Nacional > MOVILIDAD

Contra reloj, Montevideo dará un nuevo empujón a las bicicletas en 2019

La comuna apuesta a generar una red de ciclovías conectadas entre sí a lo largo de Montevideo y el proyecto de 18 de julio, que comenzará a mediados de 2019, será clave para ese proceso

Tiempo de lectura: -'

16 de enero de 2019 a las 05:02

Daniel Martínez llegó a su primer día de trabajo como intendente de Montevideo en bicicleta. En su campaña para llegar a ser intendente realizó al menos dos bicicleteadas y, más recientemente -ya como precandidato presidencial-, llegó a una reunión con el sector Casa Grande de la senadora Constanza Moreira pedaleando. El impulso de la bicicleta como medio alternativo de transporte fue una de las promesas electorales de su campaña a la Intendencia de Montevideo (IMM) y una de sus grandes aspiraciones.

Sin embargo, los ciclistas aun mantienen sus dudas respecto a qué tan amigable es la ciudad para los que circulan en bicicleta. Leonardo Angulo, propietario de Tándem Bici y Café, explicó a El Observador que Montevideo no está "en un nivel óptimo, ni aceptable hacia arriba", pero reconoció que la capital está "mejorando". El empresario, también ciclista, saludó la creación de una bicisenda en avenida Italia, "la primera que realmente se hizo sentir" para los usuarios de las bicicletas. 

"La infraestructura todavía no es la adecuada para que la gente que no está acostumbrada a andar en la calle se anime. No están dadas todavía las mejores condiciones pero se está yendo hacia eso. Un caso, sin dudas, es el de la ciclovía en avenida Italia, porque está completamente separada del tránsito y de la circulación de los peatones. Y, además, es una vía rápida", agregó. 

Pero la IMM quiere que 2019 sea el año de la bicicleta. La concreción de la bicisenda en avenida Italia, desde Gallinal hasta Brito Foresti, fue "un gran paso" en esta materia, afirmó en una entrevista con El Observador el director de Movilidad, Pablo Inthamoussu. 

Las primeras ciclovías de Montevideo –aquellas que se instalan en la calle– se inauguraron durante la administración de Ana Olivera (2010-2015). Para ese entonces ya existían bicisendas instaladas encima de las veredas. La capital pasó de tener unos pocos kilómetros de ciclovía a contar con 35 kilómetros de espacios exclusivos para que las bicicletas circulen y la IMM planea extender ese número a 55 kilómetros para el final del período.

Según datos publicados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en 2015, en Montevideo se realizan a diario 47.742 viajes en bicicleta. Bogotá, con 392 kilómetros, es la ciudad de América Latina que cuenta con más kilómetros de infraestructura vial para que las bicicletas circulen, seguida de Río de Janeiro (307 kilómetros) y San Pablo (270,7 kilómetros).

Aunque la bicisenda de avenida Italia aún no fue inaugurada oficialmente, la vía ya está en uso y restan afinar algunos detalles, como en los semáforos y en los cruces de cantero a cantero. “No hay dudas de que la bicicleta es un medio y que nuestro país es bastante proclive porque no hay problemas de topografía. Todo indica que estamos un poco atrasados en algunos procesos, porque la explosión del parque automotor en el norte ya se dio hace varios años y fueron llegando este tipo de soluciones”, explicó Inthamoussu.

En los próximos años el paisaje de la avenida 18 de julio, una de las principales de la ciudad, cambiará por completo para los ciclistas. En el proyecto de revitalización de la avenida se incluirán ciclovías de color verde, que no estarán en el medio de la calle -como se previó en un primer momento-, sino que compartirán en un tramo el carril con los ómnibus y con los autos en otro.

Las obras de este proyecto comenzarán en julio de 2019, pero según Inthamoussu los ciclistas podrán circulan sin problemas por la avenida a partir del primer semestre de 2020. Desde el Obelisco hasta Ejido los ciclistas compartirán carril con los ómnibus, aunque cada uno con su señalización específica. En el tramo restante, desde Ejido hasta la Plaza Independencia, los ciclistas compartirán carril con los vehículos particulares. El cambio responde a un problema en el ancho de la calle, que no hace viable que los ciclistas compartan carril con los ómnibus. Consultado sobre la posibilidad de que los ciclistas interfieran con el transporte público al circular por 18 de julio, Inthamoussu precisó que la interferencia se dará en las paradas. En esos casos, los ciclistas deberán esperar detrás del ómnibus o, de lo contrario, rebasarlos por dentro del carril preferencial.

