Cargando...
Producción ganadera en Uruguay.

Agro > TRIBUNA / CARLOS MARÍA URIARTE

Volver, y seguir contra la bichera

Uriarte: "Cualquiera sea la alternativa que se elija, este tipo de desafíos (erradicar la Mosca de la Bichera) nos precisa a todos juntos, y es fundamental el protagonismo de los productores"

Tiempo de lectura: -'

12 de noviembre de 2021 a las 22:05

Por Carlos María Uriarte (@uriartec1), especial para El Observador

Quisiera públicamente agradecerle a todo el equipo de El Observador, en la persona de Juan Samuelle, todo el apoyo recibido siempre, y de sobremanera por haberme brindado la oportunidad de volver a compartir nuestras líneas con los seguidores de El Observador, que los sabemos no pocos.

A todo el equipo de El Observador, muchas gracias. Es un honor para mí volver a compartir filas en esta noble tarea de colaborar a construir el futuro de nuestro país.

De nuestro pasaje por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), lamentablemente nos quedaron muchas cosas por concretar, pero probablemente lo que más lamentamos es no haber podido poner en marcha el “Programa para la Erradicación de la Mosca de la Bichera”.

Y a ello nos queremos referir hoy en nuestro reencuentro, dada la importancia que para nosotros tiene el tema, para nuestro Agro, pero en especial para la ovinocultura. Lo hacemos con un fin constructivo, y para colaborar para que sea una realidad lo antes posible.

Permítanme compartir con ustedes algunos de los avances que se habían logrado en aquel entonces, y que a muchos nos crearon una gran ilusión, de que al fin íbamos a poder vernos libre de este flagelo.

Al dejar el ministerio, quedó un equipo público/privado, multiinstitucional, muy comprometido con esta causa, a los cuales exhorto a no bajar los brazos y a seguir apoyando a las nuevas autoridades para hacerlo posible.

Este grupo trabajó mucho este último año y medio, y con el apoyo de especialistas facilitados por el USDA, con vasta experiencia en este tipo de programas, se pudo desarrollar un plan técnico que ya fue públicamente discutido.

También se cuenta con un proyecto para el desarrollo del programa donde además de hacer una estimación del costo del programa (unos US$ 40 millones) se evalúan diversas alternativas para su pago, así como el posible impacto económico que dicha erradicación tendría en las empresas ganaderas.

Hay también elaborado un proyecto de ley borrador para la alternativa propuesta por este equipo de trabajo.

Por último, se realizó un estudio del impacto ambiental que la erradicación de esta mosca tendría.

Hoy se cuenta con el compromiso de la COPEG (Comisión Panamá - Estados Unidos para la Erradicación y Prevención del Gusano Barrenador del Ganado) para el suministro de las moscas, equipamiento, capacitación y el apoyo técnico necesario.

Además, el Instituto de Energía Atómica aceptó colaborar para hacerlo posible, de hecho financiaría una misión técnica que visitaría la planta de COPEG en Panamá para interiorizarse presencialmente de los pormenores que este tipo de campaña tiene. Lamentablemente, la pandemia nos lo impidió.

En lo regional, la ministra de Agricultura de Brasil manifestó oficialmente el interés de Brasil para continuar con el trabajo que eventualmente se comience desde Uruguay en la erradicación de esta mosca.

En los últimos tiempos de nuestra presencia en el MGAP surgieron nuevas inquietudes, todas de recibo, pero más allá de las ventajas y desventajas que unas y otras alternativas tienen, lo importante es hacerlo posible.

Las nuevas autoridades han reafirmado el compromiso en llevarla a cabo, en diversas oportunidades.

Solo restaría definir la gobernanza y la forma de financiarlo.

La gobernanza, cualquiera sea, tiene exigencias claras y concretas, debe ser eficiente y eficaz.

Y con respecto al financiamiento, entendemos que algo que cuesta prácticamente el daño que provoca en un solo año, no debería de generar tantas dudas.

Se han realizado varias encuestas entre los productores y todas ellas muestran un amplio apoyo para la erradicación de la mosca de la bichera, es más, podría decirse que es un pedido a gritos que desde el sector se realiza desde hace ya demasiado tiempo.

Lamentablemente, los daños de esta plaga ya se están haciéndose sentir en nuestros campos, y es muy probable que el sector pierda otros US$ 40 millones en pérdidas directas. Casi lo que costaría su erradicación.

Entendemos que ya se ha hecho suficiente discusión del tema, y que es el momento de tomar decisiones.

No hay que tenerle miedo a equivocarse, solo el que hace se equivoca. Lo peor es no hacer nada.

Cualquiera sea la alternativa que se elija, este tipo de desafíos nos precisa a todos juntos, y es fundamental el protagonismo de los productores.

No vale la pena desgastarse pensando en los por qué no, sino deberíamos concentrarnos en cómo hacerlo posible.

Todas las alternativas son válidas, la única que no es aceptable es el “no se puede”.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...