio agrega que la proporción de jóvenes desempleados que no siguen ningún programa educativo o de formación –los llamados jóvenes “nini”– aumentó en 2020 –último año para el que se dispone de datos a escala mundial– el 23,3%, lo que representa un incremento de 1,5 puntos porcentuales con respecto a 2019, proporción no alcanzada desde hace 15 años.

“La situación de los jóvenes es peor en el caso de las mujeres que en el de los hombres, lo que pone de relieve una relación empleo-población mucho menor”, explica el informe. Según los especialistas de la OIT, se prevé que para 2022, el 27,4% de las mujeres jóvenes de todo el mundo estén empleadas, frente al 40,3% de los hombres jóvenes.

“La brecha de género, que ha dado pocas señales de reducirse a lo largo de los últimos dos decenios, es mayor en los países de ingresos medianos bajos, y menor en los países de ingresos elevados”, destaca el trabajo.

Diferencias a escala regional

El estudio estima una recuperación dispar del desempleo juvenil. Según las proyecciones, solo en los países con ingresos elevados cabe esperar que para finales de este año se alcancen índices de desempleo juvenil equiparables a los de 2019. “En Europa y Asia Central se estima que el índice de desempleo juvenil rebase en 1,5 puntos porcentuales el promedio mundial de 2022, con niveles del orden del 16%”.

Para la región Asia-Pacífico, la OIT prevé que hacia diciembre próximo, el nivel de desempleo se ubicará en torno al 14,9%, la misma proporción que el promedio mundial, aunque con marcadas diferencias según las subregiones y países. En el caso de América Latina, el índice seguirá siendo muy elevado. Según la proyección, alcanzará el 20,5%, región en la que la pandemia exacerbó las diferencia entre varones y mujeres. La situación es muy diferente en América del Norte. Se prevé que el índice se ubique en el 8,3%, proporción inferior al promedio mundial.

Las situaciones más dramáticos se registran en África y los Estados árabes. En el primero de los casos, muchos jóvenes han decidido abandonar por completo el mercado de trabajo. En 2020, más de uno de cada cinco estaba desempleado y no seguía ningún programa educativo o de formación. La situación se ha agravado desde entonces. En el caso de los países árabes, índice de desempleo juvenil se ubicaría en el 24,8% a fines de este año, y en el 42,5% entre las mujeres, dato este último que triplica el promedio mundial (14,5%).

Las oportunidades

“La necesidad más acuciante de los jóvenes es contar con un mercado de trabajo eficaz, que brinde oportunidades de empleo decente a los jóvenes que ya forman parte del mercado laboral, y oportunidades de educación y formación de calidad a aquellos que aún no se han incorporado”, señaló Martha Newton, Directora General Adjunta de Políticas de la OIT, durante la presentación del informe.

Según el trabajo, de aplicarse políticas adecuadas, se podrían crear unos 8 millones y medio de nuevos puestos de trabajo hasta 2030 para beneficiar el empleo juvenil si se impulsaran las economías verde y azul, esta última relacionada con la utilización sustentable de los recursos oceánicos.

Los especialistas de la OIT agregan que “la realización de inversiones específicas en tecnologías digitales podría contribuir sustancialmente” a solucionar la situación. En el informe se destaca que de alcanzarse una cobertura universal de banda ancha “podría lograrse un aumento neto de 24 millones de empleos en todo el mundo, de los cuales 6,4 millones corresponderían a personas jóvenes”.

El documento también subraya la importancia de los sistemas de salud y educación. Puntualmente, sus efectos positivos en cuatro aspectos: mejoran las perspectivas de empleo juvenil, facilitan la permanencia en el mercado de trabajo de los jóvenes con responsabilidades familiares y promueven el bienestar al ampliar las oportunidades educativas y de formación. “Una contribución directa para disminuir la proporción de jóvenes “ninis”, especialmente en el caso de las mujeres”, dice el trabajo.

Según la OIT, las inversiones en los sectores asistenciales podrían facilitar la creación de 17,9 millones de nuevos empleos destinados a jóvenes hacia 2030, tanto en dichos sectores asistenciales como en otros. Adicionalmente, “la adopción de políticas en las economías verde, digital y asistencial de forma conjunta daría lugar a un aumento del PBI mundial del 4,2% y contribuiría a crear 139 millones de nuevos empleos para personas de todas las edades, de los cuales 32 millones corresponderían a empleos para jóvenes”.

Trabajo decente

Según se desprende del estudio, la inversión en los citados sectores debería ir “acompañada del fomento de condiciones de trabajo decentes para todos los jóvenes”. Ello incluye el respeto de sus derechos y garantías fundamentales, en particular la libertad de asociación, el derecho a la negociación colectiva, la igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor y la erradicación de la violencia y del acoso en el trabajo.

"La pandemia puso de manifiesto una serie de deficiencias en la forma de abordar las necesidades de los jóvenes, en particular las de los más vulnerables, como los que buscan empleo por primera vez, los que abandonan su formación escolar, los recién licenciados con poca experiencia y los que permanecen inactivos no por decisión propia", afirmó Newton.

"La necesidad más acuciante de los jóvenes es contar con un mercado de trabajo eficaz, que brinde oportunidades de empleo decente a los que ya forman parte del mercado y oportunidades de educación y formación de calidad a aquellos que aún no se han incorporado", concluyó la directora adjunta de la OIT en el marco de la presentación.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...