The Sótano > THE SÓTANO

De la vieja Pluna a la nueva India

La profesión de piloto aeronáutico comercial vive tiempos de notable prosperidad

Tiempo de lectura: -'

12 de febrero de 2020 a las 05:01

Cuando Uair y Pluna dejaron de operar, y luego, al tiempo, Alas Uruguay y BQB Líneas Aéreas, todos preguntaron qué iba a pasar con los pilotos. Uruguay no tiene ahora ninguna aerolínea de bandera nacional, pero eso no debería impedir que los pilotos compatriotas tengan trabajo, no aquí, sino en otra parte. Piloto de avión comercial no es la profesión del futuro, sino la del presente, la de ahora mismo.

El mundo, mejor dicho, la gente que lo habita, utiliza cada vez más el transporte aéreo, de ahí que haya una proliferación de nuevas y exitosas aerolíneas en todos los continentes. Es tanta la demanda de pilotos, que algunas aerolíneas se ven con regularidad forzadas a cancelar vuelos por carecer de suficiente personal que pueda hacerse cargo de los controles de los aviones.

Hay países en los cuales la situación respecto al transporte aéreo puede resultar insólita, de no conocerse el contexto. India, por ejemplo. La aerolínea de bandera nacional de ese país, Air India, fundada en 1930 y con una flota de 126 aviones que llegan a 58 destinos, se encuentra a la venta. Está en el respirador artificial, mantenida por dinero gubernamental. Hasta ahora no ha aparecido un comprador con interés de transformarla y hacerla rentable, algo que parece cada vez más difícil. En una situación similar se encuentra Alitalia, la cual en una época llegó a volar a Uruguay.

El caso de la India es representativo de una situación global: aerolíneas de gran dimensión enfrentan problemas para poder seguir operando, mientras otras de creación más reciente tienen ganancias que superan las expectativas de sus propietarios o accionistas. Su ritmo de expansión es tan veloz, que no pueden conseguir suficientes pilotos para las nuevas naves que compran o rentan. La escasez de pilotos es un problema internacional, y a la vez es motivo de atracción para los jóvenes interesados en elegir esta profesión que promete tener uno de los desempleos más bajos de todos.

Las cifras pueden considerarse espectaculares. Según datos de Ministerio de Aviación Civil de ese país, entre 2017 y 2019 la contratación de pilotos en India aumentó en un 88%, cifra que resulta insuficiente para cumplir con las vacantes de 17 mil pilotos que habrá en los próximos 10 años. La falta de pilotos ha obligado a IndiGo, una de las aerolíneas indias más prósperas, a tener que cancelar en reiteradas ocasiones 30 vuelos por día. Con las exigencias y requisitos que sí o sí deberían cumplirse, las plazas vacantes no pueden ser ocupadas de manera instantánea, pues la aerolínea debe entrenar a los nuevos empleados en cuyas manos queda la vida de los pasajeros.

El mismo problema comienzan a experimentarlo las aerolíneas estadounidenses. La falta pilotos será uno de los grandes desafíos de la industria aeronáutica en esta década. David Neeleman, el inspirado empresario que ha fundado las exitosas aerolíneas WestJet, de Canadá, JetBlue de EEUU, y Azul, de Brasil, acaba de crear Breeze, aerolínea de bajo costo. Es una de las varias nuevas que necesitarán decenas de pilotos en los próximos años y quizá, lo más probable, enfrente la escasez de profesionales.

Según la Administración Federal de Aviación, en EEUU en 1987 había 827 mil pilotos. En las últimas décadas el número ha decrecido en un 30 por ciento y por eso las aerolíneas están sintiendo la merma. Y las aerolíneas comerciales no están solas. La Marina de ese país predijo una escasez de pilotos del 10 por ciento para este año, mientras que la Fuerza Aérea informó que tendrá una falta de 1. 000 pilotos para 2022.

Dadas las circunstancias, y para poder cumplir con las exigencias de una industria que crece a pasos gigantescos, es que United Airlines se convertirá en la primera aerolínea estadounidense en tener su propia escuela de pilotos, lo cual le permitirá tener ventajas sobre sus principales competidores a la hora de llenar las vacantes laborales.

En 2001, tras el ataque terrorista en septiembre de ese año, y con la forma cómo afectó a muchas aerolíneas, varias de las cuales terminaron desapareciendo, los pilotos, los viejos y los nuevos, tenían por delante un futuro sombrío. Casi 20 años después, la cara de la moneda es otra muy diferente. Se ha pasado del desempleo, a la abundancia de vacantes que no pueden ser ocupadas en su totalidad. Se calcula que entre ahora y el año 2035, la industria aeronáutica necesitará 679 mil pilotos. ¿De dónde saldrán?

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...