Nacional > FORMACIÓN DOCENTE

La Universidad de la Educación y el plan "inverso al del FA" del nuevo gobierno

Las próximas autoridades quieren fortalecer en primer lugar los planes de estudios para luego darle rango universitario a los institutos de formación docente 

Tiempo de lectura: -'

15 de enero de 2020 a las 05:03

El proyecto de ley que se marchitó a falta de apoyo opositor cuando se necesitaban mayorías especiales, ahora, con el cambio de gobierno, morirá del todo. La Universidad de la Educación no verá la luz tal como la concebía el Frente Amplio. La nueva coalición de gobierno sí va en busca de que los docentes tengan títulos de carácter universitario pero irán por “el camino inverso” al propuesto por la izquierda para lograrlo, según dijo a El Observador el futuro ministro de Educación, Pablo Da Silveira.

El nacionalista explicó su forma de entender el tema de manera simple: cree que los frenteamplistas buscaron primero colocar un cartel que dice “Universidad” en los centros de formación docente sin antes preocuparse de que los planes de estudios de estos institutos merezcan ese reconocimiento. Da Silveira quiere ir por una ruta diferente. Primero apuntará a transformar los programas, y luego se les dará rango universitario a estos centros.

“El Frente Amplio ponía las carretas delante de los bueyes. Empezaba por llamar ‘universidad’ a una sumatoria de instituciones que ya existen y funcionan y que no son de carácter universitario. Y después iba a ver cómo hacía para que eso se pareciera a una universidad. Nosotros vamos a impulsar otra estrategia progresiva y más responsable que consiste en apoyar a los programas de formación docente para que vayan incorporando las características que hacen que el nivel de formación sea de carácter universitario. Y una vez que se hayan dado suficientes pasos en esa dirección, vamos a ir al reconocimiento institucional”, explicó el ministro designado.

De esa manera, las nuevas autoridades planifican cómo dotar de esas “características” a los programas que se imparten en la actualidad. Dotar de mayor “nivel académico” a estos planes, además de impulsarlos en el desarrollo de “investigación”, son algunas de las cualidades que las nuevas autoridades consideran fundamentales.

El “perfil” de los docentes de estos institutos también deben apuntar hacia esa dirección de cambio. Da Silveira ve de manera negativa, por ejemplo, que los centros de formación docente uruguayos “casi no tengan” profesores que formen parte del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII). “Esa realidad no es propia de una institución universitaria”, señaló.

En una columna de opinión que escribió en abril de 2018 en el diario El País, Da Silveira aseguró que de los 1.521 investigadores activos que están en el SNI, solamente siete mencionan como institución principal a alguno de los centros de formación docente que formarían parte de la eventual Universidad de la Educación. "Siete investigadores en un cuerpo docente que atiende a más de 20 mil estudiantes es muy poco", escribió en aquella oportunidad. 

En su diálogo con El Observador, el futuro ministro aseguró que aspiran a realizar este tipo de cambios en este período de gobierno entrante.

Becas

Para Da Silveira la formación docente está envuelta en dos problemas: la calidad de los aprendizajes y la cantidad de estudiantes que se deciden por esta opción profesional. A lo primero lo buscarán resolver mediante los mencionados cambios en los programas de estudios. La solución para lo segundo intentarán buscarla en un programa de becas que implementarán.

“Vamos a crear un programa de becas para que le pague dinero a estudiantes de formación docente para estimular la elección de la formación docente como opción profesional. Pero esas becas solo se van a poder usufructuar en el caso de que se opte por un programa al que se la haya reconocido el nivel universitario. Entonces es una mezcla de apoyos y exigencias para tratar que, gradualmente, de una manera realista, nos vayamos acercando a la realidad universitaria”, contó Da Silveira a El Observador.

Generar recursos económicos para hacer más atractiva la elección de la profesión docente será la estrategia del nuevo gobierno para motivar a que más jóvenes quieran vivir enseñando a otros, además de atacar el “problema de deserción pavoroso” que, según Da Silveira, sufren los institutos de formación docente.

Los instrumentos

Las autoridades del nuevo gobierno educativo aún mantienen la discusión de cómo van a implementar estos cambios. De todas formas, tienen algo muy claro: no presentarán un proyecto de ley alternativo al del Frente Amplio.

“Esto como en muchas otras cosas necesita de buenas ideas y buena gestión más que grandes cambios normativos”, aseguró Da Silveira.

Aunque tienen “varias opciones sobre la mesa” para impulsar estos cambios y prefirió no adelantar detalles, quién se convertirá en el mandamás de la Educación del próximo gobierno sabe que deberá ser una acción conjunta entre la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y el Ministerio de Educación y Cultura (MEC).

“El carácter universitario no se establece ni por ley ni por decreto. Es el resultado de un proceso de mejoramiento y aseguramiento de la calidad académica”, remató el futuro ministro. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...