Nacional > SUPERDOTADOS

"Hay niños con altas capacidades que sufren fobia escolar y terminan desertando"

Benjamín aprendió a leer y escribir a los dos años y medio y a los cinco tenía la capacidad de un niño de tercero de escuela

Victoria Suárez, madre de Benjamín

Tiempo de lectura: -'

01 de julio de 2018 a las 05:00

Benjamín (8 años) empezó a leer y escribir con dos años y medio. En aquel momento sus padres quedaron perplejos. No entendían cómo eso era posible. "Empezamos a averiguar qué era lo que pasaba y fuimos a consultar a un especialista, que lo evaluó y confirmó que tenía alta capacidad", comentó Victoria Suárez, madre de Benjamín, a El Observador.

Según contó su madre, Benjamín aprendió las letras de forma autodidacta con un juego de encastre y continuó su proceso con videos de Youtube. A los cinco años cuando se lo volvió a evaluar tenía la capacidad propia de un niño de tercer año de escuela, año que cursa actualmente.

"Como padre es todo un desafío. Te desespera porque no sabés cómo hacer para atenderlo. Tu hijo te demanda y no estás preparado", dijo Suárez.

La alta capacidad que presenta Benjamín no se ha manifestado en ninguna disciplina específica, si no que ha ido variando con el paso de los años. Hoy sus mayores intereses son el fútbol, la estrategia, el inglés y la historia.

Cuando llegó la edad de ingresar a la escuela, sus padres averiguaron en varios colegios que trabajaban con la inclusión, pero en muchos de ellos le dijeron que no se sentían preparados para aceptar a un niño de esas características. Finalmente dieron con uno que lo aceptó y además cumplió con las expectativas de la familia. Lo que más le gustó a Suárez fue que la institución ofrecía una educación personalizada. Además, contaba con un equipo de psicólogo y psicopedadogo.

Lea también: El padrino de superdotados que logró un plan estatal para apoyar a niños con altas capacidades

Al principio necesitaron del apoyo de una especialista para la adecuación del currículum, de forma que el niño sintiera el desafío de ir a la escuela. Sin embargo, Suárez comentó que no fue necesario adelantarlo para que compartiera la clase con niños más grandes.

"Hoy Benjamín está contento en el colegio. Lo que más le gusta son las actividades extracurriculares, como taekwondo y ajedrez", señaló su madre, aliviada.

Según manifestó, conoce otros casos donde el niño presenta "fobia escolar" porque sienten que la escuela no los desafía. "Muchos de estos casos terminan en deserción o repetición y el niño se convierte en una molestia para la clase y el maestro. Su cabeza va mucho más rápido y se aburren", explicó.

Actualmente, Suárez se encuentra trabajando para crear una asociación de padres con hijos con altas capacidades, para ofrecerse apoyo mutuamente y movilizarse de forma conjunta. La asociación, sin fines de lucro, se reunirá por primera vez el próximo 11 de agosto e invita a participar a todos los que estén interesados (asociacionahstu@gmail.com).

Lo que más le preocupa a Suárez es la fuga de talentos que tiene Uruguay por no ofrecer posibilidades y apoyos a este tipo de jóvenes. "Se terminan yendo porque acá no encuentran oportunidades, por eso, tenemos que hacer algo", apuntó, al tiempo que celebró la voluntad del Ministerio de Educación de comenzar a trabajar en este sentido.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...