Economía y Empresas > sector en problemas

"Competencia carnívora entre empresas de seguridad" la pagan los trabajadores, según gremio

Sindicato advierte que la situación es grave en muchas empresas y que el guardia de seguridad queda totalmente expuesto en su función, sin un respaldo real

Tiempo de lectura: -'

31 de diciembre de 2020 a las 05:04

Llegó con los zapatos atados entre sí y sobre sus hombros, descalzo en el último tramo, uniforme desencajado y pantalones remangados hasta la rodilla por atravesar el arroyo. En algunas zonas del interior del país, muchos guardias de seguridad llegan de esa manera a sus puestos de trabajo, atravesando cañadas y con no mucho más que sus celulares en caso de emergencia.

“Es fácil poner una empresa de seguridad en este país, demasiado. Hay empresas que no tienen ni una bicicleta para auxiliar al trabajador si lo necesita. Si le mostrara a usted dónde tienen las bases, se sorprendería, porque algunas funcionan en los garajes de alguna casa perdida y aislada. Tener un escritorio y un teléfono no alcanza”, dijo a El Observador Eduardo Camargo, secretario de la Unión Nacional de Trabajadores de la Seguridad Privada (Unatrase) y titular de los mediadores del grupo 19, que corresponde a servicios.

Existen 350 empresas de seguridad registradas en el país, en un sector donde el incumplimiento de disposiciones legales o reglamentarias están a la orden del día. Según Camargo, a esa contabilización se le debería agregar la existencia de entre 50 y 60 empresas informales. “Calculo esa cantidad pero es difícil saber porque uno se va enterando de a poco de que existen; son empresas chicas, unipersonales o con muy poco personal, que no están registradas en la Dirección General de Fiscalización de Empresas (Digefe) en el rubro de seguridad, sino que figuran como suministradoras o bajo otros conceptos. Los recibos de sueldo que hacen, asustan por lo básico que son. Parecen pocos casos, pero con el transcurso del tiempo uno va sumando”, dijo Camargo.

El sindicalista señaló que hay empresas que trabajan de 9 a 5 y después de esa hora el guardia de la noche “queda solo con lo que pase”. Otros casos muestran que los trabajadores usan sus celulares particulares en funciones laborales porque las empresas no se los provén, no realizan los cursos que indica la ley de seguridad, permanecen 12 horas en casetas de vigilancia sin agua o lejos de los baños, entre otras irregularidades. “Tenemos trabajadores que no se toman licencia desde el año 2017, o que no cobran los salarios en tiempo y forma, sino en cuotas”, agregó.

Tal vez una de las irregularidades más frecuentes es que al guardia se le exige otro tipo de tareas más allá de la seguridad, como la limpieza del edificio donde trabaja. “Muchas veces somos multifunción y lo que menos hacemos es seguridad”, explicó el sindicalista, aclarando que no es para nada su situación particular.

En la actual coyuntura de crisis, las empresas -incluso las de más porte del rubro- están compitiendo fuertemente apalancadas en los precios y ahí los platos rotos recaen en el trabajador, según Camargo. A su decir, “la competencia carnívora entre las empresas de la seguridad, la terminamos pagando los trabajadores”. 

Es decir, las empresas bajan los precios de sus servicios a sus clientes, potenciales clientes o en sus presentaciones en las licitaciones, con el fin de amarrar negocios, pero luego tienen problemas para pagarle a los trabajadores sus licencias, aguinaldos, medias horas de descanso, uniformes, o cubrir el seguro de vida como marca la ley, entre otras obligaciones vinculadas al salario o a las condiciones de trabajo.

Lo cierto es que bajar los precios al cliente final conlleva una cantidad de problemas que se trasladan al trabajador, quien generalmente no denuncia las situaciones irregulares por miedo a quedar marcado o perder su trabajo.

Esta situación también fue expuesta ante El Observador tanto por Sandra Rodríguez, presidenta de la Cámara Uruguaya de Empresas de Seguridad (CUES), como por Agustín Pose, presidente de la Federación uruguaya de Empresas de Seguridad (FUES). 

Mesa tripartita contra la informalidad

En un intento por profesionalizar el sector, el sindicato de la seguridad privada llevó la propuesta de formar una mesa de combate a la informalidad a los consejos de salarios a fines de 2017, la cual comenzó a funcionar a principios de 2018.

La mesa está integrada por las dos cámaras del sector: CUDES y FUES, el Ministerio de Trabajo y los trabajadores, a través del sindicato. Se reúnen en la Dirección Nacional del Trabajo (Dinatra) el primer lunes de cada mes y abordan temas salariales, contractuales, de licitaciones, uniformes, armas, interpretación de leyes y convenios, condiciones de trabajo y salud en el trabajo.

“El Ministerio de Trabajo interviene, media, recurre a sanciones y multas ante la informalidad e irregularidades, pero eso no alcanza, se requieren más esfuerzos conjuntos, por eso creamos la mesa”, explicó Camargo.


 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...