Economía y Empresas > COYUNTURA ADVERSA

A la logística le llegó el achique por costos, baja productividad y competencia

Empresas obligadas a bajar tarifas y dotación de personal para sobrevivir; otras directamente se retiran del rubro

Tiempo de lectura: -'

27 de agosto de 2018 a las 05:00

La logística, uno de los sectores de actividad que más empuje captó del ciclo ininterrumpido de crecimiento económico de los últimos 15 años, atraviesa hoy una coyuntura adversa pautada por el repliegue de empresas e inversiones, costos elevados en dólares y caída de la productividad laboral. Aunque el gobierno no tiene una posición pesimista como maneja el grueso de los privados, el promocionado hub regional de Uruguay como centro de distribución de mercaderías está bajo amenaza, y no hay perspectiva de cambio de tendencia a corto plazo, según coincidieron ejecutivos consultados por El Observador.

El latiguillo que se escucha una y otra vez de boca de los empresarios y analistas económicos de que Uruguay "está caro en dólares" también calza para la logística. Ruben Azar, presidente del Grupo Ras, dice que en el negocio logístico de exportación el país "está complicado a nivel de costos" porque tiene que competir con otras alternativas de la región más atractivas. "Los servicios logísticos han quedado caros en dólares", admitió. Esto pega de lleno en un actividad clave para el puerto de Montevideo como el trasbordo de contenedores.


El secretario de la Cámara Uruguay de Logística (Calog), Juan Carlos Rodríguez, añadió que si bien la logística interna está comprometida, en el hub la coyuntura "es más crítica aún". Esto porque Argentina devaluó su moneda 60% el último año, mientras que Uruguay lo hizo 10%. Esto llevó a que las tarifas argentinas quedaron coyunturalmente más competitivas y además ese país es percibido por los empresarios como un país "más confiable" bajo la administración de Mauricio Macri.

A nivel interno, el descenso de las importaciones –en línea con el enlentecimiento de la economía en general– también ha hecho mella en el sector, acotó el director de Depósitos Montevideo, Guillermo del Cerro. El ejecutivo indicó que hace cinco o seis años atrás se produjo una sobreinversión en depósitos en la capital que hoy "están sin actividad", y que las tarifas se reduzcan en el orden del 30%, lo que apretó los niveles de rentabilidad a un mínimo o a números rojos. De hecho empresas locales han optado por bajarse del rubro por la mala performance que han logrado en el último tiempo, pero también internacionales como la firma distribución de rulemanes SKF que acaba de retirarse de una zona franca donde empleaba a unos 60 operarios. En tanto, otras firmas se vieron obligadas de desprenderse de líneas de negocio dentro de la logística.

"Acá el empresario uruguayo busca constantemente integrar más procesos verticales a su estructura y eso después termina jugando en contra", explicó Del Cerro. Azar acotó que hay empresas internacionales que se muestran interesadas en distribuir desde Uruguay porque les parece atractivo el régimen legal, el aduanero o impositivo, pero a la hora de ver los costos "los números no cierran. Ese es el diagnóstico de la realidad", resumió.

Productividad y empleo

Con la realidad del sector menguada, el mercado laboral para la logística está lejos de su época de bonanza. Rodríguez comentó que la empresas que tienen foco en el hub regional tienen hoy personal en seguro de paro y que se nota una retracción en la dotación de personal en las plantillas.

A su vez, el director de la consultora logística CLC, Pablo Bobba, llamó la atención por una caída en los niveles de productividad de los operarios de esa cadena del orden del 30% en la última década, algo que también ocurre en otros rubros de actividad. "Eso encarece los costos. Tengo clientes de Ecuador y Paraguay que quedan asombrados con la lentitud con que se trabaja en Uruguay", alertó. Añadió que ello ha llevado a que empresas uruguayas cada vez incorporan con mayor agilidad procesos a automatización y robotización total o parcial.

Precisamente, Del Cerro reconoció que hay empresas que a la hora de contratar personal prefieren tomar un venezolano o dominicano que un uruguayo básicamente por un tema de productividad. "Eso pasa y duele. Hay que levantar el nivel de debate para que ver por qué está pasando. No puede ser que no estemos buscando mano de obra nuestra", se lamentó.

Por otro lado, dentro del sector no se vislumbra una atisbo de recuperación a corto plazo. "Como varios colegas, no visualizamos que la actividad logística vaya a repuntar en 2019. No hay contratos nuevos y la región sigue complicada", señaló Rodriguez. Esto porque la señales tanto de la economía brasileña y argentina –claves para el hub logístico– de los últimos meses han sido más negativas que positivas. La vecina orilla está atravesando una recesión y Brasil no termina de despegar en medio de la incertidumbre política por las elecciones de octubre próximo. Además, otros competidores directos como Chile y Paraguay están "muy agresivos" con costos muy por debajo a los que puede ofrecer Uruguay.

El gobierno escuchará planteos, pero no es tan pesimista

La presidenta del Instituto Nacional de Logística (Inalog) Ana Rey dijo a El Observador que "escuchará los planteos" de los privados para ver qué se puede hacer desde la política pública. De todas formas, consideró que no todos los rubros de la logística atraviesan por una coyuntura adversa como denuncian las empresas, aunque "habrá que monitorear" en los próximos meses cómo evolucionan los indicadores del sector. "La logística sigue siendo un sector muy dinámico en una coyuntura regional adversa", respondió. Informó que el Inalog está constantemente participando de ferias en la región y el mundo en búsqueda de nuevos inversores como reclaman los privados.

De acuerdo al último informe del Inalog, en el acumulado enero-mayo el movimiento total de mercadería -carga y descarga- medido en toneladas del puerto de Montevideo subió 8% en la comparación interanual. En particular, sobresalió el crecimiento del 215% en los movimiento de carga general. Este aumento obedece a que se embarcaron 858.604 toneladas de madera en rolos en el acumulado enero-mayo, mientras que en el mismo período del año anterior se registraron 174.501 toneladas.

En contenedores, medidos en teus -medida equivalente a un contenedor de 20 pies-, el volumen relativo al comercio exterior de bienes de Uruguay no varió significativamente. Sin embargo, el movimiento del hub del país como centro de distribución regional cayó 22%.

Por su parte,el movimiento total de cargas del aeropuerto de Carrasco en el acumulado enero-mayo medido por su peso en toneladas aumentó 1% al compararlo con igual período de 2017, con 11.325 toneladas. Rey dijo que eso se debe a la incidencia de todo el desarrollo del Parque de las Ciencias. En ese sentido, informó que desde setiembre habrá un vuelo directo de carga desde Uruguay con destino a Bélgica vinculado al rubro farma.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...