Economía y Empresas > Entrevista a Liliam Kechichian

“El mensaje a los argentinos es que no necesitan dólares para venir a Uruguay”

La ministra de Turismo habló sobre las expectativas para la próxima temporada en una coyuntura regional complicada

Tiempo de lectura: -'

12 de noviembre de 2019 a las 05:03

Cualquiera sea el resultado electoral, en febrero próximo y luego de casi 15 años Liliam Kechichian dejará el Ministerio de Turismo –ha sido subsecretaria y ministra- para asumir en el Parlamento como senadora por el Frente Amplio-. La cartera que dirige se enfrenta por estos días a un desafío nada fácil: buscar la manera de que la crisis argentina impacte lo menos posible en los números de la temporada de verano. Aunque dice que no tiene proyecciones, reconoce que el efecto va a sentirse en la próxima zafra. La apuesta es también al turismo interno, un segmento para el que se buscan nuevos incentivos en los servicios que se contraten con tarjeta. Lo que sigue es un resumen de la entrevista que Kechichian concedió este lunes a El Observador

Hay una coyuntura económica regional complicada ¿Qué perspectiva se tiene hoy respecto al principal cliente que es el turismo argentino?

Desde la mega devaluación del año pasado se prendieron algunas luces amarillas. Reaccionamos rápido, nos reunimos con el sector privado, intendencias y diseñamos un plan de contingencia con una promoción interesante de cuatro días por tres, tres días por dos, y ofertas. Funcionó muy bien hasta diciembre del año pasado.  En los primeros tres meses de este año perdimos un 30% de argentinos. En setiembre y octubre de este año se había ido enlenteciendo la caída y estábamos en un 16% menos. Las últimas medidas vinculadas al cepo de US$ 200 primero y ahora de US$ 50, un cepo puro y más duro de lo que hubiéramos pensado, nos obligó a rediseñar alguna de nuestras  campañas. Empezamos a incorporar el mensaje de que no se necesitan dólares para venir de vacaciones a Uruguay. Las tarjetas de crédito acordaron que lo que los turistas gasten aquí se les puede cargar en pesos argentinos y lo pueden pagar en cuotas. En principio es con VISA y no descartamos que otros sellos puedan sumarse.  Agregamos ese mensaje, más allá de la devolución del IVA en compras turísticas, tax free, devolución de Imesi al combustible en la frontera y los 300 productos de la canasta turística en Maldonado, Rocha y Atlántida. Si se suma que las tarjetas están haciendo sus propias promociones incorporando además del 22% que les devolvemos, un 15% o un 20% de descuento, nos podemos convertir en un destino más atractivo y hacerle un poco más fácil la llegada a los argentinos que están viviendo una situación bien compleja.

¿Hay alguna otra medida en carpeta?

Por ahora no.

¿Qué dicen las encuestas que el ministerio hace en el gran Buenos Aires y en otras provincias?

Este año hicimos una en julio y otra en setiembre. Nos dan más o menos lo mismo que el año pasado. Hay un porcentaje de cerca de 25% que dice que le va a costar mucho vacacionar afuera de Argentina. La cercanía es un atractivo,  especialmente para los que vacacionan en familia, porque poner a una familia en el avión para irse por ejemplo a Miami  o el Caribe es más costoso y es en dólares.

El desafío es doble: convencerlos para que vengan y para que luego también gasten. ¿Qué se ha conversado con las empresas respecto a los precios de los diferentes servicios que se cobran en temporada?

Primero es convencerlos para que vengan y no rompan la fidelidad que tienen con Uruguay. Siempre un turista que se pierde para después recuperarlo es más complejo. Una buena política de precios también asegura una mejor temporada. Hemos conversado fuertemente con el sector privado y ha  habido un comportamiento muy responsable. Hay casi las mismas tarifas en la hotelería, menús turísticos por US$ 15 o US$ 20 en la propia Punta del Este. Hay también una oferta muy amplia para elegir en gastronomía, en hotelería, pero se ha vuelto muy a tono con la coyuntura más compleja.

¿Se pidió hacer un esfuerzo mayor este año?

El año pasado (los comercios) hicieron un buen esfuerzo. Lo que sucede es que a veces uno se sale de la línea  y es el que aparece en la tapa del diario y entonces perjudica a todos. Lo que pedimos (a los operadores) es que controlen en sus sectores que nadie se salga de la raya. Es bastante difícil de lograr, pero la respuesta del sector privado ha sido de mucha responsabilidad.

¿El escenario viene más complicado comparado con otras ocasiones donde también los argentinos tenían restricciones?

