Opinión > OPINIÓN

¿Te preocupa Uber?, ¡mejorá!

Los taxistas se preocupan ante la posible llegada de la app y olvidan las fallas que tiene el servicio actual

Tiempo de lectura: -'

30 de octubre de 2015 a las 13:25

La aplicación que es un éxito en ciudades como Río de Janeiro, Santiago de Chile, Bogotá o Ciudad de Panamá quiere llegar a Montevideo. Uber ofrece a los usuarios la posibilidad de contactar al chofer más cercano mediante geolocalización. Se paga con tarjeta de crédito y uno puede elegir modelos que van desde un taxi tradicional, un auto de lujo o una camioneta para seis pasajeros. Y lo más atractivo para el usuario (y el bolsillo): es más barato que un taxi.

En el mundo, y Uruguay no se queda afuera, los taxistas y las patronales resisten la aplicación por entender que hacen peligrar miles de puestos de trabajo.

De hecho, ante la posibilidad de que Uber desembarque en Montevideo, el presidente de la Patronal Única del Taxi, Oscar Dourado, dijo a El Observador que "este es un tema que preocupa al gremio del taxímetro pero que debe preocupar más al gobierno nacional, porque es conocido en el mundo el daño que esta aplicación ocasionó al transporte". "Si no queremos pasar del transporte regulado y serio a ser cualquier cosa, no tienen que dejarlo penetrar", agregó.

Como usuaria frecuente del taxi- tomo uno al menos por día, pero en promedio puedo llegar hasta cuatro en el correr de la jornada- me pregunto si el sistema actual de taxis que tenemos no es ya cualquier cosa.

Y para eso no hay que hacer hincapié en la falta de higiene de varias unidades, el hecho de tener que aguantar que el taxista fume dentro del auto cuando está prohibido, la inexistencia o no funcionamiento correcto de los cintos de seguridad (más de uno una tienen una tira extensa y suelta, incapaz de asegurar al pasajero) o el costo de los viajes.

¿Quién no se ha quedado esperando el móvil que la operadora prometió enviar en tres minutos con cero ficha pero que nunca llegó? ¿Quién consigue taxi rápido a las 17:00 o las 19:00 horas un viernes? ¿Cuántas veces el propio taxista dijo que no sabía cómo llegar a la dirección indicada aunque sea tan simple como Rivera y Propios?

Ni hablar del 'no tengo cambio' o 'me mataste' cuando pagamos con $500 un viaje que costó $300.

Pagamos por un servicio que en su gran mayoría nos da a cambio taxis sucios, conductores que no saben las reglas básicas del tránsito, que no tiene elementos de seguridad mínimos y que se manejan con reglas tan propias como incoherentes, como aplicar tarifas de feriado en días laborales.

Tal es el caso de la Semana Santa (o de Turismo) en donde si bien no es considerada como feriado, los taxis cobran tarifa nocturna (más cara). Esto responde, según dijo a El Observador el presidente del gremio del taxi, Óscar Dourado, a un decreto del Ministerio de Economía que fue aprobado en 1993.

"Es un logro gremial de los trabajadores del taxi. Desde que tengo memoria se cobra de esa forma y no estamos dispuestos a cambiarlo", indicó Dourado.

También estaba acordado desde 2013 la colocación del Sistema de Retención Infantil (SRI) en el 10% de los móviles (alrededor de 300), pero quedó en la nada.

La explicación para no contemplar esta medida que, según la Unasev, es de vital importancia para evitar la muerte o lesiones graves de niños, es que "sería absurda".

La ley 19.061 establece que "los niños de 0 a 12 años están obligados a viajar en los asientos traseros de conformidad a los sistemas de sujeción", y según el decreto 81/014, que regula la ley, en caso de incumplimiento, se deberá pagar una multa de 2 UR ($ 1.539).

Para hacer oídos sordos a esta normativa, Dourado citó a países como Francia y España, en los que se vio que la instalación de la silla en taxis no tiene efecto.

Sin embargo, el secretario general de la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev), Pablo Inthamoussou, explicó en su momento a El Observador que según la norma que regula el tránsito desde 2013, no hay para el caso de la SRI "ninguna excepción, ni tampoco en el decreto reglamentario".

Al momento de implementarla, explicó Inthamoussou, se vio una problemática con los taxis, sobre todo en Montevideo, por el uso de las mamparas y fue por eso que se buscó un acuerdo.

Claro que si los padres disponen de una, podrán utilizarla en los taxímetros, algo que sí resulta absurdo.

Este año surgió otra perla: ante la fuga de un taxista con la recaudación y la desaparición de otros dos, la gremial puso sobre la mesa el tema de los antecedentes penales de sus choferes.

La Intendencia de Montevideo accede a los certificados de habilitación policial de cada chofer cuando tramita o renueva el permiso para conducir taxímetros, algo que sucede como máximo una vez al año.

El secretario general de la gremial señaló que conocer el perfil de los conductores "ayudará" a brindar un mejor servicio a los pasajeros, incluso a aquellos que son turistas "porque el conductor es la primera imagen que tiene la persona que viene de otro país".

Y claro que hay "señores" choferes que bajan del auto para ayudar al pasajero si va cargado, los que tienen cambio, taxis limpios y cintos en funcionamiento, o están los que esperan hasta que el pasajero entre a su casa. Pero son la excepción, no la regla.

El gremio del taxi y en especial la patronal, debería preocuparse más por las condiciones en las que ya viajamos los usuarios hoy y no tanto por la llegada de Uber.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...