Espectáculos y Cultura > RECOMENDADOS

"Una vida lejana": un drama francés con ribetes uruguayos

Una vida lejana, del director francés Olivier Peyon, utiliza a Uruguay como telón de fondo de un drama familiar que evade los golpes bajos

Tiempo de lectura: -'

15 de agosto de 2017 a las 05:00

Basándose en la historia real de un amigo suyo, el director francés Olivier Peyon decidió filmar un drama enmarcado en Argentina, país que conocía y al que quería volver. Sin embargo, en su camino el cineasta se cruzó con Fernando Epstein (productor responsable de Control Z y ahora de Mutante Cine, junto a Agustina Chiarno) y lo que había empezado como una historia que unía a Francia con Argentina se transformó en un relato francouruguayo.

Una vida lejana, estrenada el pasado jueves, es la primera producción de Peyon en el país. Se trata de un drama maternal que sumerge al elenco de actores internacionales en las locaciones más reconocibles de Montevideo y en la ciudad de Florida, donde sucede gran parte del relato del filme, escrito por el propio Peyon.

El filme está protagonizado por Sylvie (Isabelle Carré), quien al comienzo del relato llega a Uruguay en busca de su hijo, Felipe (Dylan Cortes), secuestrado por su padre luego del divorcio. Sylvie encuentra dónde está Felipe y le pide ayuda a Mehdi (Ramzy Bedia), un asistente social que decide acompañarla en su intento por recuperar al niño en Florida, donde fue criado por su tía (María Dupláa) y su abuela (Virginia Méndez).

La historia se divide inicialmente en dos segmentos. Por un lado, se ve como la protagonista recorre Montevideo tratando de elaborar un plan que le permita cruzar con su hijo a Argentina y luego tomar un vuelo a Francia. Por otro lado, el asistente social interpretado por el francés Ramzy Bedia debe localizar a Felipe y tratar de adentrarse en su vida social sin levantar sospechas de su entorno cercano.

Aunque el filme comienza con un ritmo bastante frenético, rápidamente levanta el pie del acelerador y Peyon revela sus verdaderas intenciones como narrador. Más allá de su premisa, Una vida lejana es un drama en el que su peso reside principalmente en las emociones implícitas de sus personajes, y no tanto en sus acciones.

A medida que Mehdi y Sylvie se enfrentan con la realidad de que Felipe –que durante la película es retratado como un niño de 11 años– ha sido criado en un ambiente amoroso y preocupado por su bienestar, el plan de secuestrarlo para llevarlo a Francia se vuelve cada vez menos factible si se desea evitarle una experiencia traumática al niño.

Los intercambios entre Bedia y Cortes como Mehdi y Felipe son los momentos más entrañables del filme. En sus recorridos por la ciudad de Florida en una camioneta destartalada prima un aire de inocencia que es rápidamente interrumpido por la llegada del personaje de Carré en el momento en el que la familia del niño empieza a sospechar sobre la presencia del extranjero en el interior de Uruguay.

Como una madre desesperada, Carré se despoja de toda sensación de elegancia y se mantiene firme en su plan por reencontrarse con su hijo, cueste lo que cueste. Es difícil, sin embargo, no pensar en el parecido que tiene la actriz con la estadounidense Amy Adams, quien el año pasado protagonizó La llegada, filme en el que también se cuenta la historia de una madre aunque en un género muy diferente al de Una vida lejana.

Como las otras mujeres del filme, Dupláa y Méndez se lucen en sus papeles. Tanto la argentina como la uruguaya (quien regresa a la pantalla grande después de El baño del papa) encajan perfectamente en sus roles de madres alternativas y mujeres que han cuidado los intereses del niño antes que los de ellas mismas.

Con un gran uso de locaciones uruguayas, Una vida lejana es una bocanada de aire fresco para la producción nacional, que demuestra que puede mezclarse con historias extranjeras sin problema alguno. Si bien sobre la mitad del filme el relato toma un ritmo menos cautivante, las actuaciones son los suficientemente meritorias para darle una oportunidad a Peyon y su desembarco en Uruguay.

Atención a:

Las locaciones
Una vida lejana

undefined


Filmada entre Montevideo y Florida, la fotografía del filme retrata de forma bella los rincones uruguayos.

Dylan Cortes
Una vida lejana

undefined


El joven actor se luce en su papel al mostrar ser muy natural frente a cámara. El Jacob Tremblay uruguayo.

Los floridenses
Una vida lejana

undefined


Varios habitantes de Florida tienen papeles menores y actúan como extras en el largometraje.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...