Agro > EXPO PRADO 2017

Zerbino abogó por "competitividad, competitividad, competitividad"

El presidente de ARU advirtió por señales que recuerdan a momentos previos de las grandes crisis del país

Tiempo de lectura: -'

16 de septiembre de 2017 a las 13:40

El presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), Pablo Zerbino, abogó por "competitividad, competitividad, competitividad", en un claro paralelismo con el discurso de asunción del expresidente José Mujica ante la Asamblea General, cuando propuso "educación, educación, educación".

En un discurso, que recorrió diferentes aspectos vinculados a la producción agropecuaria, a la política nacional e internacional, pero también a temas sociales como el hambre, la pobreza y la vivienda, Zerbino remarcó que la actual situación de pérdida de competitividad le recuerda a momentos previos a importantes crisis que vivió el país, como la del año 2002.

El dirigente remarcó que muchos productores están quedando por el camino, sobre todo los de menores recursos, y en ese sentido dijo que en los últimos 10 años se cerraron 502 tambos en Uruguay.

Agregó que el sector agropecuario no es el problema, y afirmó que si lo dejan puede ser gran parte de la solución. Además advirtió que el sector está en una situación de tal fragilidad que cualquier evento adverso, ya sea climático, sanitario o de mercados podría ser un golpe mortal.

El presidente de ARU manifestó la preocupación de la gremial por la crisis que atraviesa el sector lechero, con cierre de industrias, tambos y pérdidas de puestos de trabajo, además de un gran endeudamiento que actualmente equivale al rodeo de todas las vacas lecheras que hay en el país.

Señaló la gran pérdida de rentabilidad del sector agropecuario, documentada por instituciones como el Instituto Plan Agropecuario y Fucrea.

Indicó también que el gran peso salarial lleva a recortes de mano de obra y pérdida de productividad. Zerbino también señaló que hay capacidad crediticia pero que se perdió capacidad de pago, y eso es como entrar en un corral de ramas, advirtió.

Destacó la gran producción de soja y arroz de la última zafra, pero señaló que hay productores arroceros que se están yendo a producir a otros países porque en Uruguay no logran rentabilidad.

"Parece que los productores uruguayos somos los primeros de la clase en hacer los deberes pero los últimos al recibir las notas", afirmó.

Por otra parte Zerbino destacó la importancia de la exportación de ganado en pie para sostener el precio del ternero, producto del sector criador, el eslabón que históricamente fue el menos favorecido de la cadena ganadera.

Economía

El presidente de la ARU indicó que el gobierno usa el tipo de cambio como ancla para controlar la inflación, y eso aumenta los costos en dólares del país. Expresó que Uruguay está caro en dólares y que aumenta la presión fiscal con impuestos ciegos que no tienen relación con el espíritu de la reforma tributaria que vinculaba los aportes con la renta.

Según la ARU el Impuesto Al Patrimonio no debería existir, porque el sector ya está grabado por la renta y por la Contribución Inmobiliaria Rural. Zerbino consideró que se debe ser más eficiente en el gasto antes de buscar recaudar más.

Dijo que se debería aprender de Chile, país que en las buenas ahorra, para aguantar en las malas.

"A la riqueza antes de repartirla hay que generarla", dijo Pablo Zerbino, y agregó que se generan a través de empresas privadas, de forma genuina, con educación y con trabajo.

"Tropezamos una y otra vez con la misma piedra, Uruguay parece convivir con el atraso cambiario, es algo que está en el ADN", sostuvo.

Inserción internacional

Remarcó que en materia de inserción internacional Uruguay retrocede, mientras otros países avanzan con estrategias comerciales. Señaló un claro reacomodo del contexto internacional del que Uruguay participa poco o nada. Indicó que la profundización de las relaciones comerciales de Australia y Nueva Zelanda le hace más difícil competir a Uruguay.

La principal limitante que tiene Uruguay es el comercio ineficiente, y se necesita de la inserción internacional para participar adecuadamente en el comercio mundial, insistió el dirigente.

Explicó que todas las pequeñas economías son grandes exportadoras, y que las economías exitosas tienen relación de 55% con el PIB, mientras que la de Uruguay es de 23%.

Políticas

Pablo Zerbino expresó que los precios de los combustibles y de la energía eléctrica deben ser equivalentes a los precios de exportación y no deben tener fines recaudatorios.

Rechazó las postergaciones de inversiones en infraestructura, que calificó como fundamentales para el desarrollo del país.

