Cargando...

Nacional > Entrevista / Daniel Mordecki

"Las encuestas en Uruguay erran demasiado"

Presentó un proyecto para que las encuestadoras divulguen sus datos crudos y cree que se equivocan en la apreciación de si tienen errores muestrales o de la realidad

Tiempo de lectura: -'

25 de marzo de 2018 a las 05:00

Daniel Mordecki es un obsesionado de los números y las estadísticas, de la misma forma que lo es, dice, de lograr mecanismos que perfeccionen la transparencia y la democracia y en la mezcla de ambas obsesiones apuntó hacia las empresas encuestadoras. Mordecki logró que un borrador de proyecto de ley haya sido repartido entre todos los sectores políticos. El proyecto obliga a las encuestadoras a registrarse y, lo más importante, a divulgar los datos crudos de sus sondeos, no solo la ponderación que los expertos hacen de esos números. El proyecto también toca a los medios de comunicación, que solo podrían divulgar encuestas electorales que estén inscritas en la Corte Electoral.

¿Cómo surge su interés por el tema de las encuestas?
Hace mucho tiempo me interesa la relación entre la verdad, la realidad y lo que la gente cree. Como programador me interesan los pronósticos. Una vez, en la elección que ganó Lacalle (1989) en un lugar estaban colgados los pronósticos de todas las encuestas y con lo que conocía de ingeniería y de sistemas me di cuenta que estaban mal. Cando vino la elección hice la ingeniería reversa y me daba que esas encuestas no podían dar así. Ahí me surge el interés por las encuestas y mi herramienta básica es hacer modelos matemáticos y ver si esta realidad puede producir esas encuestas.

¿Y el proyecto para regularlas?
Hace como diez años, ya convencido de que el sistema de encuestas tiene problemas, se me ocurrió proponer que se transparentara el sistema por ley porque el mercado no lo va a hacer. A través de conocidos llegué al diputado José Carlos Mahía, le dije si le interesaba trabajar en esto y yo no tengo interés político sino que mi interés es la transparencia. Mahía generó un espacio para acoger el proyecto, pero el Parlamento debería meterse apenas lo necesario. Hice la propuesta de proyecto de ley, un borrador que Mahía tiene la intención de que lo firmen todos los partidos y sé que habló con legisladores de todos los sectores.

¿Tuvo algún rebote de las encuestadoras?
En general, no muy amigable. La primera respuesta fue de vacío y luego me reuní con Alain Mizrahi. Es muy tirante y la respuesta más clara es el evento organizado en el Parlamento, que lo organiza la cámara de Diputados, impulsado por Mahía. No quiero polemizar con las encuestadoras, me interesan las elecciones y la democracia, pero me parece que hacer un evento sin decir que hay un proyecto es algo deliberado.

Llama la atención que se nieguen a divulgar los datos crudos de las elecciones de 2014, dice usted. ¿Cuál es la importancia?
En junio de 2014 el senador Larrañaga sacó el 45% de los votos del Partido Nacional y Luis Lacalle Pou 54,4%. Todas las encuestas los daban en un rango que no tuvo nada que ver con la realidad. Lo que dice la simulación es que es imposible que las encuestas le dieran eso. Si simulás un millón de veces a una población que va a votar 54 y 45, lo razonable es que el promedio esté cercano a la realidad y cada tanto se aleje de la media. Pero es al revés. Muy pocas veces es cercano a la realidad.

Hay una idea de que las encuestas aciertan bastante.
No es cierto. En Uruguay hicimos un pedido de informes con la Red de gobierno abierto y tomamos de 1999 hasta 2014 todos los candidatos de internas y nacionales, para contar cuántas encuestas quedaron a la izquierda y cuántas a la derecha de la realidad. Fueron 43 candidatos, ese corrimiento debería pasar dos o tres veces, pero en Uruguay ocurrió 22 de los 43. Hay un caso interesante en las elecciones de 1999 en el Partido Colorado todas las encuestas dieron primero a Batlle, segundo a Hierro y tercero a Amorín Batlle. Pero Amorín Batlle le terminó ganando a Hierro por 10 puntos. Eso tiene un impacto de distorsión. Cuando la prensa ve a qué candidatos va a entrevistar, ese resultado de las encuestas pesa. Lo saca del juego al afectado por la ponderación que los encuestadores hicieron de los números reales que la encuesta les dio. Nunca trabajan sobre las estadísticas de cuánto se acertó o no. Decir que antes las encuestas eran mejores porque la gente respondía es una falsedad. Las encuestas tenían el mismo sesgo que ahora. En 1999 el ganador de la elección fue Batlle, compitió en las internas, las primarias y el balotaje. En las tres instancias, todas las encuestadoras lo subvaloraron. Eso no puede pasar.

¿Por qué empresas privadas están obligadas a difundir datos que son de ellos? Eso podría aplicarse también a los medios, incluso la TV que usa ondas estatales y que puede decidir darle determinados segundos de pantalla a uno y no a otro y eso incide o no, como una encuesta. Incluso la encuesta se puede ver arrastrada por eso.
Yo ahí no tengo opinión. No conozco el tema, ni datos de los medios. Me centro en las encuestas porque siento que sobre lo otro no tengo nada para decir.

