Agro > Ricardo Berois Quinteros

“La incidencia de lo que sucede porteras afuera de los campos es cada vez mayor, lamentablemente”

Pasó de la política al gremialismo rural y comprobó que la "Federación Rural es una institución bárbara"

Tiempo de lectura: -'

07 de junio de 2019 a las 14:43

Acaba de dejar de ser uno de los consejeros en la Federación Rural (FR), ¿que se lleva par el campo de toda la experiencia acumulada?

Antes de llegar a la FR tenía gran experiencia política por haber trabajado más de 20 años en ese ámbito. Y cuando fui a Montevideo a estudiar, trabajaba y estuve en un sindicato. Tenía la asignatura pendiente de la dirigencia rural. Pude darme ese gusto, comprobé todo lo bueno que esperaba y aprendí muchísimo. Se lo debo a mis compañeros de la FR y especialmente a los de la Sociedad de Fomento de Flores que es la entidad federada a la que pertenezco y donde me dieron esta oportunidad de crecer. La FR me recibió de manera magnífica aunque venía de un ambiente distint. Y llegué después de malas experiencias, de gente que utilizó a la FR para saltar a la vida política y yo hice lo contrario y poder mostrar ese otro camino me dejó muy contento.

 

¿Y cómo vivió ese camino de la política a la dirigencia rural?

Lo disfruté. Estuve 15 años en el parlamento. Nueve fueron en la comisión de ganadería y tres de esos nueve como su presidente y los otros seis de los 15 estuve en presupuesto. Mi idea era que la FR pudiese aprovechar de alguna manera mi experiencia en la política en un mundo y sobre todo en un país donde la incidencia de lo que sucede porteras afuera de los campos es cada vez mayor, lamentablemente. Con satisfacción puedo decir que la institución y yo nos aportamos mutuamente. Desde una gremial se desarrollan vínculos con el Ejecutivo, con el Legislativo y haber estado al otro lado del mostrador te permite otro enfoque y creo que eso fue útil. 

 

¿Qué habría que aprender de cómo procede la FR?

Comprobé en estos cuatro años que la FR es una institución bárbara. Un ejemplo son los estatutos que marcan que uno puede estar de corrido como consejero cuatro años. Eso da oportunidades a otros y hace bien y además permite una pausa si la idea es volver, hay un desgaste grande por más que para mi pasaron volando. Recorrés todo el país, conocés mucha gente. La FR es algo maravilloso, algunos piensan que todo se limita a lo que pasa en la herradura –como se denomina la mesa donde trabaja el consejo directivo, que tiene esa forma–, pero la FR son más de 40 federadas distribuidas por el país, representando el matiz de cada pago, en una gremial donde hay grandes, medianos y chicos, hay lecheros, ganaderos, agricultores, gente que se dedica a la forestación o al arroz y de toda esa gente se aprende algo en cada contacto.

 

Parece que la satisfacción por lo vivido en el gremialismo no es el mismo sentimiento que tuvo cuando quedó atrás la política.

Puede ser, sí. En la vida hay claros y oscuros y la actividad política desde que empecé cambió muchísimo. Estaba acostumbrado a otra cosa y uno vive algunos sinsabores que lo van marcando, tengo más de 60 años y he visto de todo. Sí debo decir que mi pueblo me dio mucho, realmente siento una gratitud enorme porque fui electo diputado tres veces por Flores y eso es un privilegio, por tanta confianza que espero haber correspondido. Después hay cosas menores de la política que no me gustan y son marcas que quedan.

 

Regresa a dos de sus amores.

Es verdad, voy a concentrarme en trabajar en mi federada, en la Sociedad de Fomento de Flores, una de las gremiales fundadoras de la FR que siempre aportó mucho y le voy a dedicar más tiempo a mi actividad ganadera, soy criador, con una pequeña invernada pero más que nada criador, no hago agricultura, sí mejoramientos de pasturas para forraje. Siento que voy a poder dedicarle al campo el tiempo que se merece y eso es fundamental, más ahora cuando no hay que errarle en nada en lo que hagas y eso hace que sea necesario estar más cerca.

 

En el acto de cambio de mando en la FR, el lunes cuado asumió la presidencia Julio Armand Ugón, valoró que las gremiales del agro estén unidas.

Sí, sentía que debía darle un lugar a eso que es clave y fundamental. Conocí mucha gente de distintas gremiales, cada una con su matiz, pero todas con necesidades comunes que hacen valioso que estemos unidos. Eso lo hemos entendido. Cuando el arroz tiene sus problemas y necesita ir a hablar con el gobierno lo hace y nosotros respetamos ese espacio, como pasa a veces con la lechería o la granja, y cuando entre todos entendemos que debemos ir juntos lo hacemos. Al grupo de WhatsApp lo llamamos Campo Unido y hasta me parece que es un nombre lindo, por el mensaje. Siempre resalto que la FR y la Asociación Rural del Uruguay tienen más de 100 años, Cooperativas Agrarias Federadas más de 50, la Asociación Cultivadores de Arroz más de 70 y la Asociación Nacional de Productores de Leche anda por ahí, es mucha trayectoria, son gremiales legendarias, no salen a decir algo por casualidad y lo que han generado es un legado a respetar, en un país de 200 años el prestigio y trabajo de esas gremiales es muy importante y en un sector muy importante.

 

En el reciente Congreso de la FR, en Paso de los Toros, se puso el foco en varios temas, pero hay dos que tienen en jaque a todos los productores, la inseguridad y la competitividad.

Es cierto, lamentablemente hoy están quedando muchos productores por el camino por un tema de costos, nos estamos comiendo el capital, solo para mantenernos. Hay insumos carísimos, como el combustible. El 60% de los impuestos del agro son ciegos, a la tierra, cuando no nos importa pagar sobre lo que producimos. Cada vez cuesta más hacer una hectárea de pradera o de cualquier cultivo y eso es muy complicado cuando somos tomadores de precios en un mundo cada vez más globalizado, cuando somos poquitos y producimos alimentos para 26 millones de personas y dependemos de colocar más del 70% de lo que producimos. Y ni que hablar que la inseguridad, como a todo el Uruguay, nos pasa por arriba y ya no solo es el abigeato o los perros sueltos, estamos hablando de productores que soportaron situaciones de mucha violencia. 

 

Dado su pasaje por la política, parece que en el cuesta más que los jóvenes se enganchen en la dirigencia rural.

Sí, coincido, me gustaría que la gurisada se enganche mucho más, queremos pasar la posta y a los gurises le cuesta y a veces lo entiendo, porque veo que a la gente mayor también le suele costar comprender el valor del gremialismo rural. Hay que entender el instrumento del gremialismo y es un debe en cada una de las federadas tratar de ir buscando la manera de arrimar gurises porque el país necesita un gremialismo que esté fuerte.

 

 

El perfil
Datos: Nació el 9 de setiembre de 1957 en Trinidad, Flores. Es casado y tiene una hija y un nieto.
Profesión y actividades: Es escribano, fue secretario general de la Intendencia de Flores durante cinco años y legislador durante 15 años, fue vicepresidente de la Federación Rural y actualmente es productor ganadero y secretario de la Sociedad de Fomento de Flores.
Pasatiempos y fútbol: Leer, las cabalgatas y en fútbol es hincha del Porongos en Flores y del Club Nacional de Football.

 

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...