Economía y Empresas > MUJERES EN EMPRESAS

¿Por qué la igualdad de género es un buen negocio?

Empresas que adhirieron a los principios de empoderamiento de las mujeres contaron su experiencia

Tiempo de lectura: -'

05 de octubre de 2018 a las 12:43

La sala del Auditorium del World Trade Center estaba colmada, lo que significa que muchos ejecutivos y gerentes de empresas se hicieron un tiempo en la mañana de este jueves para concurrir al primer taller del Ciclo WEPs 2018 sobre los principios de empoderamiento de las mujeres.

Estos principios, creados por ONU Mujeres y el Pacto Global en 2010, y firmados por más de 1.800 empresas en todo el mundo –incluidas 22 de Uruguay-, son la plataforma para que las empresas privadas pongan en marcha medidas explícitas, adopten deliberadamente políticas e inviertan en la promoción de la igualdad de género en el trabajo, el mercado y la comunidad.

Cuando se lanzó la red de empresas por la igualdad de género en agosto del año pasado, la economista Laura Raffo presentó los resultados del último informe de la brecha global de género del año 2016. Sólo el 19% de los cargos de jefatura y gerenciales son ocupados por mujeres en Uruguay. Sin embargo, en la sala en la que se dictó el primer taller del Ciclo WEPs, la abrumadora mayoría eran mujeres.

Esto mismo percibió el socio principal de Guyer & Regules, Nicolás Herrera, quien reflexionó sobre la situación del estudio legal y contable que lidera. “Son pocos los hombres que están acá y eso tiene que cambiar. Las mujeres ya saben lo que pasa con ellas, o al menos la mayoría”.

En Guyer & Regules trabaja un 60% de mujeres, y de ellas, un 52% son profesionales. Sin embargo, al analizar las posiciones jerárquicas del estudio, Herrera se encontró con un fenómeno que no puede explicar por qué sucede: solamente el 13% de los socios directores son mujeres. “No hay sesgo al reclutar, no hay diferencia de remuneración, se financian los estudios tanto a hombres como mujeres, existe el trabajo part time y flexible. ¿Por qué hacemos todo esto y no hay más mujeres socias?”, se preguntó Herrera.

Para el abogado, el asunto que problematiza esta situación en las empresas de servicios profesionales es la maternidad. “Si el hombre trabajara part time por cuidar de su hijo, tendría los mismos problemas que tienen las mujeres que hacen eso”, y agregó que “por el rol que está impuesto a la mujer, son ellas las que lo sufren más”.

“No tengo soluciones para explicar por qué hay pocas mujeres socias en la empresa”. Nicolás Herrera, socio de Guyer & Regules

Analizando la situación, Herrera entiende que muchas veces no se cuestionan las decisiones que se toman a nivel directivo. “La falta de confianza y conocimiento sobre lo que pueden llegar a hacer las mujeres de una empresa, y que pueden tener más conocimiento que un hombre en determinada tarea, es lo que limita su ascenso”, indicó.

Es importante “interiorizar que pueden delegar el trabajo a cualquier persona. Las mujeres sienten presión por la desconfianza de sus jefes de pensar que no van a poder hacerlo o cumplir con lo asignado”, sintetizó el abogado.

Dentro de lo sustentable

La diversidad, incluido el tema género, debe ser algo transversal para todas las áreas de una compañía. Sin embargo, en los departamentos de Recursos Humanos y Sustentabilidad es donde comienzan a gestarse y a coordinarse las acciones, por ejemplo, la incorporación de los principios de empoderamiento de las mujeres.

La gerenta de Organización de Personas y Sustentabilidad de Arredo, Fernanda Manuel, explicó que es importante preparar a todos los integrantes de la compañía para empezar a implementar los cambios, por ejemplo, brindando charlas y capacitaciones para el equipo de trabajo. "Tenemos el desafío de desarrollar competencias de liderazgo sensible, que acompañe el proceso de transformación e inclusión", sostuvo.

En tanto, el consultor de sustentabilidad del grupo Boticario de Brasil, Rodrigo Reis Navarro, dijo que es importante tratar el tema género de manera más profesional dentro de la empresa."Hay que tener datos organizados y actualizados que permitan tomar decisiones", y agregó que muchas veces, el "machismo estructural" en las empresas dificulta los avances.

Impacto en los negocios
La coordinadora regional del programa Ganar-Ganar de ONU Mujeres, Esther Senso Ruiz, citó una investigación realizada por el Instituto Global McKinsey en 2015, que estima que si las mujeres de cada país participaran de manera igualitaria con los hombres en los mercados de trabajo, hasta 2025 se podrían agregar 28.000 millones de dólares al PBI mundial anual. "Eso demuestra que es negocio la participación de mujeres en las empresas, por lo que pueden aportar en la economía", dijo.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...