Está bien pero ¿no se está metiendo con la libertad de una empresa privada?
Si, lo sé, me estoy metiendo directamente, pero para mí lo más importante es la democracia, la transparencia del proceso electoral. Por eso es importante regular lo mínimo posible porque tiene que ver con la libertad.

De hecho se mete con los medios.
Pero solo en la difusión de las encuestas.

Claro, pero es la libertad también.
Imaginate que ahora consiguiéramos los datos crudos de 2014 y efectivamente lo que decían las encuestas era que Lacalle Pou le ganaba a Larrañaga, que no fue como se publicó que era una elección reñida. Nos enteraríamos que las encuestas generaron una burbuja. Dirigentes blancos me dijeron: 'No tiene la menor idea el daño que hizo en el partido esa interna que Larrañaga pierde'. Y se mostraron sorprendidos de que los resultados pudieran ser otros. Los números dicen que los encuestadores se enteraron antes de que Larrañaga perdía. Tuve una polémica con Mariana Pomiés y le dije que mostraran los números y me dijo que no porque la gente no los entiende. ¿Quiénes somos para decir eso? Hagan transparentes los datos y ahí vamos a ver que la gente decía que ganaba Lacalle Pou.

Se pueden haber equivocado.
Se pueden haber equivocado pero los números matemáticos muestran que lo probable es que te equivoques cinco por ciento de las veces y en Uruguay eso es mucho más probable. Hay un americano analista de encuestas que propone un problema metodológico que llama efecto rebaño. Unas encuestadoras publicaron Larrañaga entre 52 y 57 y otra hace su trabajo y le da 45, y bueno, lo primero que piensa es que está mal y lo pondera y honestamente ajusta eso, porque la metodología incluye la ponderación para corregir esos errores. El tema es que no hay herramientas para saber si lo que tiene es un error o es la realidad que cambió. Lo que propone la ley es divulgar los dos datos. A mi la encuesta me dio 45 y yo como encuestador apliqué mi metodología y creo que el valor real es 52. Y que cada uno decida. Hay una cita de (Agustín) Bonino, de Opción, que se le escapó y quiso arreglarla y dice en 2014: Vázquez nos dio 48, como nos había dado la anterior 42 nos pareció mucho y lo matizamos en la ponderación. Hubo una actitud deliberada de ir y ponderarlo. Porque la ponderación se hace con los resultados a la vista y eso hace que sea materialmente imposible que el encuestador no ponga opinión subjetiva. No es problema de deshonestidad, está convencido de que está bien, porque está convencido de que Larrañaga tiene más de 45% pero no tiene ninguna herramienta para saberlo. Las encuestas en Uruguay le erran demasiado en la apreciación de si lo que tienen es error muestral o la realidad.

El proyecto se mete directamente con los medios de comunicación y es otra discusión.
La ley abarca solo las encuestas electorales que se publican por los medios.

La declaración de los derechos humanos dice que todo el mundo tiene derecho a informar y ser informados. Es una limitante obligar solo a los medios cuando otras personas podrían hacerlo sin caer en la norma.
Acá hay una discusión de fondo histórica profunda sobre el equilibrio entre el interés colectivo y el individual. Yo expreso mi posición de que acá el interés colectivo obliga a sobreponerse al interés personal. La responsabilidad del medio es publicar el número de referencia que tiene los datos en la Corte Electoral y no publicar encuestas que no estén registradas y solo habla de encuestas electorales.

Usted se quiere meter con las encuestas y se termina metiendo con los medios.
Si vieras los datos antes de que sean ponderados seguramente te daría elementos para cambiar tu propia opinión. Las encuestadoras le daban al Frente entre 48 y 55 y todas las encuestadoras ponderaron a 44. Y una persona brillante como Luis Eduardo González apostó, influyendo con que
sus datos estaban bien. Si te enteraras que Cifra publicó 43 pero sus números crudos le daban 49 mirarías para atrás y dirías "me hubiese gustado saber eso".

Igual va a haber un foco de conflicto con los medios.
Si, soy consciente. Pero hay regulación sobre los medios y que eso va contra la libertad es una discusión política no laudada.

Es consciente de que los números crudos los van a ir a leer cuatro personas, ¿no?
Muy probablemente don José o doña María, como se suele decir, no. Pero el que pierde va a ir, el Amorín Batlle de la discusión va a ir. Es terrible que por meses ninguneen a alguien que va tercero porque lo redondearon en la interpretación. Y la prensa también va a mirar. La intención es tocar lo menos posible pero el reclamo sigue siendo que publiquen los malditos datos de 2014. Yo creo que tengo razón, pero cualquiera puede pensar que yo desvarío. Es una discusión desigual porque ellos tienen todos los datos. Si pusiéramos todos los datos acá sabríamos que las encuestas, a sabiendas, le hicieron un daño terrible a Larrañaga. Mirá el Partido Colorado, de 8 a 12, o sea lo subieron un 50%.

¿Y a los políticos que contratan no les dan los números crudos?
Yo he hablado con políticos que me dijeron que no se los dan.

¿Qué cree usted qué pasaría si se conocieran todos los datos?
El trabajo sería más cuidadoso. Están publicando encuestas de 600 casos. Lo relevante es quien ganó, sí, pero la política se construye de una red capilar de poder y a la democracia le importa todo.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...