Economía y Empresas > NUEVO RÉGIMEN

¿Fin de los subsidios? Ancap presentó plan para bajar costos y mejorar eficiencia de la caña de azúcar en Bella Unión

La propuesta busca dar certezas, estabilidad e incentivos para la producción eficiente de caña de azúcar para los próximos cinco años

Nuevo modelo para el pago a los productores incorpora como variable el precio internacional del azúcar.

Tiempo de lectura: -'

03 de marzo de 2021 a las 12:38

Ancap presentó un plan quinquenal para promover una adecuación de la economía y mejorar la eficiencia de la planta de ALUR en Bella Unión, en el marco de las nuevas exigencias legales del Poder Ejecutivo que tiene ahora el ente petrolero para adecuar su eficiencia y cortar con los subsidios cruzados de su giro industrial. ALUR es 91% propiedad de Ancap y 9% de Pdvsa. 

"Para lograrlo, incorpora conceptos que reconocen el rendimiento agrícola en un nuevo modelo de contrato para la compra de azúcar y un nuevo modelo de financiamiento de la cosecha. También incluye inversiones para  mejorar la eficiencia energética en el ingenio azucarero", informó Ancap por medio de un comunicado este miércoles. 

El nuevo modelo para el pago a los productores incorpora como variable el precio internacional del azúcar, en línea con la paridad de importación que se exige a Ancap, y define mecanismos de adecuación del precio durante la vigencia del contrato, explicó el ente. 

Por otra parte, el modelo reconoce las características propias del clima de la zona y formula incentivos para aquellos productores que superen un objetivo específico de eficiencia, reconoce el pago diferencial por flete según la distancia real del establecimiento del productor al ingenio y  establece límites en el reconocimiento de los gastos administrativos de los  grandes productores. De la misma forma, mantiene algunas condiciones actuales para productores chicos y medianos como los gastos de funcionamiento y la bonificación para la reposición de plantas de caña de azúcar. 

"La fórmula que propone ALUR en la negociación con los productores apunta al reconocimiento del esfuerzo y desempeño de cada uno ellos y toma en consideración las diferencias entre las características individuales de cada unidad productiva, apartándose de las tradicionales paramétricas de costos en base a rendimientos teóricos promedio", explicó Ancap. 

Además, el nuevo esquema de financiamiento definido por ALUR establece límites al riesgo crediticio asumido por la empresa, por la vía de reconocer franjas para el financiamiento de productores, según el área destinada a la plantación y los rendimientos agrícolas obtenidos. 
El mayor financiamiento es para los productores de mayor rendimiento en la cosecha, apoyando así a los más eficientes.  

Por otra parte, se incluye modificaciones de los procesos industriales del ingenio para el mejor aprovechamiento energético.

"En suma, Ancap, a través de ALUR, establece nuevas políticas de apoyo y sustentabilidad al polo sucroalcoholero de Bella Unión, con acciones concretas para la reducción de costos en base al aumento de la eficiencia y poder avanzar en el mandato de la sociedad para reducir significativamente el costo de producción de los biocombustibles", dice Ancap. 

La última zafra y las rentas que se pagaban 

La última zafra de azúcar -que culminó en noviembre pasado- fue una de las mejores en muchos años, dejó una cosecha de 400 mil toneladas, por encima de las 360 mil toneladas de la campaña previa.  Según Ancap, el buen funcionamiento industrial sin interrupciones generó 23 mil metros cúbicos de bioetanol y 20 mil toneladas de azúcar refinada. 

Sin embargo, esos números están lejos de generar un precio de bioetaonal competitivo y alineado a la planta de Paysandú. En Bella Unión, el costo de producir ese biocombustible es de unos US$ 2.300 por metro cúbico, mientras que en Paysandú es de unos US$ 900 por m3. 

Una de las primeras medidas que instrumentó el nuevo Directorio de Ancap fue el de ajustar los precios de las rentas. ALUR pagaba arrendamientos de US$ 600 por hectárea, casi tres veces más que el promedio de arrendamientos del mercado en general. 

El presidente de Ancap, Alejandro Stipanicic, señaló tiempo atrás que ALUR tiene muchos productores chicos y para nada eficientes, que llevan el promedio de la empresa para el lado de la ineficiencia. “Bajamos una línea bastante dura con respecto a la caña de azúcar. El 32% (de los productores) no llega a rindes ni siquiera aceptables. El objetivo es para la zafra de 2022 que los productores que venda caña de azúcar a ALUR superen las 55 toneladas por hectárea”, apuntó el jerarca.

 

 

 

 

 


 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...