Agro > ENTREVISTA / GUSTAVO PEINADO

“No hay una escuela para jurados, se aprende en cada pista”

"El ingeniero Iraola, un verdadero maestro, me enseñó lo fundamental: emitir cada fallo con el mayor de los respetos"

Tiempo de lectura: -'

25 de septiembre de 2020 a las 22:33

Algunos recordarán esta Expo Prado porque hubo que convivir con restricciones que impuso la emergencia sanitaria, otros porque lograron premios por exponer grandes campeones y usted porque fue jurado en la raza Merino Australiano y llegó a 50 juras en su trayectoria.

Es verdad. Llegué a 50 juras en mi vida y, bueno, estoy contento, no era algo que cuando comencé lo hubiera imaginado. En la Expo Prado llevo 13 ahora. De las 50 fueron 46 en Uruguay y cuatro en Brasil porque hice dos en la Expointer en Esteio y otras dos en Uruguayana.

 

¿Se acuerda de la primera vez?

La primera vez en el Prado fue en 1986, en la raza Merilín. Y la primera de todas creo que fue en Ideal, no recuerdo dónde.

 

¿Sigue sintiendo algo de nervios cuando emite cada fallo?

Por supuesto. Está esa cosquilla como se dice. Hago las cosas para irme tranquilo, en paz. Siempre, al premiar o al dejar a un animal para atrás, hice con la máxima responsabilidad, con respeto, porque ahí está el fruto del trabajo de varios años, hay mucho esfuerzo en inversión, en conocimiento, de una persona o de un grupo de personas y eso merece primero que nada respeto y que uno haga las cosas con paciencia, cuidando todos los detalles. Atrás de lo que llega a una pista hay todo eso que dije y hay sobre todo mucho cariño, hay pasión y me consta que hay sueños e ilusiones que no siempre se traducen en buenos logros porque en definitiva un premio depende de la visión en ese momento de un jurado que tiene sus opiniones, que pueden ser compartidas o no y es entendible. Además, no todo es económico, no todo es dinero, dos más dos tratamos pero no siempre nos da cuatro en ciencias biológicas.

 

Habrá visto en esas 50 pistas materiales genéticos de nivel excelente y también otros casos en los que no hay ese nivel.

Mi experiencia me permite decir que si no se le pone pasión a la inversión se puede lograr algo que no termina pasando de bueno, pero si se le pone el alma, si se hace con pasión, eso sí permite que se llegue a la excelencia y ese plus de un trabajo meramente técnico uno lo detecta en la pista.

 

Las decisiones de los jurados guían a cabañeros y también a los productores comerciales.

Eso es otra responsabilidad, por eso cuando juro explico lo que hago, hay un por qué en cada una de las decisiones y aunque pueda resultar reiterativo trato de ser claro en los mensajes e insistir. Acá, en la pista del Merino, por ejemplo, cuando saqué para atrás los carneros de 22 y 23 micras estaba diciendo algo y la mayoría se daba cuenta, pero igual eso lo reafirmé, sin agraviar a nadie, pero trasladando con claridad que para este jurado ese no es el camino a seguir.

 

¿Y cuál es el camino?

Como mayor frecuencia, diría que entre 17 y 20 micras en el Merino estamos por el camino razonable. Puede haber criadores que crien arriba de eso o abajo de eso, pero es un grupo reducido y no creo que esa deba ser la orientación del país ni de la mayoría de los criadores.

 

¿Cuánto medían en diámetro las lanas de los vellones de Merino que juró por primera vez en una Expo Prado?

La primera vez que vi Merino en el Prado ni sabíamos cuánto medían esas lanas. Cuando se empezó a medir, por 1987 o 1988, recuerdo que los Merinos estaban en un piso de 21 micras y de 28 a 29 los carneros más gruesos, aunque eso cueste creerse. Ni el dueño lo pudo creer, tanto que hubo que medir dos veces eso. Pasaron ya muchos años y se mejoró de una forma impresionante.

¿Cómo aprendió a ser jurado?

Sigo aprendiendo (risas). No hay una escuela para jurados, se aprende en cada pista, con cada decisión. Hace 20 años me retiré como técnico del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), donde trabajé 16 años. Tuve la enorme suerte de aprender con grandes técnicos conocedores y con muchos criadores legendarios. Cuando empecé mi jefe, el ingeniero Iraola, un verdadero maestro entre muchos que tuve –por las dudas no sigo mencionando más para no cometer el error de en el apuro olvidar a alguno–, me enseñó lo fundamental: dar una opinión, emitir un fallo, con el mayor de los respetos a la persona o al equipo que te muestra lo que ha logrado con tanto sacrificio.

 

¿Cómo se considera a las lanas de Merino que produce el país?

Se hizo una inversión enorme y quiero destacar algo: la calidad de la esquila de Uruguay es muy competitiva con la mejor australiana, lo digo con fe, hay mucho nivel, sobre todo en el norte. En los últimos 20 o 25 años la raza Merino es la que ha hecho más inversión, en semen y en carneros traídos. Y la industria ha ayudado, poniendo lo suyo. Estamos en un momento espantoso para la demanda y los precios. Antes de todo esto hemos podido vender la lana por diversos canales, el cooperativo y el no cooperativo, con empresas nacionales y multinacionales, ahora surgió un grupo italiano que premia estas lanas Merino más finas y con ciertas características, son todas posibilidades para nuestros criadores, más allá que estamos en una zafra muy fea, que queda mucha lana por vender, con otra esquila arriba ya, con un Indicador de Mercados del Este que llegó a estar en US$ 15 y ahora está en la mitad, para mencionar algo que da una idea del problema. Igual, pienso que tras esta oscuridad llegará la luz. Pero creo que sobre todo los pequeños y medianos productores laneros van a necesitar alguna asistencia financiera, por dos o tres años, para salir del pozo, porque vender hoy la lana es algo que está bravo.

 

El dato 

El ingeniero agrónomo Gustavo Peinado llegó en la Expo Prado 2020 a 50 calificaciones en pistas de las razas Ideal, Merilín, Merino Australiano, Texel, Merino Dohne, Corriedale, Suffolk y Poll Dorset.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...