14 de junio 2024
Dólar
Compra 38,25 Venta 40,45
16 de mayo 2024 - 9:36hs

El gobierno de Brasil anunció nuevas ayudas humanitarias para miles de familias víctimas de la catástrofe climática que goplean el sur del país vecino, durante la tercera visita del presidente Luiz Inácio Lula da Silva a la devastada región.

Casi dos semanas después de que las lluvias intensas sumergieran cientos de localidades en el estado de Rio Grande do Sul, el alcance de los estragos aún es difícil de estimar.

Las inundaciones dejan hasta el miércoles 149 muertos y 108 desaparecidos, según Defensa Civil. Además, más de medio millón de personas fueron evacuadas para salvar sus vidas.

Más noticias

Unos 80 mil damnificados se encuentran en decenas de refugios instalados en escuelas o polideportivos.

"No mediremos esfuerzos para ayudar a las personas a reconstruir sus vidas", dijo Lula en la ciudad de Sao Leopoldo, ubicada al norte de la capital estatal Porto Alegre y una de las afectadas por la calamidad.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/LulaOficial/status/1790776038135398842&partner=&hide_thread=false

El gobierno de Brasil entregará a cada familia afectada directamente por las inundaciones 5 mil 100 reales -mil dólares- para reponer algunos de los bienes perdidos.

La ayuda llegará a 240 mil familias, detalló el ministro de Casa Civil -jefe de gabinete-, Rui Costa, por un total de 1.200 millones de reales -unos 233 millones de dólares.

Además, la administración federal hará una compra masiva de viviendas al sector privado para entregar a los damnificados, que actualmente se reparten entre refugios y hogares de familiares.

Según los datos del gobierno, en la región hay unas 14 mil viviendas en construcción que entran en este plan, de las cuales 600 ya están terminadas. Las propiedades que estén embargadas judicialmente también serán adquiridas para el mismo fin.

El mandatario hizo los anuncios acompañado del gobernador de Rio Grande do Sul, Eduardo Leite, así como de una amplia delegación de ministros y otros altos funcionarios, como el presidente de la corte suprema.

El gobierno izquierdista creó un ministerio extraordinario de apoyo a la reconstrucción tras la catástrofe y nombró a la cabeza al ministro de comunicación de la Presidencia, Paulo Pimenta.

En Sao Leopoldo, Lula visitó un refugio para unas 1.500 personas instalado en el campus de una universidad. El mandatario conversó con muchos de los afectados y les expresó su solidaridad.

La lluvia sigue cayendo

Mientras, en intervalos, las lluvias siguen cayendo en el castigado territorio del sur de Brasil.

Los pobladores de Lajeado, otra localidad del interior fuertemente abatida por la catástrofe, cruzan un puente improvisado levantado por la fuerza armada sobre el río Forquilha luego de que la violencia de las aguas destruyera el cruce original.

"Es muy difícil ver todo como está, las personas que perdieron sus casas. Es muy complicado hasta que todos logren levantarse de nuevo", dijo a AFP Josiane Platsch, una técnica agropecuaria, de 27 años.

"Tengo mi empresa aquí y vivía allí. Ahora tenemos que salir, no podemos quedarnos", dijo el mecánico Mauricio de Camargo, de 33 años.

"Siempre es el mismo problema. Mientras ellos no draguen nuestros ríos, eso nunca va a cambiar", añadió.

Al menos siete ríos siguen el miércoles con niveles por encima de la cota de inundación, entre ellos el Guaíba, en Porto Alegre.

La oficina de ayuda humanitaria de la USAID, la agencia estadounidense para desarrollo internacional, dispuso de 150 mil dólares para proveer artículos sanitarios y kits de primeros auxilios para asistir a las poblaciones de varias ciudades afectadas, según un comunicado.

Con información de AFP

Temas:

Lula da Silva Brasil lluvia

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos