Agro > ENTREVISTA / CAMILA RAMÍREZ

“No todos largamos desde el mismo lugar ni corremos con los mismos pingos; hay que enfocarse en esas diferencias”

Entrevista a la vicepresidenta de la Asociación Rural de Jóvenes del Uruguay (ARJU), Camila Ramírez

Tiempo de lectura: -'

10 de enero de 2020 a las 14:10

–¿Cómo ven al agro los jóvenes? 

–Lo vemos como un semillero de oportunidades. Oportunidades que trascienden las productivamente tangibles que nos posibilitan los procesos biológicos. Vemos en el agro crecimiento personal y colectivo, lo que de alguna manera confluye en el desarrollo del país. El buscar constantemente la excelencia productiva de nuestros sistemas, nos lleva a una exigencia siempre mayor para mañana de la que nos propusimos ayer, sin transgredir límites que pongan en riesgo los recursos naturales que le dan a nuestro país destacadas ventajas comparativas. Dejando de lado aspectos productivos, el agro resalta aún más aspectos de la sociedad uruguaya que, entendemos, debemos reivindicar como lo son el valor de la palabra, el compromiso, la confraternidad con nuestros pares, el riesgo que significa apostarlo todo por lo que creemos mejor y cinchar en unidad si la inversión tuvo resultados flojos. Esto no es menor, como jóvenes conocemos nuestro rol dinamizador en la sociedad, comprometernos con estos aspectos es crucial.

–¿Qué expectativas les genera el cambio de gobierno? 

–La contienda electoral a la que se enfrentó el país nos generó una fuerte necesidad de ser la vía por la cual los partidos políticos expresaran su compromiso real, si es que lo tenían, con los jóvenes rurales. Vimos una gran oportunidad para esto en la pasada edición de Expo Prado. Es sabido que la Asociación Rural del Uruguay realizó distintas instancias con el fin de que los equipos técnicos en agro de cada partido expusiera las líneas programáticas que  llevarían a cabo en pro del sector si, eventualmente, ganaran las elecciones, además de la mesa con los presidenciables. A partir de esto, organizamos una mesa de jóvenes políticos, donde referentes jóvenes de los partidos políticos con representación parlamentaria expusieron sobre educación, trabajo, género y descentralización atravesados transversalmente por una mirada rural, porque sabemos que hay oportunidades que desaparecen o se hacen de más difícil acceso a medida que nos alejamos de la capital del país, de las capitales departamentales o centros poblados. No todos largamos desde el mismo lugar ni corremos con los mimos pingos y en esas diferencias es donde hay que enfocarse. Las expectativas son grandes, inclusive antes de saber por cuál partido optaría la sociedad uruguaya. Esperamos que sean buenos tiempos para el agro uruguayo, tiempos en los que la conciencia agropecuaria deje de ser un eslogan y pase a ser una actitud que tomemos como sociedad hacia el sector productivo del país. No es fácil, pero es tarea de todos que sea posible. Confiamos en que el cambio de gobierno sea viento de cola para otros cambios. Que la disminución de la brecha  campo-ciudad sea real. Los jóvenes estamos comprometidos con estos cambios, las dicotomías no serán nuestras banderas, optamos por la unidad. 

–¿Qué temas les preocupan?

–Creemos que hay un eje central del cual se desprenden muchas problemáticas y este es la centralización. Si bien han habido grandes avances hacia recursos y oportunidades descentralizados, es innegable que aún quedan muchas cosas por hacer. La ausencia de oferta laboral y el acceso a la educación aún siguen siendo de difícil acceso para algunos sectores de la población y esto aumenta por departamento. Estas problemáticas acrecientan si las estudiamos desde una perspectiva de género, hay un mayor porcentaje de mujeres jóvenes desempleadas, según el censo general agropecuario de 2011 son menos las mujeres productoras, es menor el número de trabajadoras permanentes en las explotaciones agropecuarias y muchas veces su trabajo corre bajo la invisibilidad de la “ayuda”, que a los hechos, es trabajo no remunerado. 
 
–¿Por qué dedican su tiempo al gremialismo?

–El esfuerzo individual siempre se verá superado por el esfuerzo colectivo. Todos tenemos la autonomía suficiente para determinar nuestras necesidades, intereses y demandas; el tema es que a veces esto involucra a nuestro entorno, al Estado, a una empresa, a otro productor y, en ese sentido, no es tan fácil hacerse el guapo. Al hacer colectiva, una demanda individual le damos más fuerza, más sentido y más extensión. Todo en orden, pensado y regulado por un estatuto que determina el funcionamiento de la gremial. 

–¿En qué trabaja actualmente la directiva de ARJU? 

–En este momento tenemos un pequeño receso por las vacaciones, ya que la mayoría de los socios de ARJU somos del interior y estamos estudiando y/o trabajando en la capital del país. Comenzamos con la planificación a las exposiciones del interior, actualmente estamos organizándonos para poder asistir a la próxima Expo Durazno, una de las exposiciones rurales más grandes del interior.
Las actividades de formación y capacitación las dejamos para el año lectivo y, de esa manera, aseguramos que participen más socios. También surgen actividades más espontáneas como reunirnos a  comer un asado o tomar algunos mates.

–¿De dónde proviene su vínculo con el campo?

–Mi familia, tanto materna como paterna, estuvo relacionada con el campo siempre hasta la generación de mis abuelos que, incluso, fue su lugar de residencia. Mamá fue maestra rural en la escuelas rurales de Arrozal La Querencia, Los Ceibos, Zapata y Treinta y Tres; y papá, hasta el momento, vive en una chacra a las afueras de la ciudad de Treinta y Tres, donde cría algunos vacunos. Mi vínculo más fuerte se da vocacionalmente y, actualmente, esta vocación se fortalece por la actividad agropecuaria que lleva adelante mi padrastro en la 5ª sección de Treinta y Tres.

–¿Entienden que falta trabajo para los jóvenes del agro?

–Indudablemente, la falta de trabajo es  un tema que aqueja a la juventud en general y, por ende, no le es ajeno a la juventud rural. Faltan oportunidades laborales, porque no hay oferta directamente o porque las ofertas demandan capacitación específica a la que no es posible acceder viviendo en campaña. En otras instancias, también se nos hace difícil compatibilizar el estudio con el trabajo en el sector rural, trabajo que muchas veces necesita de desempeño territorial con el tiempo que esto significa. 

–Frente a eso, ¿cuáles son sus opciones? 

–Apostamos fuerte a la difusión de las actividades de formación que realizan instituciones como el Secretariado Uruguayo de la Lana y el Instituto del Plan Agropecuario, entre otras, que apuntan a la capacitación vía web y territorialmente por demanda, un gran acierto en los tiempos que corren.

–Desde diversos sectores se afirma que hay un grave problema con el recambio generacional. ¿Qué opinión tienen sobre este tema?

–Las variadas ofertas educativas terciarias, universitarias y no universitarias hacen que el abanico de elecciones para un joven al visualizar e intentar planificar su futuro sea mucho más amplio de lo que podía ser antes. Además, la obligación de darle continuidad al legado familiar ya no es tan fuerte. Sin embargo, creo que debemos seguir incentivando a los jóvenes a elegir el campo como lugar de desarrollo.

 

Perfil 
Datos: Camila Ramírez Fonseca tiene 24 años y es oriunda de Treinta y Tres. Actualmente vive en Montevideo donde desarrolla sus estudios. 
Familia: Su madre es maestra directora y su padre abogado y escribano. Tiene dos hermanos, María Jesús y Justino.
Actividad: Estudia Agronomía en la Universidad de la República.
Actividad gremial: Actualmente se desempeña como vicepresidenta de la Asociación Rural de Jóvenes del Uruguay, institución que integra desde 2017.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...