Fútbol > PEÑAROL

¿Por qué Matías Britos es inamovible en el equipo de Forlán?

El delantero será número puesto en el clásico del domingo ante Nacional y el entrenador está muy conforme con sus virtudes; fue él mismo quien lo llamó para que viniera a los aurinegros

Tiempo de lectura: -'

06 de agosto de 2020 a las 05:03

Le tocó debutar con una camiseta histórica. El número 8 de Antonio Pacheco no se había utilizado de manera oficial desde el retiro del futbolista que se había producido en un partido homenaje el 30 de julio de 2016 en el Estadio Campeón del Siglo.

Casi cuatro años después, se volvió a usar ese dorsal en la casaca mirasol y el elegido fue Matías Britos, uno de los futbolistas que había pedido el técnico Diego Forlán para esta temporada 2020.

En plena pretemporada en Los Ángeles a principio de año, se desgarró el posterior y eso llevó a que se perdiera todos los partidos del Torneo Apertura y el primero de la Copa Libertadores de América contra Athletico Paranaense en Curitiba.

La 8 de Pacheco recién la pudo lucir 26 minutos en el triunfo ante Jorge Wilstermann por la misma copa, el último de los encuentros que disputó el equipo el 11 de marzo, cuando ingresó por Luis Acevedo. Son los únicos minutos que tiene con su nueva camiseta de forma oficial.

El mismo Tony Pacheco al cual él admiraba por sus movimientos y porque tenía una visión de juego “increíble”.

El delantero recibió la llamada personalmente por parte del flamante entrenador de Peñarol. “Eso significó un gran orgullo por lo que representa para el fútbol uruguayo y que me llamara, porque tiene confianza de lo que pueda hacer dentro de la cancha. Eso genera mucha responsabilidad. Está haciendo sus primeras armas y hay que responderle. Es un desafío y un aprendizaje más en mi carrera. Hay que buscar el crecimiento y Diego me puede ayudar a crecer por todo lo que dio como jugador y como persona a lo largo de su gran carrera”, contó el futbolista en mayo a Referí.

Al inicio de la pandemia por covid-19, luego de entrenar las primeras veces en sus pagos de San Carlos, se volvió a Montevideo y allí se le complicó más. No tenía todo el campo para correr y, además, debía hacer ejercicios en un apartamento.

Una de las cosas que lo distinguen es su enorme afán por querer ganar siempre a todo. Es un obsesivo: “Me crié queriendo ganar a todo, a la bolita o una carrera en bicicleta. Quizás yo soy exagerado en el espíritu de querer ganar a todo. Compito con mi niña y le quiero ganar a las cartas, al dominó, a todo. Que eso me lo exijan en lo deportivo, me encanta. Lo tomo como un desafío, no como una presión que pueda ser contraproducente”, había dicho en aquella ocasión.

Y ese es uno de los diferenciales que muestra en la cancha. Este delantero-delantero que recibió el llamado del propio Forlán para sumarse a Peñarol, ha tenido ahora la gran pretemporada que no pudo hacer en enero debido a aquel desgarro. Y arriba, hace la diferencia.

Si bien no ha convertido goles, su movilidad es uno de los puntos que seducen al técnico para mantenerlo. Por algo disputó absolutamente todos los encuentros amistosos de esta pretemporada y siempre en el equipo titular.

“Es uno de los que más se exige en los entrenamientos y también en los partidos”, confió una fuente del club a Referí.

Britos tiene una marcha más en su carrera. No parece un futbolista uruguayo, ya que es muy difícil encontrar a jugadores veloces por estas tierras. Esa es otra de sus virtudes, más allá de que siempre intenta estar cerca del gol.

En ese aspecto, tanto en León como en los Pumas de la UNAM de México le fue muy bien convirtiendo 50 tantos, solamente por torneos de liga.

En aquellos momentos en los que estaba un poco bajoneado por la lesión que no lo dejaba jugar, Forlán fue uno de los que más le habló para levantarle el ánimo.

El domingo, Matías Britos será número puesto en la ofensiva aurinegra de cara al clásico que mostrará el retorno de los grandes a la actividad oficial.

Forlán nunca lo dejó fuera de los 11 titulares en estos seis partidos de pretemporada porque notó sus virtudes: velocidad, rapidez mental, buena ubicación en la cancha, correcta recepción y entrega.

Y un clásico se juega además con oficio. Ese es otro de los atributos que tiene este punta de 31 años que se hizo de chico y ganó experiencia cuando comenzó a jugar en el extranjero.

Este domingo, Britos tendrá una gran oportunidad de esas que le gustan a él. Con la exigencia al máximo y con la confianza del DT a tope. Busca su momento para comenzar a despegar con esta camiseta.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...