La ARU planteó además que no se pueden destinar recursos a la educación sin metas de realizaciones concretas en el mediano plazo.

No faltó en el discurso de la ARU el tema de la inseguridad, y esta vez no se hizo referencia al abigeato sino a atracos y copamientos, que generan gran preocupación en la gremial.

La gremial se mostró preocupada también con los retrasos en las aprobaciones de nuevos eventos biotecnológicos en soja y maíz, tecnologías transgénicas que ya fueron aprobadas en países competidores y que a nivel local se siguen discutiendo. En tal sentido Zerbino expresó que no hay argumentos técnicos ni sanitarios que impidan que se aprueben esas tecnologías.

El empresario defendió a la exportación de ganado en pie, por ser un producto de gran innovación y desarrollo, porque con el ganado se exporta mucho valor agregado. "Queremos que los empresarios sigan produciendo con confianza para servir mejor a una creciente demanda mundial", subrayó.

Conciencia agropecuaria

El presidente de la gremial organizadora de la Expo Prado se mostró esperanzado en que no pierde de las esperanzas de que algún día se logre que la población de Uruguay entienda la importancia de que crecer económicamente es la mejor forma de progracera.

Dijo que se subestima al agro cuando se dice que no genera valor. Explicó que la punta de la madeja del agregado de valor de la producción es el mejoramiento genético, y señaló a los grandes campeones que esperaban en el ruedo de la Rural, como prueba de ello.

Proyectar el mundo de 2050

En la segunda parte de su discurso Zerbino invitó a proyectar el mundo de 2050 y leyó parte de un estudio realizado por FAO.

El documento señala que la población urbana actualmente representa 49% del total, y que en 2050 pasará a ser 70%, con mayor poder adquisitivo, y esa población deberá alimentarse.

Pero según el análisis en 2050 no se solucionarán los problemas de alimentación del mundo si los gobiernos no aplican políticas de apoyo a los agricultores.

El presidente de ARU opinó que el panorama internacional es bueno para la producción de alimentos. Agregó que 85% de las exportaciones de bienes son agroindustriales y el agro es el sector más dinamizador de la economía. "Cuando al campo le va bien, le va bien al país", afirmó.

Insistió en que la eliminación del hambre y la pobreza es el gran desafío del mundo, y un compromiso para un país que produce alimentos.

Reconocimientos

El presidente de la ARU dijo que recibió con gran satisfacción la noticia de la apertura del mercado de Estados Unidos para la carne ovina con hueso, y destacó la gran colaboración que realizó la gremial así como otras instituciones para que se alcanzara ese logro.

También destacó como algo positivo la postergación de la bancarización obligatoria para el agro, hecho que generaría grandes inconvenientes a productores y asalariados rurales.

El presidente de ARU destacó la obra de Mevir, que calificó como el principal y más exitoso plan de viviendas en la historia del país.

Y felicitó y apoyó a las sociedades de criadores de las razas Merino Australiano y Aberdeen Angus que harán sus congresos mundiales en los próximos años en Uruguay.

Zerbino saludó a las mujeres rurales en el Año Internacional de la Mujer; también a los jóvenes que integran la Asociación Rural de Jóvenes del Uruguay (ARJU), a quienes agradeció su colaboración para la realización de la Expo Prado, y a los diferentes medios de comunicación por la cobertura de la muestra

Y recordó que hace 51 años quien estuvo parado en esa tribuna como presidente de la ARU fue su padre, José Victor Zerbino.

En el tintero

El empresario señaló que se está lejos de solucionar problemas como las jaurías de perros que atacan a los animales productivos.

Y por otra parte explicó que la gremial se retiró de las negociaciones de los convenios salariales, al haber quedado en minoría, lo que se consideró injusto.

También señaló que hasta que la región no asegure totalmente que no habrá nuevos focos de fiebre aftosa no se debería dejar de vacunar, y en el mismo sentido se expresó el ministro interino de Ganadería, Agricultura y Pesca, Enzo Benech, quien sostuvo que "mientras nosotros estemos en el gobierno se seguirá vacunando", porque es mucho lo que está en riesgo y en mantener el estatus sanitario para acceder a los mercados internacionales le va la vida al país.

Repasó que la ARU se creó para resolver los problemas de la campaña, pero siempre pensando en el porvenir, y por eso la institución siempre apoyó y participó en los institutos de participación público-privada.

Al respecto dijo que es materia pendiente reforzar esa institucionalidad, para que el conocimiento generado en el ámbito científico le llegue al productor rural.

Comentarios