Economía y Empresas > Balance y perspectivas

Arbeleche machacó sobre la austeridad y el cumplimiento de proyecciones fiscales

La ministra de Economía enfatizó en la necesidad de tener “una conducta fiscal seria” con foco en la contención del gasto público

Tiempo de lectura: -'

09 de febrero de 2021 a las 05:03

“Acá no se trata de agarrar el cartel de los US$ 900 millones y morir con el cartel. Aquí el compromiso claro es de continuar con la mejora estructural”, afirmó el lunes la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche consultada sobre la promesa de ahorro realizada en la campaña electoral.

En un 2020 que cambió radicalmente desde la segunda mitad de marzo con la llegada de la pandemia, el sector público en su conjunto registró ahorros por US$ 660 millones, lo que según la ministra, posiciona “muy bien” a Uruguay para hacer frente a los gastos transitorios que demande la atención de la pandemia en el frente económico, social y sanitario durante 2021.

En la presentación de balance y perspectivas macroeconómicas, el MEF pasó un mensaje para analistas y calificadoras de riesgo sobre la línea que seguirá en procura de aumentar la eficiencia del gasto público.  “La discusión no es si ahora vamos a cambiar el número. (…) Nosotros no estamos enamorados de los números. Lo que tenemos son conceptos, son comportamientos, y la conducta fiscal que estamos teniendo es de seriedad y mejora en lo estructural”, añadió.

La ministra insistió en diferenciar entre el déficit fiscal efectivo y el estructural. En 2020 hubo un aumento significativo del déficit efectivo, pero una leve corrección del déficit estructural (corregido por ciclo, por menor recaudación y mayores gastos asociados a la pandemia) de 0,4% del PIB respecto a 2019.

La semana pasada, el analista de la agencia de riesgo Fitch Ratings, dijo a El Observador que en una coyuntura marcada por la incertidumbre asociada a la pandemia, la credibilidad fiscal de Uruguay se evaluará por la situación estructural de las cuentas públicas más que por el déficit efectivo.

“Nuestra evaluación de la credibilidad fiscal será más sensible al avance de la reforma previsional y la caída en gastos operativos contemplado en el presupuesto, que a algún esfuerzo de estímulo fiscal que sea temporario, bien enfocado, y no desmedido”, dijo Martínez.

“Consistencia” de políticas

Además, Arbeleche destacó una mejora en el tipo de cambio real con países como Australia, EEUU y Nueva Zelanda. La ministra dijo que para “mejorar la competitividad” se debe “avanzar en temas estructurales”, y trabajar con “consistencia” entre la política monetaria, fiscal y de ingresos.

“Es importante seguir conteniendo el gasto porque un mayor gasto se va a reflejar en un deterioro del tipo de cambio real y eso no lo queremos, porque a la larga es lo que termina impactando en el empleo”, señaló.

Respuesta “contundente” a la pandemia

En otra parte de su presentación, Arbeleche expresó que la respuesta a la pandemia “fue contundente”, y que ese apoyo no impidió que se cumplieran con “todas las previsiones fiscales”, sin subir los impuestos. “Esto es importante, porque hacía mucho tiempo que en materia fiscal no se cumplían las estimaciones que realizaba el gobierno”, afirmó la ministra.

Según los números presentados, en 2020 se destinaron recursos por US$ 1.217 millones que equivalen a 2,3% del PIB. En ese monto, la ministra incluyo US$ 711 millones de desembolsos del Fondo Covid-19, y otros US$ 506 millones que se utilizaron para apalancar préstamos por la vía del Sistema Nacional de Garantías a Empresa (SIGA).

Proyecciones económicas 2021

El gobierno proyecta que en 2020 la economía habría caído 5,8%, en línea con las proyecciones del Banco Central (BCU). Los datos finales serán publicados por el BCU en marzo. En el presupuesto se había manejado un descenso de 3,5%.

Para 2021 el gobierno estima que la actividad volvería a los niveles precovid-19 en el tercer trimestre, con una expansión anual del PIB de 3,5%. Esa estimación está 0,8 décimas por debajo de lo estimado en la ley de Presupuesto a mediados del año pasado (4,3%) y toma en cuenta el desplome que tendrá la actividad turística dado el cierre de fronteras durante la temporada de verano.

Esa estimación para el año en curso es algo más optimista que la de los analistas privados. La mediana de respuestas de la Encuesta de Expectativas Económicas del BCU, publicada en enero, proyectó un rebote de 3%.

En relación con el desempeño del déficit fiscal, el gobierno espera terminar el año con un rojo de -4,3% del PIB, dos décimas por encima de lo previsto en el presupuesto quinquenal.

“Este resultado es mayor al que teníamos estimado en la ley de Presupuesto porque la pandemia en 2021 siguió. La explicación de ese deterioro en el resultado fiscal está en el Fondo Coronavirus, que en 2021 continuará. Hoy lo estamos estimando en unos US$ 540 millones. Esto es dinámico. No tenemos la fecha de caducidad de la pandemia en Uruguay”, afirmó Arbeleche.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...