El período de bloqueo de los puentes fue el peor de todos sin dudas. Después que logramos levantar esa dificultad llegamos a los 3.000.000 de turistas. Seguimos  creciendo y llegamos a 3.989.000 visitantes. Este año vamos a estar cerca de 3.300.000.

¿Qué ánimo percibe entre los operadores del sector?

Hay muchas ganas de trabajar sabiendo sobre qué realidad estamos parados. Estos días hubo ventas como el Black Friday y el Cyber Lunes que fueron muy buenas para el turismo. Se vendieron todos los paquetes. Lo que nos dicen tanto los mayoristas que venden Uruguay en mostrador, especialmente en Argentina, y en el canal de comercio electrónico, es que estamos un poquito más arriba que el año pasado en reservas para diciembre y enero.

¿El Ministerio de Turismo tiene alguna proyección sobre arribo de argentinos para verano?

Cuando se está ante una realidad tan volátil como la de Argentina, ante un traspaso de mando y no sabemos qué nuevas realidades se puedan plantear es muy difícil hacer pronósticos. Hay una parte del turismo argentino que va a venir igual. Tenemos más de 1,5 millones que ya han venido a Uruguay este año. Y hay toda una parte de los sectores medios  que vienen en el verano, no tanto a Punta del Este, sino a Piriápolis, Rocha, Costa Oro, como rosarinos, tucumanos, mendocinos misioneros que no escapan a las complicaciones económicas. Tanto públicos como privados estamos haciendo todos los esfuerzos, todos los deberes para que si hay afectación, que creo va  a haber, sea lo menor posible.

¿Qué incentivos habrá pensando en el turismo interno?

Hay devolución de IVA en los mismos servicios que para los extranjeros, pero de nueve puntos que se va a extender hasta abril de 2020. Y estamos trabajando con las tarjetas de crédito para que tengan asociado algún otro beneficio que seguramente será anunciado en pocos días. (NDR: En algunos hoteles e inmobiliarias ya rigen planes de pago en hasta seis cuotas sin recargo para los uruguayos).

¿Qué expectativa hay respecto a este segmento?

El turismo interno viene creciendo fuertemente. El año pasado fueron casi seis millones de viajes dentro del Uruguay con cerca de US$ 800 millones que circularon alrededor. Hace tiempo que se viene apostando. Tiene que ver con mucha política pública de promoción al interior del Uruguay, con más oferta, con mayor poder adquisitivo de los trabajadores y con un cambio cultural fuerte.  Hoy en las familias que tienen capacidad de ahorro el ocio y la recreación empezaron a jugar un papel muy distinto al que tenían hace 20 o 30 años. Tiene mucho más espacio en las capas medias que antes no llegaban al viaje, a la vacación y que hoy sí lo hacen. Lo hacen por una opción familiar clara y no de invertir ese dinero en otras cosas.

¿Cuál es la perspectiva con el turismo brasileño?

Muy buena. Es un país que tiene un enfriamiento grande de su economía y complicaciones políticas y sociales, pero creo que este año vamos a poder superar las cifras. El año pasado fueron 530.000, esta año  va  a ser un poco más. Ha venido creciendo en ocho, nueve años cuando eran 140.000  Hay una respuesta muy buena de la zona gaúcha. Este año vamos a tener conexión aérea con Punta del Este (volarán Azul y Gol). Hace unos años muchos venían por los casinos y después por las compras. Ahora el primer lugar lo tienen la gastronomía y los vinos. En el turismo enológico estamos muy bien posicionados con ellos.

¿Y con el resto de la región?

Los chilenos tienen mucha tradición de vacacionar en febrero. Vamos a tener un vuelo directo a Punta del Este desde Santiago (por Latam) que nos va a ayudar mucho. Con los chilenos necesitamos todavía mayor conectividad. Es un turista que ha venido creciendo, muy exigente, pero que en parte hemos podido fidelizar. Con los paraguayos estamos algo estancados. Tenemos unos 60.000 por año. Creo que ellos han crecido un poco económicamente y los que siempre venían a Montevideo y Punta del Este empiezan a conocer otros destinos.

¿Qué evaluación hace sobre la situación actual de la conectividad del país?

Uruguay tiene vuelo directo con Estados Unidos,  con el hub de Lima y de Panamá que nos conecta con buena parte del mundo. Tenemos de nuevo el vuelo directo a Bogotá para atender esa zona del Pacífico y una buena conectividad con Argentina y Brasil. Hay dos vuelos directos a Europa. Me gustaría tener una conectividad directa con México y con Asia.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...