Selección > FÚTBOL FEMENINO SUB 17

La diferencia abismal del Mundial que está organizando Uruguay con el de Rusia

El mismo juego, la misma emoción, pero del torneo ruso al uruguayo hay un mar de diferencias; para la AUF es el primer peldaño de la escalera a 2030

Tiempo de lectura: -'

14 de noviembre de 2018 a las 05:04

Desde este martes Uruguay es sede de un Mundial FIFA, el femenino sub 17, que es el segundo de la historia que se realiza en el país luego de aquel, en 1930, masculino y en otro contexto del fútbol mundial.

Uruguay 2018 se trata de un torneo que cuenta con todos los requisitos y estándar de calidad de un evento FIFA, pero que tiene diferencias con el principal certamen que organiza el órgano rector del fútbol, el histórico mundial de selecciones que este año tuvo su edición en Rusia.

A nivel de estructura, el femenino sub 17 cuenta con 16 selecciones en su fase final, las cuales están dividas en cuatro grupos. El torneo que se disputa en Uruguay, tiene tres sedes: Montevideo, que alberga a dos grupos, Maldonado y Colonia.  

En Rusia 2018 hubo 11 ciudades sedes en la que se distribuyeron los partidos que jugaron las 32 selecciones clasificadas.

Con respecto a estadios, en el sub 17 femenino son tres los escenarios que se utilizan para los partidos, el Charrúa, el Supicci de Colonia y el Campus de Maldonado, en un radio no mayor de 200 kilómetros, como pidió la FIFA, mientras que en el mundial ruso hubo 12 recintos, en distancias superiores que insumeron hasta tres horas y media en avión.

En el caso de Uruguay 2018, el Charrúa ofrece césped sintético y las otras dos natural; en Rusia 2018 los 12 estadios tenían césped natural.

Los planteles del torneo juvenil cuentan con 21 jugadoras (dos de ellas goleras) mientras que en el Mundial de mayores cada combinado cuenta con 23 futbolistas (tres goleros).

Se agranda la brecha

A la hora de comparar las inversiones, las diferencias son abismales. Lo que también se refleja en el público que llega a los torneos.

Por ejemplo, para el Mundial de Rusia, se informó que el costo total de los preparativos para el evento, incluida la construcción, remodelación de estadios y complejos deportivos, fue de US$ 11.954 millones. De ese monto, US$ 6.856 millones fueron invertidos por el gobierno ruso, US$ 1.617 millones de la gobernación regional y US$ 3.438 de empresarios del sector privado.

Para el de Uruguay, es de público conocimiento que la Secretaría Nacional de Deporte dispuso de US$ 1 millón para el certamen, que se utilizó para el césped sintético y obras que permitieron colocar el Estadio Charrúa en un nivel internacional. A eso se deben sumar aportes de la FIFA y de Conmebol.

Rafael Fernández, presidente del Comité Organizador Local, señaló que el costo del mundial fue de “no más de US$ 6 millones”, según declaró a Fuentes Confiables de radio Universal a fines de agosto.

En este monto que manejó el exvicepresidente de la AUF se incluyen las reformas en el Estadio Charrúa, que cuenta con nuevo césped sintético e iluminación, como las tareas de acondicionamiento en el Campus y el Supicci, más infraestructura en los campos de entrenamientos, seguridad, logística y demás.

Otro diferencial es el público que llega a un país organizador. En Rusia, antes del torneo, esperaban la llegada de 1,5 millones de extranjeros. Luego de finalizado, el primer ministro Dmitry Medvedev indicó que fueron recibidos más de 3 millones de turistas.

Cuando se realizó en Montevideo el workshop de FIFA previo al mundial sub 17, se consultó a representantes de la selección brasileña, que será local en Maldonado, cuántos hinchas estimaban que podían venir a Uruguay y la respuesta fue que sería en el entorno de unos 200, incluyendo familiares de las futbolistas.

De todas formas, el público respondió en gran manera para alentar a su selección y el primer partido de este martes en el Charrúa se jugó con entradas agotadas.

En ese aspecto, las entradas para el mundial uruguayo se venden desde $ 150 a $ 300, mientras que para el de Rusia fueron desde los US$ 105 a US$ 1.100.

Pese a las diferencias, como dice el eslogan del torneo femenino, cuando ruede la pelota se tratará de el mismo juego y la misma emoción, y para Uruguay será un gran paso para seguir subiendo la escalera que le permita llegar al sueño de organizar un grupo y el partido inaugural o final del Mundial de 2030.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...