Pero además de 18 de julio, en 2019 quedará lista la bicisenda de Parque Batlle, que en un futuro permitirá conectar la de avenida Italia con la de 18 de Julio. Para la conexión será clave la avenida Luis Morquio, que también incorporará un espacio para las bicicletas, aunque no será ni una ciclovía ni una bicisenda. Allí se instalará el modelo Cophenague que prevé un espacio para los ciclistas entre los autos y el cordón. “El auto estaciona y hay un espacio a la derecha para la bicicleta. No requiere gran obra, es solo pintura y reacondicionamiento del pavimento”, afirmó Inthamoussu. Otras avenidas en las que se agregarán tramos para las bicicletas son Luis Ponce, Bulevar Artigas, Dámaso Antonio Larrañaga y Luis Alberto de Herrera.

La obstrucción de las ciclovías

La obstrucción de las ciclovías es uno de los reclamos constantes de los ciclistas, que deben enfrentar una serie de obstáculos en su recorrido, como los autos que estacionan de forma provisoria por encima del carril. Para hacer frente a esta situación y al crecimiento de las ciclovías, el edil del Frente Amplio (FA), Claudio Visillac, presentó en el último trimestre de 2018 un proyecto de ley para crear una aplicación que permita a los usuarios denunciar en tiempo real y con pruebas gráficas la obstrucción a ciclovías y rampas de accesibilidad.

El proyecto demandó un año de trabajo y consultas al departamento de Movilidad y al de Ciudades Inteligentes de la IMM, detalló Visillac a El Observador. Actualmente se encuentra a discusión de la Comisión de Movilidad de la Junta Departamental de Montevideo (JDM) y se espera que sea tratado en marzo, una vez que se retomen las sesiones ordinarias.

La idea es crear una aplicación que permita sacar fotos en el momento de los casos de obstrucción a ciclovías y rampas accesibles instaladas en la ciudad. Podrá registrarse todo aquel mayor de 18 años y que cuente con un domicilio o residencia laboral en Montevideo.

A los inspectores de la IMM les llegará una alerta con las pruebas gráficas de las obstrucciones y, con esa información, podrán derivar a personal a ese lugar para ir a sancionar. Para evitar problemas, las fotos no podrán cargarse desde la galería del celular y deberán ser sacadas desde la propia aplicación. “El proyecto tiene que ir por etapas porque el control ciudadano es una herramienta muy interesante pero también puede ser un arma de doble filo si no se ponen reglas de juego claras”, afirmó.

Inthamoussu se expresó en la misma línea que Visillac en materia de control ciudadano y aseguró que el sistema debe ser “muy garantista”. “Aunque parezca mentira, el proceso para aplicar una multa, desde que el inspector o las cámaras detectan la infracción, es largo. Hay todo un proceso de notificación y garantías del debido proceso”, agregó.

 

Los estacionamientos
En abril de 2016 la IMM aprobó un decreto que estableció que los estacionamientos privados para vehículos particulares debían contar con un espacio para bicicletas cada cinco espacios previstos para los autos. La tarifa para las bicicletas no puede superar el 10% de la tarifa para automóviles. En las últimas semanas, personal de Inspección General de la comuna capitalina comenzó a fiscalizar el cumplimiento de la norma en los estacionamientos privados. “Hace algún tiempo se hicieron los primeros controles con intimaciones en el medio y ya se está en una etapa de fiscalización de cumplimiento”, afirmaron a El Observador desde el área de Inspección General de la IMM.
Ahora, en los estacionamientos privados de la Ciudad Vieja y del Centro ya se pasará a multar por el incumplimiento del decreto. De esta manera, si los inspectores constatan que no están los espacios para las bicicletas, los propietarios deberán pagar una multa de 8 unidades reajustables ($ 8.700) por cada mes de retraso.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...