11 de julio 2024
Dólar El Observador | Auspicio BROU Cotizaciones
Compra 38,90 Venta 41,30
18 de junio 2024 - 11:10hs

En las rondas de negociación salarial de la actividad privada los sindicatos siempre sembraron dudas sobre el cumplimiento de las estimaciones de inflación futura que realizaba el gobierno, y que eran la base de los aumentos nominales que luego percibían los trabajadores.

En los hechos, la inflación observada terminaba siendo mayor a la inflación proyectada. En otras palabras, la pauta quedaba “corta” como suele decirse en la jerga del mercado de trabajo. Así cada año cuando llegaba el mes de julio la cuenta que hacían empresarios y trabajadores era a cuánto ascendía el correctivo que se tendría que pagar a los 12 meses de vigencia del convenio para equilibrar los números.

El próximo 30 de junio una importante cantidad de convenios colectivos cumplirán un año de vigencia. Pero esta vez no será necesario activar el correctivo, porque la pauta de ajustes que dio el gobierno como base de la negociación superó a la inflación y quedó “larga”.

Más noticias

Inflación y salarios

Un ejemplo con cifras. Además de los porcentajes específicos por recuperación de lo perdido en pandemia, un convenio colectivo que siguió el lineamiento oficial del Poder Ejecutivo y firmó a dos años habrá tenido al 30 de junio dos correcciones salariales por inflación proyectada semestral: un primer ajuste de 2,7% que se otorgó en julio de 2023, y otro ajuste de 4,4% que se otorgó en enero de 2024.

Esos dos ajustes (7,2%) se ubican por encima de la inflación registrada en los 11 meses a mayo (4,6%) y de la proyectada por el mercado para el año cerrado a junio que estará muy cercana a esa cifra.

Esta situación era esperable de antemano, en un contexto de caída de la inflación, que comenzó a darse en simultáneo con la marcha de la negociación salarial de 660 mil trabajadores durante el segundo semestre de 2023, y donde el Poder Ejecutivo mantuvo los lineamientos originales que estaban basados en proyecciones incluidas en la rendición de Cuentas de 2022.

Esas proyecciones de inflación eran de 6,7% para 2023 y de 5,8% para 2024. En el primer caso la inflación finalmente terminó el año en 5,1%, y en el segundo caso difería de la estimación de trayectoria futura que tenía el Banco Central, en ese entonces levemente por encima de 5%.

Durante el año pasado hubo analistas que plantearon la necesidad de que el gobierno ajustara a la baja las pautas salariales y se volviera a proyecciones más cercanas a las que se tenían en el Presupuesto de 2020.

Entre sus argumentos manejaron aspectos vinculados a las expectativas de inflación, y también al impacto que podría tener en las finanzas públicas. También advirtieron sobre posibles desalineamientos entre productividad y salarios reales, similares a los ocurridos entre 2015 y 2019.

La inflación menor a la anticipada, y los lineamientos que el gobierno mantuvo sin correcciones en la previa del año electoral, han sido claves para el crecimiento del salario real observado hace varios meses.

Otras rondas recientes de negociación salarial

Un repaso general por las últimas rondas de negociación muestra que será la primera vez desde 2019 que la cláusula de correctivos por inflación no se activará en el primer año de vigencia de los convenios.

En la novena ronda celebrada en 2021 esos correctivos se tuvieron que activar durante 2022, en buena medida por el empuje inflacionario que provocó la guerra de Ucrania. Originalmente estaban previstos al vencimiento, es decir luego de 24 meses, porque así lo había dispuesto el gobierno. Esa vez el Poder Ejecutivo sugirió a empresarios y trabajadores que negociaran adelantar el pago como forma de paliar la pérdida de poder adquisitivo.

Entre 2020 y 2021 en plena pandemia, la cuenta entre los ajustes salariales de la ronda puente y la inflación del período indicaba que el correctivo también debía activarse para unos 460 mil trabajadores. Pero dado la coyuntura del momento, la fórmula aplicada también consideró la tasa de caída del Producto Interno Bruto (PIB), con lo que el correctivo final fue nulo, y dio lugar a una pérdida salarial de alrededor de cuatro puntos, cuya recuperación está prevista se complete entre este año y principios de 2025.

Antes, la séptima ronda se había realizado en gran parte durante 2018. A mediados de 2019 y al cabo de un año con inflación entorno a 7%, solo hubo un correctivo inferior a un punto para un grupo reducido de sectores que se había clasificado como “en problemas”. Esa vez no hubo correctivo para los acuerdos clasificados como “medios” que eran mayoría, y para los clasificados como “dinámicos”, porque los aumentos acordados habían estado por encima de la suba de precios.

Temas:

inflación salarios

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos